Alberto Núñez Feijóo, el político que no se mete en guerras que no pueda ganar, vuelve a dar el salto a Madrid

Alberto Núñez Feijóo​, presidente de la Xunta de Galicia desde 2009
  • Alberto Núñez Feijóo acepta el reto que rechazó en 2018 y será el próximo presidente nacional del Partido Popular. Llega a Madrid por aclamación, sin rivales (como él quería) y con el objetivo de cerrar las heridas abiertas.
  • Con fama de gestor eficaz y poco ideologizado, entró en la alta política con Fraga (pero por mandato de Madrid), reconoció públicamente que en su momento votó al PSOE y mantuvo alterados debates con Yolanda Díaz en el Parlamento gallego.
  • Comienza el día bien informado con la selección de noticias de Business Insider España: suscríbete gratis aquí.

Por aclamación y sin rivales (al menos de peso). Como él quería. Esta vez sí, Alberto Núñez Feijóo se va a hacer con el sillón de mando del Partido Popular. El elegido (otra vez) decide dar por fin el paso y salir de la zona gallega de confort para aplacar la mayor crisis de la historia del PP

Dicen que Feijóo no se mete en una guerra si no tiene todas (o casi todas) las de ganar. En su ascenso a la presidencia del partido, directamente, no habrá batalla. 

Cuando llegue el momento de elegir el candidato (o candidata) de los populares a las próximas elecciones generales, se verá si entra en ese otro conflicto. Los estatutos del PP indican que el presidente del partido será quien encabece la lista de la formación, pero todo puede cambiar. 

Así vive y gasta su fortuna Pablo Casado, presidente del PP: de estar apadrinado por Aznar a liderar el centroderecha español pagándose una hipoteca de 280.000 euros

Feijóo nació en Los Peares (Orense) en septiembre de 1961. Es licenciado en Derecho por la Universidad de Santiago de Compostela y posee el diploma de directivos de la Xunta de Galicia.

Ingresó al cuerpo del funcionariado autonómico en 1985, como miembro del Cuerpo Superior de la Administración General de la Xunta. 

En julio de 1991 fue nombrado secretario general técnico de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Montes. 3 meses más tarde accedió a la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales, para desempeñar, hasta 1996, el cargo de secretario general. 

Además, entre 1992 y 1996 fue vicepresidente y secretario general del Servicio Gallego de Salud.

VIDEO

Así vive y hasta su dinero ALBERTO NÚÑEZ FEIJÓO

Feijóo ya aceptó ir a Madrid una vez

No es la primera vez que Alberto Núñez Feijóo abandona su querida Galicia. En 1996, y de la mano del que siempre ha reconocido como su mentor, José Manuel Romay Beccaría (que acababa de ser nombrado ministro de Sanidad en el primer Gobierno de José María Aznar), se trasladó a la capital de España para ser secretario general de Asistencia Sanitaria en el Ministerio de Sanidad, y posteriormente presidente de Insalud. 

Romay Beccaría ya lo había llamado a filas anteriormente, cuando este ejercía como consejero de Agricultura, y después de Sanidad, en la Xunta. 

En Madrid continuó hasta 2003, en los cargos de consejero-director general y presidente de la Sociedad Estatal Correos y Telégrafos S. A.

De la mano de Fraga, pero por imposición de Madrid

Entierro de Manuel Fraga.

Atrás quedaron los años en los Feijóo votaba al PSOE, cuando, el 18 de enero de 2003, dio el salto definitivo a la alta política accediendo al cargo de consejero de Política Territorial, Obras Públicas y Vivienda del Gobierno gallego.

Su llegada el Ejecutivo autonómico no estuvo exenta de polémica. En plena crisis del Prestige, se destapó que una empresa vinculada a la familia de su antecesor en el cargo, Xosé Cuíña (eterno delfín del entonces presidente de Galicia y de los populares gallegos, Manuel Fraga), había vendido a la Xunta material de limpieza para el fuel.

Dimitió (o ?le dimitieron?) y le sustituyó Feijóo, más por mandato del aparato en Madrid que por interés directo de Fraga. 

Pronto se ganó la confianza de este (hacia el que, de manera recíproca, desarrolló una admiración que nunca ha ocultado) y fue nombrado vicepresidente primero de la Xunta el 10 de septiembre de 2004.

Presidente del PP de Galicia

Alberto Núñez Feijóo anuncia su candidatura a la Presidencia del PP.

Si el primer gran hito en la carrera política de Alberto Núñez Feijóo tuvo lugar en 2003, el segundo acaeció en 2006.

