Que Netflix pierda suscriptores no es algo tan malo como parece: esto es lo que puede suponer para su acuerdo publicitario con Microsoft

Finn Wolfhard, Millie Bobby Brown y Noah Schnapp en 'Stranger Things'
Finn Wolfhard, Millie Bobby Brown y Noah Schnapp en 'Stranger Things'

Netflix

La cifra a la que Netflix se enfrentaba este segundo trimestre era 2 millones de suscriptores menos afiliados a la plataforma, según pronosticó la propia compañía en abril

Tras este anuncio, las acciones de la empresa cayeron en picado, hundiéndose por debajo de los 200 dólares por acción, su segunda peor caída desde los 700 dólares por acción el pasado noviembre. 

Esa caída tuvo un efecto dominó en otros valores de medios de comunicación y sigue pasando en todo el sector del entretenimiento, ya que el nuevo Hollywood, que antes parecía invencible, ha entrado en un periodo de incertidumbre

Netflix renegocia sus acuerdos firmados con los grandes estudios de Hollywood para lanzar su servicio con publicidad, algo que no le va a salir barato

Los últimos movimientos de Netflix han sido el despido de cientos de empleados, perdiendo a ejecutivos de alto nivel, algo que sorprendió a las partes creativas interesadas con cambios en la estrategia. 

Tanto Hollywood como Wall Street son de la opinión de que los días de gloria de la plataforma disruptora y el crecimiento de sus suscriptores en los últimos 5 años pueden haber acabado. 

La nueva estrategia para mantener los ingresos pone el foco en un mercado que la empresa descartó en su día: la publicidad. Además, se ha puesto en marcha un plan para reducir el uso compartido de contraseñas, una práctica que Reed Hastings, consejero delegado de Netflix, calificó como "positiva". 

Para poner en marcha su negocio de publicidad, Netflix ha elegido a Microsoft como socio oficial para su nuevo nivel de AVOD, el sistema utilizado para que los espectadores vean el contenido gratis gracias a las inversiones publicitarias de los anunciantes. 

Esta elección también podría impulsar los incipientes esfuerzos de la empresa de streaming en materia de juegos.

Las dificultades que se presentan para lo que queda de este 2022 no significan necesariamente que la empresa esté condenada al fracaso, sino que sitúa a Netflix en un plano más terrenal junto a sus competidores tradicionales. Algunos analistas ya han apuntado que las pérdidas no serán tan graves como se teme. 

El analista de Wedbush, Michael Pachter, a pesar de ser un veterano en la compañía, predijo una pérdida neta global de streaming para este segundo trimestre de 1,5 millones de suscriptores, posiblemente la previsión más optimista del grupo. 

Este mérito es atribuido a la cuarta temporada de Stranger Things. La serie responsable de que la canción Running Up that Hill, de 1985, de Kate Bush, se convirtiera en un éxito de 2022, se repartió entre el segundo trimestre y el actual, lo que ha contribuido a no tener tantas pérdidas como se estimaron al principio. 

Por qué es poco probable que la cuarta temporada de 'Stranger Things' consiga desbancar a 'El juego del calamar' como el programa más visto en la historia de Netflix

Steven Cahall, de Wells Fargo, cree que el análisis de correlación de la firma, basado en los usuarios activos mensuales, apunta a una pérdida de suscriptores de un millón. 

Aun así, no cambia sus predicciones sobre la pérdida de los 2 millones y nota "una baja convicción" en el análisis, dada la "nueva fase de pérdida de clientes" de Netflix, que está haciendo que las correlaciones históricas de la compañía sean menos fiables. 

Varias personas de Wall Street, como Evercore ISI, esperan que Netflix cumpla sus propias previsiones de 2 millones de pérdidas en suscriptores. 

Hay otros más pesimistas. Kannan Venkateshwar, de Barclays, predice que Netflix sobrepasará sus propias previsiones negativas con pérdidas de abonados en 2.8 millones. 

Según el analista de Morgan Stanley, Benjamin Swinburne, Netflix aumentó los suscriptores a un ritmo del 25% entre 2016 y 2020, lo que se tradujo en un crecimiento de los ingresos del 30% al 35% anual. Pero ve que el aumento del agitamiento tiene un peso relevante en los resultados de la compañía. 

La pescadilla que se muerde la cola en la compañía tiene que ver con otras predicciones a la baja de los suscriptores para el siguiente trimestre, puesto que la empresa podría no recuperarse o enfrentar otra caída de bolsa. 

Aun así, la incursión de Netflix en la programación de televisión en directo, especialmente en combinación con la publicidad, también abre nuevas vías de negocio; la compañía podría adentrarse en el mundo del deporte. 

"Esperamos que la transición global de la televisión en línea al streaming, junto con el alto nivel de suscriptores de Netflix en comparación con su competencia, apoye el crecimiento de más clientes y del ingreso promedio por usuario a largo plazo", afirma Benjamin Swinburne, analista de la compañía.

"También creemos que con el tiempo Netflix puede beneficiarse de las oportunidades de monetización adicionales, incluyendo los deportes en vivo (construido para la publicidad) y la amplia distribución teatral de películas de franquicia, mientras continúa construyendo su presencia en juegos y productos de consumo". 

Otros artículos interesantes:

Netflix lanza el audio espacial para todos sus usuarios: ahora puedes escuchar 'Stranger Things' como si estuvieras en el cine

La producción audiovisual de las plataformas de 'streaming' en España sigue creciendo, pero no está blindada: estos factores podrían hacer mella en sus cifras a medio plazo

Cómo Microsoft ha conseguido el negocio publicitario de Netflix y Google lo ha perdido

Te recomendamos