Póker, ajedrez y puzles: 3 modelos para tomar decisiones correctas, según un experto que lleva más 20 años liderando equipos

David Cabero, director general para Europa del Grupo BIC.
David Cabero, director general para Europa del Grupo BIC.

Seurat

La correcta toma de decisiones constituye uno de los principales caminos al éxito de una persona. Ya sea en su vida privada o en su carrera profesional, si una persona sabe tomar buenas decisiones, lo más probable es que tarde o temprano alcance el éxito. 

Sin embargo, no siempre es fácil tomar la mejor decisión, ya que hay veces en las que ni siquiera existe una única decisión correcta.  

Una encuesta de la firma de consultoría McKinsey & Company en la que se consultó a más de 1.200 directivos de compañías de todo el mundo estipuló que existen una serie de frustraciones relacionadas con la toma de decisiones

Esas frustraciones tienen que ver con procesos de toma de decisiones que se ven interrumpidos antes de llegar a una conclusión, con la lentitud de la propia toma de decisiones o con la calidad desigualde los resultados obtenidos. 

 

Más del 50% de los líderes encuestados aseguró que las decisiones que tomaron fueron inoportunas y un 61% afirmó que al menos la mitad del tiempo que dedicó a tomarlas fue ineficaz. De media, los directivos de una compañía que forma parte de la lista Fortune 500 desperdician 530.000 días de tiempo cada año en la toma decisiones. Esto equivale cada año a más de 250 millones de euros en salarios

Por lo tanto, el coste de oportunidad de esta situación es gigantesco. Existen "trucos" para abordar la toma de decisiones difíciles (como la regla 10/10/10 o los 5 principios que utilizó Jeff Bezos en Amazon), pero los expertos aconsejan afrontarlo desde un punto de vista estratégico

"Solo decidiendo podremos ganar"

Esta es la postura de David Cabero, director general para Europa del Grupo BIC y presidente del Consejo de Administración de la Cámara de Comercio de Francia en Barcelona. Cabero lleva más de 20 años dirigiendo equipos multiculturales de alto rendimiento y cuenta con una amplia experiencia en procesos de toma de decisiones. 

El directivo ha decidido recopilar toda esa experiencia en la toma de decisiones y sintetizarla a través de un libro que hable sobre ello. El texto, publicado por Seurat, lleva por título Decidiendo: En tiempos de paz y de guerra y en él Cabero ha querido ofrecer un modelo sistemático para la toma de decisiones correctas. 

La economía del miedo: cómo los shocks extremos nos llevan a tomar decisiones absurdas

"Para saber decidir bien es importante analizar datos, evaluar distintos conocimientos y entender la realidad, así como las relaciones entre causa y efecto", apunta el autor en el libro. "Solo decidiendo podremos ganar, pero no es menos verdad que si no decidimos bien podemos perder?. 

El director en Europa del Grupo BIC defiende a lo largo de la publicación lo importante que es dimensionar el riesgo a la hora de tomar decisiones y define un concepto como el de "riesgos calculados": "Estos condicionan cualquier proceso de decisión, así como el resultado".

"Cuando se puede cuantificar lo que se va a perder, se conoce el impacto negativo máximo que la decisión conlleva como riesgo", explica el experto.

3 modelos de toma de decisiones: el póker, el ajedrez y el puzle (o laberinto)

'Decidiendo', escrito por David Cabero

Un estudio elaborado por Huawei en 2018 en el que se consultó a más de 10.000 personas dejó constancia de que un ser humano toma más de 35.000 decisiones cada día. Sin embargo, de esas 35.000 decisiones una persona apenas es consciente del 1% de ellas o, lo que es lo mismo, el 99,74% de ellas son automáticas. 

La investigación constató que el cerebro humano automatiza distintos procesos que se repiten cada día, por lo que el número de decisiones que toma realmente se reduce a poco más de 100 al día: cerca de 4 por hora.