En agosto de 2005, y tras más de 15 años al frente, el PP perdió la presidencia gallega. La suma de escaños del PSOE y el BNG (uno más que los que tenían los populares) impulsó un Gobierno de coalición encabezado por el socialista Emilio Pérez Touriño. 

Se inició entonces un proceso de sucesión al frente del PP, que acabó, en enero de 2006, con el nombramiento de Feijóo. Como sucederá con su asentamiento en el sillón de mando nacional, tampoco en esa ocasión tuvo rivales. Era otra guerra ganada. 

Presidente de Galicia

En el mismo congreso en el que se hizo con el poder del PP gallego, Feijóo también se erigió en candidato a las siguientes elecciones autonómicas. 

Estas se celebraron el 1 de marzo de 2009, y con 38 escaños (justo lo necesario y uno más de los logrados por Fraga en 2005) obtuvo su primera mayoría absoluta y se convirtió en presidente de Galicia. Desde entonces, no ha hecho más que crecer: 41 en 2012 y 2016 y 42 en 2020.

4 mayorías absolutas consecutivas, algo que resulta extemporáneo en el actual panorama político español, y nula representación de Vox en el Parlamento gallego. De ahí que, salvo por algunas declaraciones, sea una incógnita saber cómo será la respuesta de Feijóo si, llegado el momento, el PP necesita a la extrema derecha para gobernar. Algo a lo que nunca se hubo de enfrentar en Galicia.

La startup que ha desarrollado el software 'made in Galicia' que utilizan grandes farmacéuticas como Pfizer, AstraZeneca o Johnson & Johnson

Aunque con fama de no estar demasiado ideologizado, la primera ley que se admitió a trámite durante su Presidencia fue una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) sobre mujeres embarazadas, promovida por asociaciones antiabortistas como Red Madre, y que llegó al Parlamento con más de 20.000 firmas de apoyo. 

Feijóo, que habitualmente utiliza el gallego en sus comparecencias públicas -aunque no en su vida privada-, también levantó polvareda con el Decreto 79/2010, de 20 de mayo, para el plurilingüismo en la enseñanza no universitaria de Galicia. Este eliminaba la obligatoriedad de dar un mínimo del 50% de las materias en gallego (algo que había estipulado otro decreto en 2007). 

El salvador

Alberto Núñez Feijóo junto a Pablo Casado.

Con la bandera de la gestión y de afanarse por tener unas cuentas públicas saneadas, llega a Madrid como el salvador y sin aclarar cuánto tiempo compaginará su cargo de presidente de la Xunta con el de líder nacional.

A la quinta fue la vencida, puesto que dicen las buenas lenguas que pudo ser consejero de Esperanza Aguirre, ministro de Rajoy o lo que hubiera querido con Pablo Casado. Amén, por supuesto, de cuando rechazó sustituir a Mariano Rajoy tras la moción de censura que sacó a este de la Presidencia del Gobierno de España (y de la política activa).

Sin prisa, pero sin pausa, será el encargado de, desde la tranquilidad (toda la que se puede tener en el año previo a unas elecciones generales ?si es que Pedro Sánchez no lo acorta?), tapar la hemorragia del Partido Popular y recuperar la senda apuntada en las encuestas antes del enfrentamiento encarnecido entre la Puerta del Sol y Génova

VIDEO

Así vive y hasta su dinero ALBERTO NÚÑEZ FEIJÓO

En los próximos meses deberá cerrar esa herida y, posteriormente, se verá si su ambición va más allá de poner orden interno. "Hoy me siento en la obligación institucional y moral de ponerme a disposición de mi partido y de mi país", señaló el pasado miércoles 2 de febrero al anunciar de manera oficial su decisión. Que cada uno saque sus conclusiones. 

El futuro dirá si se replican en las Cortes generales los embates dialécticos que se dieron en las gallegas entre Feijóo y Yolanda Díaz

Mucho más seguro es que, tarde o temprano, volverá a aparecer la fotografía de Feijóo con su ?amigo?, el narco Marcial Dorado. Tras años con la imagen persiguiéndole periódicamente, es probable que resuelva la controversia con un ?seguimos?. Su latiguillo favorito.

Otros artículos interesantes:

Casado se despide del Congreso y Sánchez avanza que no adelantará elecciones: "Competiremos por nuestros méritos y no por las debilidades del adversario"

El PP gana las elecciones en Castilla y León aunque no logra la mayoría absoluta: dependerá de Vox, que entrará así en su primer gobierno autonómico

Esto es lo que ganarán Pedro Sánchez y sus ministros en 2022 con la subida salarial planteada en los Presupuestos Generales del Estado

Te recomendamos