Quién es quién en sector financiero: CaixaBank, de ser una pequeña caja local a sobrevivir a la crisis y convertirse en el primer banco de España

Unos operarios colocan el logo de CaixaBank en las que eran las oficinas de Bankia tras la fusión con esta entidad.
Unos operarios colocan el logo de CaixaBank en las que eran las oficinas de Bankia tras la fusión con esta entidad.
Reuters

Reuters

CaixaBank se convirtió en el primer banco de España por volumen de activos tras la fusión con Bankia a finales de 2021. Fue el último movimiento en una historia centenaria. Ahora, el gran reto es avanzar en la digitalización. 

Desde sus comienzos hasta ahora, el banco ha atravesado sucesivas etapas y sumado hitos, entre los que destacan las compras y fusiones en plena crisis financiera de 2008. 

El origen del banco 

El germen de la actual CaixaBank se remonta a principios del siglo XX, cuando Francesc Moragas fundó, con el apoyo de diversas entidades de la sociedad civil catalana, la Caja de Pensiones para la Vejez. Su objetivo: estimular el ahorro y la previsión, según recoge la entidad en un documento

Tras algunos movimientos fuera de Cataluña, empezó a crecer y modernizarse en las décadas de los 50 y 60 del siglo pasado. 

La Caixa nace en los 90 por la fusión entre la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Barcelona (1844) y la Caja de Pensiones para la Vejez y de Ahorros de Cataluña y Baleares (1904), la tercera y la primera entidad de ahorros española, respectivamente.

En 1995, la empresa da el salto al extranjero comprando un 6,5% del portugués BPI. 

En los años 90 y primera década de los 2000, La Caixa siguió creciendo y potenciando su negocio hasta que la llegada de la crisis financiera de 2008 acabó con el sistema de cajas de ahorros. El estallido de la burbuja del ladrillo se llevó por delante a un gran número de entidades. 

La Caixa resistió y acabó comprando algunos grupos en quiebra. Con la nueva Ley de Cajas, tuvo que adaptarse a la nueva normativa y convertirse en banco. 

La caja catalana segmentó su negoció bancario y lo sacó a Bolsa en 2011. Ese es el origen de la marca CaixaBank, destinada a convertirse en la primera entidad bancaria española cuando integre el negocio de Bankia. 

Un banco que aglutina el negocio de 18 cajas de ahorros

Tras la fusión de CaixaBank con Bankia, dentro de la estructura del banco han quedado englobadas 18 de las 42 cajas que había antes de la crisis financiera de 2008, cuando estalló la burbuja inmobiliaria. 

Desde el momento en que comenzaron a caer las cajas de ahorros, se produjeron diferentes compras y absorciones para tratar de conseguir la viabilidad del sistema financiero. En 2009, CaixaBank absorbió a Caixa Girona para evitar la quiebra. 

Santander, CaixaBank, BBVA y Sabadell destruyen 9.000 puestos de trabajo en la ola de fusiones de los últimos 5 años

Tras este movimiento, en 2012 se produjo la integración de Banca Cívica, dentro de la cual se agrupaban mediante un Sistema Institucional de Protección —un mecanismo que se conoció como fusiones frías por el que el Gobierno quería facilitar las uniones de cajas— Caja Navarra, Burgos, Canarias, Caja Sol y Caja Guadalajara. 

Por su parte, Bankia es fruto de la fusión de Caja Madrid, Bancaja, Caixa Laietana, Insular de Canarias, Caja Ávila, Caja Segovia y Caja Rioja. En 2012, el Estado tuvo que pedir el rescate a Bruselas para evitar la quiebra de Bankia. La entidad recibió 24.000 millones de dinero público. 

Además, en 2017 Bankia anunció su fusión con BMN (otra de las entidades que recibió ayudas del Estado) dentro de la cual se encontraban Caja Murcia, Sa Nostra, Caja Granada y Caixa Penedés. 

¿Cuál es el modelo de negocio de CaixaBank?

Tras la fusión con Bankia, CaixaBank se convirtió en el principal banco de España. Con un negocio de banca comercial, CaixaBank tradicionalmente ha sacado pecho del número de clientes que depositaban las nóminas en la entidad, una muestra de la vinculación de estos. 

