Pasar al contenido principal

La NASA ha calculado las probabilidades de éxito del primer viaje tripulado de SpaceX y los astronautas dicen sentirse "muy cómodos" con ellas

NASA astronauts Bob Behnken (left) and Doug Hurley wear their spacesuits during a dress rehearsal on May 23, 2020, ahead of NASA’s SpaceX Demo-2 mission to the International Space Station.
Bob Behnken y Doug Hurley llevando sus trajes de astronauta para una prueba de la misión Demo-2, mayo 2020. SpaceX via Twitter SpaceX via Twitter
  • SpaceX ultima los detalles de su primer vuelo tripulado en la nave Crew Dragon.
  • La misión Demo-2, consiste en un vuelo de prueba de alto riesgo en el que Bob Behnken y Doug Hurley llegarán a la Estación Espacial Internacional.
  • La última prueba, realizada el pasado viernes por la NASA, pasó todos los controles confirmando así el despegue desde Cabo Cañaveral (Florida, EEUU) a las 4:33 pm (horario de la costa Este) este miércoles.
  • La NASA ha hablado con Business Insider sobre la probabilidad del fracaso de la misión: 1 entre 276 de que sea mortal para los astronautas, y 1 entre 60 de que haya complicaciones que la hagan fallar (pero que no sean mortales).
  • Behnken aseguró que tanto él como Hurley están "realmente cómodos" con los riesgos que implica el vuelo.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

SpaceX está a punto de lanzar su primera misión tripulada; pretende así reavivar la llama de los vuelos espaciales en Estados Unidos.

Aunque el vuelo de SpaceX es experimental, los 2 astronautas encargados de pilotar el Crew Dragon dicen aceptar los riesgos y estar listos para volar. 

La compañía de transporte aeroespacial, fundada por Elon Musk en 2002, ha trabajado durante casi una década con la NASA para diseñar, construir y llevar a órbita la nave espacial de 7 pasajeros Crew Dragon. La esperanza de la NASA con una inversión de más de 3.100 millones de dólares es volver a lanzar astronautas al espacio desde suelo estadounidense, una habilidad que la agencia perdió en julio de 2011 cuando retiró su último transbordador espacial.

Leer más: Cómo Elon Musk impulsa la integración vertical en empresas como SpaceX y Tesla, y qué puedes aprender de ello

La NASA escogió a los experimentados astronautas Bob Behnken y Doug Hurley para la misión, llamada Demo-2. Si todo va según lo previsto, la pareja debería despegar sobre un cohete Falcon 9 a las 4:33 pm (horario de la costa Este) este miércoles 27 de mayo desde el Centro Espacial Kennedy, en Florida.

La tripulación volará hasta la Estación Espacial Internacional y atracarán en el laboratorio (del tamaño de un campo de fútbol); permanecerán 110 días allí antes de regresar a la Tierra dentro del Crew Dragon.

Pero como la NASA, SpaceX y los propios astronautas han dejado en claro, Demo-2 no es solo un vuelo experimental tripulado, sino que es el primero de una nave espacial completamente nueva en casi 40 años.  

Leer más: El nuevo simulador virtual de SpaceX te permite probar los controles de la nave Crew Dragon

"Estaremos expectantes hasta que Bob y Doug regresen a casa", dijo durante una conferencia de prensa el pasado viernes Kathy Lueders, coordinadora del Programa de tripulación de la NASA. " Nuestros equipos están rastreando y pensando en cada posible riesgo que exista, hemos trabajado duro para minimizar los que conocemos, y seguiremos buscando, e intentando disminuirlos, hasta que lleguen a casa"

El sábado, la NASA habló con Business Insider sobre lo arriesgado que actualmente cree que será el vuelo, compartiendo 2 estimaciones clave de la probabilidad de fracaso de la misión.

Las probabilidades de fracaso de la misión son aproximadamente 4,5 veces más altas que las probabilidades de muerte de la tripulación

SpaceX's Crew Dragon spacecraft integrated with a Falcon 9 rocket in a hangar at Kennedy Space Center's Launch Complex 39A on May 20, 2020. The vehicle is scheduled to launch NASA astronauts Bob Behnken and Doug Hurley on May 27.
La nave espacial Crew Dragon de SpaceX se integra en el cohete Falcon 9, mayo 2020. SpaceX via Twitter SpaceX via Twitter

El Programa de tripulación de la NASA requiere que proveedores como SpaceX y Boeing, que también está desarrollando una nueva nave espacial (llamada CST-100 Starliner), cumplan una serie de requisitos de seguridad antes de enviar en sus vuelos a cualquier astronauta.

Entre esa lista de verificación, destacan la pérdida de tripulación (loss-of-crew, LOC) y la pérdida de misión (loss-of-mission, LOM). 

