No solo hay razones medio ambientales para hacerlo: esto es lo que le pasará a tu cuerpo si dejas de comer carne roja

vacas, consuno de carne roja y salud
Unsplash/Jo-Anne McArthur
  • La carne es fuente de proteínas de buena calidad, minerales como el hierro y el zinc y vitaminas del tipo B.
  • Pero consumir de manera frecuente carne roja y procesada se ha vinculado con mayor riesgo de enfermedades graves, incluyendo el cáncer.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La pandemia llevó a los españoles a comer más carne de lo que venía siendo habitual.  En 2020 los hogares españoles incrementaron el consumo de este alimento en un 10,5 %, alcanzando los 2.305,25 millones de kilos, cifra que rompe la tendencia de descenso que se venía produciendo desde 2012, según cifras del ministerio de Consumo.

Pero aunque pueda ser complicado negarse al placer de disfrutar de una hamburguesa o un buen chuletón, lo cierto es que es necesario comer más verduras. Por la salud humana y del planeta.

Según un estudio publicado en The Lancet, duplicar el consumo de verduras, frutos secos, frutas y legumbres, y disminuir la mitad de la cantidad de carne y azúcar podría evitar que 11,6 millones de personas mueran prematuramente cada año, y podría reducir las emisiones de efecto invernadero al tiempo que preserva más tierras, agua y biodiversidad.

"La comida que comemos y cómo la producimos determina la salud de las personas y el planeta, y actualmente estamos cometiendo un grave error", afirmó al respecto el autor del estudio Tim Lang, investigador de la  Universidad de Londres.

Por ello ya son muchas las voces que afirman que es necesario empezar a dejar de comer carne, si se quiere apostar por un futuro más sostenible y combatir los efectos del cambio climático.

Pero más allá de razones medioambientales, reducir la ingesta de carne roja y procesada tendrá consecuencias directas en ti, y todas bastante positivas.

La carne roja es aquella que conlleva mayor cantidad de la proteína mioglobina, por ejemplo la de ternera, o cerdo, (en comparación con la carne de ave conocida como carne blanca). Mientras que la carne procesada, que también puede ser carne roja, refiere a aquellas que se conservan ahumadas, curadas, saladas o a las que se añaden conservantes químicos.

Su consumo lleva años siendo vinculado a un mayor riesgo de enfermedades importantes, entre las que se incluyen accidente cerebrovascular, diabetes tipo 2 y cáncer. De acuerdo a Walter Willett de la Escuela de Salud Pública de Harvard, los fiambres, el tocino y las salchichas son algunos de los tipos de carne que más dispararán estos riesgos. Es decir, la carne procesada.

Pero, ¿por qué es tan perjudicial la carne roja? Pues según la evidencias, esto podría deberse a que dicho alimento aporta al organismo sustancias que no resultan muy convenientes, como los nitritos o las grasas saturadas.

De ahí que los expertos recomienden limitar su consumo al máximo.

Aquí, todo lo que le pasa a tu cuerpo cuando decides dejar de comer carne roja.

Puede que pierdas peso más fácilmente

Un hombre con mascarilla compra verduras en un mercado
Reuters

Abandonar la carne roja y seguir una alimentación a base de plantas puede llevarte a perder peso de manera más efectiva.

Así lo encontró una investigación de 2015, publicada en el Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics, en la cual se mostró que los participantes que eliminaron la carne de sus dietas perdieron alrededor de 10 libras (unos 4,5 kilos) de media sin control de calorías o aumento de la cantidad de ejercicio.

Los investigadores del Comité de Médicos sin fines de lucro revisaron 15 estudios, realizados sobre 755 participantes en Finlandia, Noruega, Polonia, España, Suecia y los Estados Unidos. Los 15 estudios variaron en duración, desde tan solo 4 semanas hasta los 2 años, y situaron esa pérdida de peso media en un período de 44 semanas.