A pesar de que, tras la fusión con Bankia, la entidad protagonizó uno de los mayores ajustes de empleo (ERE) de la banca española y una fuerte reducción de sucursales, sigue estando presente en la mayoría del territorio español. 

Apuesta por un modelo de fuerte capilaridad, con foco en los seguros y, en menor medida, en las empresas. 

¿Quién controla y quién dirige CaixaBank?

Tras el rescate bancario, Bruselas obligó a España a acabar con el modelo de cajas de ahorros. Esta fue la tercera reestructuración desde 2007, pero la más relevante en su más de un siglo de historia.

En 2007, sacó a Bolsa su holding industrial a través de Criteria CaixaHolding y, en 2011, hizo lo mismo con su negocio bancario integrado en CaixaBank. La Caixa se convirtió en 2014  en la primera caja española que se reconvirtió. 

En ese momento, en cumplimiento de la Ley de cajas de ahorros y fundaciones bancarias aprobada a finales del año anterior, La Caixa dejó de ser caja y se convirtió en una fundación. Esta es la que ha controlado desde entonces el capital de CaixaBank y tiene un 30% de la nueva compañía nacida de la fusión con Bankia.

La pandemia acelera el cierre de oficinas de la banca: casi 2.000 sucursales echan la persiana desde el inicio de la crisis del COVID-19 y los últimos ERE de la gran banca aumentarán los cierres en 2.300 más

Tras la fusión de CaixaBank y Bankia anunciada en 2020 y que se formalizó al año siguiente, cambió el organigrama. José Ignacio Gorigolzarri, que hasta el momento había sido consejero delegado de Bankia, pasó a ser el presidente de la nueva CaixaBank, mientras que Gonzalo Gortázar es el consejero delegado. 

El FROB es otro de los grandes accionistas de CaixaBank, con un 16% del capital. BFA tiene un 16% y, entre los accionistas significativos está también la gestora de fondos BlackRock, con un 3%. 

La política de dividendos de CaixaBank 

Tras las restricciones del Banco Central Europeo (BCE) para que los bancos dieran dividendo en plena pandemia del COVID-19, CaixaBank retomó la retribución al accionista. 

Repartirá 9.000 millones entre dividendos y recompras de acciones hasta 2024. Con estos movimientos, espera elevar el precio de la acción. 

En su plan estratégico 2022-2024 incluye un pay out (porcentaje del beneficio que se destina a retribuir al accionista) superior al 50%, además de recompras de acciones y el exceso de capital que prevé generar. 

Los retos de futuro de CaixaBank

La digitalización y cómo combinar los canales físicos y las nuevas herramientas digitales es uno de los retos de los bancos. CaixaBank no es ajeno a esto y, en los últimos años, ha aumentado su apuesta por la digitalización. Además, ha creado una marca 100% online: Imaginbank. 

CaixaBank se enfrenta al futuro en un entorno donde un prolongado periodo de tipos de interés negativos ha ahogado el negocio tradicional bancario. En este punto, la vuelta a la normalización de la política económica del BCE llega al mercado a la vez que una fuerte incertidumbre con la guerra de Ucrania generando grandes dudas sobre el precio de la energía y cómo afectará ese contexto tanto a la inflación como al crecimiento. 

En el caso de que el escenario macroeconómico se torne más adverso, podría enfrentarse a un repunte de la morosidad, al igual que el resto del sector, cuyos niveles de solvencia son mayores respecto a la crisis financiera de 2008.

Otros artículos interesantes:

El nuevo impuesto a la banca: falta conocer la letra pequeña para calibrar su impacto en un escenario marcado por la inminente subida de tipos de interés

La gran banca avanza hacia la recuperación, pero sigue sin liberar el capital apartado por la crisis del COVID-19 ante el nuevo escenario de incertidumbre

Los bancos recortan más de 21.000 empleos en los últimos 5 años, pero a pesar de los grandes ERE de CaixaBank, Santander o BBVA es la banca pequeña y mediana la que destruye más puestos

Te recomendamos