LOC es la probabilidad de que la tripulación muera en alguna fase de la misión. Históricamente, el transbordador espacial de la NASA tenía un LOC de aproximadamente 1 entre 68: el programa lanzó 135 misiones, pero 2 (Challenger en 1986 y Columbia en 2003) terminaron en tragedia, murieron 7 astronautas en cada misión.

LOM es la probabilidad de que una misión salga mal, como lo hizo la nave espacial Starliner de Boeing durante un vuelo de prueba no tripulado en diciembre (los errores de software fueron los culpables), pero no hubo que lamentar ninguna muerte. 

Leer más: SpaceX y Blue Origin se han asociado con la NASA para enviar grandes cargas a la Luna que ayuden a futuras misiones espaciales

Las probabilidades de riesgo de esta misión de SpaceX son 1 entre 276 de LOC y 1 entre 60 de LOM, ha comentado la NASA a Business Insider en un correo electrónico este sábado. SpaceX, en cambio, no ha respondido a la solicitud de comentarios por parte de Business Insider.

El riesgo para la tripulación es 4,5 veces menor que el riesgo para la misión. Esto se debe en parte al trabajo de SpaceX en su sistema de emergencia, que en enero demostró que puede hacer llegar la nave espacial Crew Dragon a un lugar seguro, lejos del cohete Falcon 9, si este estuviera a punto de estrellarse

Leer más: SpaceX enviará 3 turistas a la Estación Espacial Internacional en 2021: cada uno pagará 50 millones por el viaje

Pero SpaceX también ha trabajado para limitar el riesgo de que la basura espacial, y el polvo de asteroides y cometas puedan poner en peligro la misión a través del trabajo adicional de blindaje de naves espaciales.

"Estás volando a gran velocidad en el espacio y hay micrometeoritos y escombros allí. Eso es lo que más nos preocupa, francamente", dijo a Business Insider Leroy Chiao, un exastronauta de la NASA que se lanzó al espacio hasta en 4 ocasiones. "Es por eso que todas las naves espaciales tienen blindaje, pero, por supuesto, si recibes un golpe lo suficientemente grande, los 'escudos' no te protegerán". 

El LOC para la próxima misión de SpaceX es mejor que el requisito del Programa de tripulación de la NASA de 1 entre 270 para toda la misión. (El LOC debe ser mejor que 1 entre 500 para el lanzamiento, y lo mismo para el aterrizaje). Su LOM también supera el requisito 1 entre 55 del Programa establecido en 2010. 

Es por esto que la NASA, después de una revisión de seguridad de 2 días, ha concluido que Crew Dragon va en camino de obtener la completa aprobación para volar con astronautas y pasajeros después de la misión Demo-2.

"Estamos realmente cómodos con ellos"

NASA astronaut Douglas Hurley rehearses putting on his SpaceX spacesuit in the Astronaut Crew Quarters inside the Neil A. Armstrong Operations and Checkout Building at the agency’s Kennedy Space Center in Florida on May 23, 2020,
Douglas Hurley con su traje de astronauta en una de la pruebas de la misión Demo-2, mayo 2020. Kim Shiflett/NASA Kim Shiflett/NASA

Por su parte, Behnken y Hurley han aceptado los datos de riesgo calculados por la NASA y SpaceX.

"Creo que estamos realmente cómodos con ellos", ha dicho Behnken a Business Insider justo después de la revisión de seguridad para la Demo-2.

Behnken agregó que, en el tiempo que él y Hurley han trabajado con SpaceX en la nave Crew Dragon (durante aproximadamente 5 años) han obtenido más información sobre las formas en que la misión podría fallar "que cualquier tripulación en la historia reciente".

Los astronautas también señalaron que los datos LOC y LOM son más como herramientas para rastrear mejoras de seguridad durante un programa de desarrollo, no se trata realmente de las últimas comprobaciones. 

Lueders explicó en la revista Air & Space Magazine en 2018 que para mejorar esos datos se requieren fuertes cambios: "Puedes decir, 'Sí, me encantaría tener toneladas de blindaje MMOD' (protección contra micrometeoritos y basura espacial), pero si eso hace que el vehículo sea tan pesado que tengo que agregar otro refuerzo, ¿adivina qué?,  ese otro refuerzo también agregará un mayor riesgo".

Leer más: Uno de los astronautas que participará en la primera misión tripulada de SpaceX revela lo que más le impresiona de la compañía

Chiao dijo que presionar demasiado para obtener números más seguros puede hacer que un programa de vuelo espacial caiga en picado y nunca se realice. 

Tanto LOC como LOM se estiman a través de programas de ordenador que, siempre que sea posible, se apoyan en datos de vuelo reales. Por ejemplo, SpaceX ha lanzado su último cohete, Falcon 9, docenas de veces, generando datos que pueden alimentar las simulaciones. SpaceX también ha realizado un vuelo de prueba completo (aunque sin tripulación) del Crew Dragon.

"Su evolución se ha vuelto cada vez más segura a medida que se ha ido probando, y eso es algo que realmente apreciamos", concluye Behnken.  

Y además