Puedes reducir tu riesgo de cáncer

personas recibiendo cesta de frutas y verduras

Getty Images

El consumo de carne roja y de carne procesada se ha asociado con problemas tan serios para la salud como el cáncer.

En 2007, un estudio publicado por el World Cancer Research Fund y el  American Institute for Cancer Research advirtió de este posible vínculo, recomendando un consumo mínimo de estos alimentos.

En concreto, los investigadores aconsejaron limitar el consumo de carne roja a no más de tres porciones por semana, lo cual equivale a aproximadamente 350 a 500 gramos de peso cocido. Mientras que el de carne procesada recomendaban reducirlo todo lo posible.

Desde 2015 la Organización Mundial para la Salud (OMS) también relaciona su ingesta con el cáncer. En concreto el organismo clasifica la carne procesada como Grupo 1 cancerígeno para las personas, y a la carne roja como Grupo 2, por su capacidad para provocar cáncer colorrectal.

El anuncio del organismo se hizo después de que el grupo de trabajo de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC por sus singlas en inglés y dependiente de la organización), compuesto por 22 científicos de 10 países, evaluó más de 800 estudios. Las conclusiones se basaron principalmente en la evidencia del cáncer colorrectal, pero los datos también mostraron asociaciones positivas entre el consumo de carne procesada y el cáncer de estómago, cáncer de páncreas y próstata.

“Vemos un aumento del 4% en el riesgo de cáncer incluso con 15 gramos al día, que es una sola rebanada de jamón en un sándwich”, aseguró en 2018 a The New York Times el doctor Nigel Brockton, director de investigación del Instituto Americano de Investigación del Cáncer.

Otras investigaciones han sugerido también un mayor riesgo de cáncer de mama entre las mujeres que consumían mayor cantidad de carnes procesadas.

Según estos hallazgos, el consumo de carne roja (sin procesar) se asoció con un 6 % más de riesgo de cáncer de mama, mientras que el de carne procesada se asoció con un 9% más de riesgo.

Mejorarás tu salud cardiovascular y reducirás el riesgo de diabetes y colesterol

personas haciendo la compra, mercado, frutería
Unplash

Abusar de la carne pude comprometer la salud de tu corazón. Así lo determinó un reciente estudio observacional realizado sobre casi 20.000 personas que encontró que una mayor ingesta de carne roja y procesada se asocia con una peor función cardíaca.

En él los investigadores examinaron las asociaciones de la ingesta autoinformada de este tipo de alimentos con la anatomía y función del corazón de 19.408 participantes del Biobanco del Reino Unido. 

Según los datos, una mayor ingesta de carne roja y procesada se asoció con peores resultados de la salud del corazón, en todas las medidas estudiadas. Específicamente, las personas con una mayor ingesta de carne tenían ventrículos más pequeños, una función cardíaca más deficiente y arterias más rígidas, todos indicadores de una peor salud cardiovascular.

“Se trata de estudio observacional y no se puede asumir la causalidad. Pero en general, parece sensato limitar la ingesta de carne roja y procesada por razones de salud cardíaca ", afirmó la doctora Zahra Raisi-Estabragh, de la Universidad Queen Mary de Londres, (Reino Unido).

Entre algunos de los posibles motivos, la carne roja tiene niveles más altos de grasas saturadas que la carne blanca. El consumo de grandes cantidades de grasas saturadas está relacionado con enfermedades cardíacas —ya que favorecen el colesterol malo—.

Po otro lado, un análisis de 2011 que analizó la alimentación de 450.000 personas durante 20 años, detectó que el consumo de carne roja procesada y sin procesar se asoció positivamente con la diabetes tipo 2.

Podrías mejorar tu flora intestinal y tus niveles de inflamación

Sensación de dolor en tripa

Getty Images

Lo que comes puede alterar tus bacterias intestinales.