El teletrabajo "frena la honestidad y la toma de decisiones", según el CEO de uno de los bancos más grandes del mundo

En Decidiendo, Cabero hace referencia a esta estadística y asegura que "el punto de partida en un proceso de decisión, así como nuestras preferencias personales perfiladas por nuestra experiencia, condicionan la forma en la que abordaremos el proceso de resolución".

El presidente del Consejo de Administración de la Cámara de Comercio de Francia en Barcelona indica que, "a grandes rasgos", existen 3 métodos para afrontar la resolución de problemas y que aprender a utilizarlos y combinarlos "forma parte del arte" de tomar decisiones. 

El modelo póker

Amigos juegos de cartas juegos de mesa

Cabero explica en su libro que este modelo se caracteriza porque en él no se conocen todos los elementos que van a condicionar la decisión final, es decir, son aquellas decisiones en las que existe mucha incertidumbre

"Podríamos poner muchos ejemplos de nuestras vidas donde vemos cómo los datos no son suficientes, y se alcanzan soluciones a través de una toma de decisiones muy intuitiva", señala el experto. "La intuición junto con la suerte, pueden llevarnos hacia el éxito, aunque no partamos con ventaja".

La similitud con el juego de cartas proviene de que, al igual que en el póker, en este modelo de toma de decisiones es muy difícil cambiar de estrategia una vez que te encuentras en mitad del proceso. Además, Cabero apunta que "en el póker no sabemos siempre por qué ganamos: se depende mucho de lo que hagan los demás jugadores".

"La experiencia ayuda, pero la suerte sigue siendo un elemento principal también para los jugadores más experimentados", sostiene el director en Europa del Grupo BIC, que aconseja no aplicar este modelo de forma generalizada ni prolongarlo demasiado en el tiempo debido a su escasa sostenibilidad. 

El modelo ajedrez

Reina de ajedrez

A diferencia de en el anterior modelo, en este caso la información es visible y está al alcance de aquel que vaya a tomar la decisión. Se asemeja al juego de tablero en que "si perdemos, podemos conocer perfectamente los motivos?. 

"La intuición no juega un papel tan relevante y sí más el análisis de datos, favoreciendo el aprendizaje tanto del éxito como de la derrota", afirma el autor de Decidiendo.

La ciencia descubre cuál es el mejor momento para tomar decisiones importantes a través del ajedrez

Este modelo se basa en escoger una estrategia que se puede adaptar y cambiar en caso de que los resultados no sean los esperados: "El riesgo de cada movimiento es menos elevado que en el póquer. La concatenación de movimientos crea el camino".

Según Cabero, al igual que en el ajedrez, existen muchas formas de ganar a la hora de tomar de decisiones, "existen muchas opciones: se trata de un juego muy creativo".

El modelo puzle (o laberinto)

Laberinto

El tercer modelo de toma de decisiones descrito por el experto es el modelo puzle o laberinto, que debe su nombre a que "solo existe una posibilidad de hacerlo bien". "En el puzle las piezas han de ir en el lugar correcto, para salir del laberinto hay un solo camino", describe.

El directivo, que lleva más de 20 años liderando equipos de alto rendimiento en distintos países, recomienda este modelo sobre todo porque permite saber si se han cometido errores (o no). "Si no logras acabar el puzle o salir del laberinto, significa que el camino (las decisiones) que tomaste no fue el acertado".

Cabero indica que hay que elegir el modelo que más te convenga una vez que hayas entendido la situación a la que te enfrentas y la decisión que tengas que tomar. "A medida que acumulamos experiencia, nuestras decisiones futuras acaban siendo en su mayoría una mezcla de técnicas del póker, del ajedrez y del puzle o laberinto". 

"Una de las 3 acostumbra a ser preponderante", defiende. 

Otros artículos interesantes:

Aprende a afrontar decisiones complicadas de manera más efectiva con la regla 10/10/10

La toma de decisiones de Jeff Bezos en Amazon se redujo a 5 principios clave, según un antiguo miembro de la junta directiva

La economía del miedo: cómo los shocks extremos nos llevan a tomar decisiones absurdas

Te recomendamos