Pasar al contenido principal

Qué le sucede a tu cuerpo cuando empiezas a hacer ejercicio regularmente

Llevar un estilo de vida más activo requiere tiempo, esfuerzo y determinación, pero al final vale la pena. Esto es lo que le sucederá a tu cuerpo cuando hagas ejercicio regularmente. Lo que sigue es la transcripción del vídeo.

Si estás pensando en llevar un estilo de vida más activo, no estás solo. En los últimos años, un número cada vez mayor de personas ha comenzado a participar en más deportes, actividad física y actividades recreativas. Ya sea que quieras ponerte en forma, desarrollar tu musculatura o si, simplemente, estás cansado del sofá, estos son algunos cambios que puedes esperar en el proceso.

¿Qué le sucede a tu cuerpo cuando comienzas a hacer ejercicio regularmente?

Durante ese primer entrenamiento, es posible que te sientas más alerta y con más energía porque aumentar tu ritmo cardíaco significa un aumento en el flujo sanguíneo y de oxígeno en el cerebro. Pero prepárate para el día siguiente, cuando casi con certeza padezcas un episodio de DOMS, abreviatura de dolor muscular de aparición tardía. El dolor persistirá durante aproximadamente 72 horas, pero la buena noticia es que es menos probable que vuelvas a tenerlo mientras continúes ejercitando regularmente esos mismos músculos.

En las próximas semanas, lentamente comenzarás a aumentar la producción de mitocondrias a través de un proceso llamado biogénesis mitocondrial. Las mitocondrias son las partes de las células que convierten los carbohidratos, las grasas y las proteínas en el combustible que usan los músculos para hacer su trabajo, como flexionarse y contraerse.

Después de seis a ocho semanas, los estudios han demostrado que las personas pueden aumentar sus mitocondrias hasta en un 50%. Con más mitocondrias en tus células, comenzarás a sentirte más en forma y tu resistencia aumentará. Así que correr cinco kilómetros ya no será tan difícil como lo fue durante esa primera semana.

Una vez que lleves seis meses, todo ese trabajo duro finalmente debería comenzar a notarse. Si tus entrenamientos se centran en la fuerza, notarás que tus músculos comienzan a tomar forma. También es menos probable que abandones el entrenamiento en este punto. Los programas de ejercicio a menudo tienen una tasa de abandono del 50% dentro de los primeros seis meses, pero tras ese periodo, más personas persisten.

Ahora, si estás más enfocado en cardio, entonces con nueve meses de ejercicio regular deberías ver un aumento de aproximadamente un 25% en tu VO2 máx. El VO2 max se usa a menudo como una medida de la condición física y se refiere a la velocidad con que tu cuerpo puede transportar oxígeno a tus músculos para obtener combustible. Básicamente, un mayor VO2 max significa que puedes correr más rápido durante más tiempo. Por lo tanto, un aumento del 25% en el VO2 máx., por ejemplo, significa que puedes correr un 20% más en la misma cantidad de tiempo.

Después de un año de ejercicio regular, tus huesos serán más densos, lo que reduce tu riesgo de osteoporosis. De hecho, los investigadores han encontrado que el entrenamiento de resistencia regular, cuando se combina con ejercicio aeróbico, en realidad puede revertir los efectos de la osteoporosis tras 12 meses.

Ahora, si mantienes tu programa de ejercicios a largo plazo, tu cuerpo podría no ser el único en beneficiarse. Tu cuenta bancaria también puede mejorar un poco. Un estudio reveló que las personas mayores que hacían ejercicio cinco días a la semana durante al menos 30 minutos ahorraron, en promedio, 2.500 dólares al año en gastos médicos solo por problemas de salud relacionados con el corazón. También tendrás un menor riesgo de desarrollar artritis, diabetes tipo 2, demencia y ciertos tipos de cáncer como el de mama y el de colon.

Con toda probabilidad, vivirás más de lo que vivirías de otra manera. Y esa vida más larga, probablemente será más gratificante, porque el ejercicio reduce el riesgo de ansiedad y depresión al reducir los niveles de hormonas del estrés, como el cortisol y la adrenalina.

Leer más: Las máquinas que deberías intentar evitar en el gimnasio

Por supuesto, todos estos beneficios dependen del tipo, de la intensidad de tu entrenamiento y de cuánto ejercicio haces por semana. Una dieta equilibrada también es primordial para un estilo de vida saludable.

Para el adulto promedio de 18 a 64 años, el Departamento de Salud de EE.UU. recomienda un mínimo de 2 horas y media a la semana de ejercicio moderadamente intenso, como caminar a paso ligero o andar en bicicleta. O al menos 1 hora y 15 minutos cada semana que combina entrenamientos moderados y de alta intensidad, como correr o nadar.

Además de eso, asegúrate de dedicar dos días a la semana para fortalecer tus músculos con pesas o entrenamiento de resistencia. Esto ayudará a su velocidad y resistencia en general. Al comenzar, es importante mantener el ritmo y no esforzarte demasiado demasiado rápido, o correrás el riesgo de sufrir lesiones graves.

Descubrirás que cuanto más te adaptes, más fácil será poner un poco más de energía la semana siguiente, la semana posterior, etc. Haz ejercicio de manera inteligente y frecuente, y correrás maratones en poco tiempo.

Te puede interesar