Un estudio de 2014 que exploró la diferencia entre las bacterias intestinales que se encuentran en omnívoros, veganos y vegetarianos encontró  que los  veganos tenían una especie de bacteria intestinal más protectora.

Como sugiere la ciencia, ciertos hábitos alimentarios se asocian con alteraciones de la microbiota que contribuyen a su vez, a la obesidad, la diabetes y el cáncer. Entre ellos, el consumo elevado de carne roja.

La razón, es que este alimento conlleva ácido N-glicolilneuramínico (Neu5Gc) que los humanos no pueden sintetizar. Sin embargo, al tomar la carne esta pasa al organismo. Se piensa que este Neu5Gc puede ser dañino pues hace que el sistema inmunológico lo reconozca como agente extraño y produzca anticuerpos contra él, lo que genera inflamación.

Esta podría ser la razón por la que las dietas ricas en carnes rojas se han relacionado con enfermedades inflamatorias como el cáncer de colon y formas de enfermedades cardíacas.

Sobre esto, un estudio de la Universidad de California, publicado en Nature en 2019 determinó que  una dieta rica en Neu5Gc induce cambios negativos en la microbiota intestinal.

Otra investigación de 2015 apuntó resultados similares, determinando que los vegetarianos tenían tasas más bajas de inflamación que las personas que comen carne.

Aumentarás tus probabilidades de vivir más

Comer frutas y verduras formula longevidad
Getty Images

En un estudio, publicado en 2012 en Archives of Internal Medicine, un equipo de investigadores de Harvard analizó posibles vínculos estadísticos entre el consumo de carne y la causa de muerte. Las poblaciones analizadas incluyeron alrededor de 84.000 mujeres del Estudio de salud de enfermeras y 38.000 hombres en el Estudio de seguimiento de profesionales de la salud.

Las personas en el estudio que comieron la mayor cantidad de carne roja tendieron a morir más jóvenes y a fallecer de enfermedades cardiovasculares o cáncer con más frecuencia. —Aquellos que comían mayor cantidad de carne también tendían a pesar más, hacer menos ejercicio, fumar más y beber más alcohol que las personas más sanas del estudio. Sin embargo, incluso cuando los investigadores compensaron los efectos de un estilo de vida poco saludable, se mantuvo el vínculo entre mortalidad y consumo de este alimento—.

"Este estudio proporciona una clara evidencia de que el consumo regular de carne roja, especialmente carne procesada, contribuye sustancialmente a la muerte prematura", afirmó el doctor Frank Hu, uno de los autores principales y profesor de nutrición en la Escuela de Harvard de Salud pública.

El estudio determinó que cada ración diaria adicional de carne roja aumentaba el riesgo de muerte en un 13%. El impacto se elevó al 20% si era procesada, como las salchichas para perritos caliente, y los embutidos.

Pero podría tener carencia de ciertos nutrientes

frutería

Getty Images

Dependiendo del corte, puedes conseguir altas cantidades de proteínas, vitaminas y minerales a través de la carne, todos los cuales son importantes para tu salud.

Por ejemplo, la carne es una buena fuente de proteínas de alto valor biológico ya que contiene los aminoácidos esenciales para nuestro cuerpo que este no es capaz de sintetizar. Mientras que muchas de las fuentes proteicas de origen vegetal no son tan completas.

Además, este alimento también aporta hierro, zinc y cantidades destacadas de vitaminas del tipo B tales como la B1 (tiamina), B3 (niacina), B6 y B12.

Por lo que si dejas de comerla debes asegurarte de contribuir con tu dieta a obtener los niveles necesarios de estos nutrientes.

Otros artículos interesantes:

Menos carne roja y más verdura: esta dieta podría salvar más de 11 millones de vidas al año y transformar el planeta, según los científicos

Tipos y cortes de carne más bajos en grasa para incorporar a tu dieta

Bill Gates considera que los países desarrollados deberían comer solo carne sintética para poder combatir el cambio climático

Te recomendamos

Y además