Recovo, la startup fundada por extrabajadores de Bershka y Tous que quiere salvar la moda transformando el excedente en recurso: "Las marcas deben cambiar el modelo de consumo"

En la imagen, los fundadores de la startup Recovo.
En la imagen, los fundadores de la startup Recovo.

Recovo

Recovo quiere protagonizar la nueva era de la producción textil. La startup catalana busca ser el puente entre marcas de moda y proveedores textiles para transformar el residuo textil en recurso.

Su modelo de negocio se centra en conectar firmas que tienen excedente o necesidad de comprar material ya sea a otras empresas o directamente al proveedor, explica Gonzalo Sáenz, uno de sus fundadores.

Recovo se lleva un porcentaje cuando la transacción se lleva a cabo en su marketplace. Lo que siempre es común ?y ahí radica la base y filosofía del negocio? es que siempre se trata un material sobrante, ya producido, al que se le busca una segunda vida

Recovo fue impulsada en mayo de 2021 por Mónica Rodríguez, Marta Iglesias y el propio Sáenz. Los 3 eran testigos de primera mano del problema: venían de ocupar posiciones en Bershka, Tropicfeel y L?Oréal o Tous, respectivamente. 

VIDEO

RECOVO: Say goodbye to the past and welcome a circular future!

Hoy, su plantilla está formada por 10 personas y su lista de clientes, como su presencia, no deja de crecer. Tienen más de 460, entre los que destacan la alemana About you y también firmas patrias como Pronovias o Moises Nieto.

El marketplace suma 1.500 usuarios registrados. El volumen de transacciones se elevó hasta casi las 760, lo que le ha valido que su facturación en lo que va de año se haya elevado un 430% frente al mismo periodo de 2021.

En noviembre de 2021, la startup cerró una primera ronda de financiación por 300.000 euros y está inmersa en la siguiente. Esta vez, quiere levantar entre 1 y 5 millones de euros.

¿Se puede salvar la moda y el planeta a la vez? 

A la pregunta de si Recovo nace para salvarse de su propia enfermedad o, lo que es lo mismo, del enorme impacto medioambiental que provoca su actividad, Saénz responde poniendo cifras al problema. 

"A pesar de los esfuerzos actuales por redirigir al consumidor final hacia opciones más sostenibles, la realidad es que en 2022 la industria textil utilizó más de 100 millones de toneladas de fibras".

El foco de Recovo está puesto en Europa y no es por casualidad: los principales actores de la industria tiene sus oficinas en el Viejo Continente. De ahí que el 60% de sus ventas se realicen fuera de España. 

En Francia e Italia están los proveedores que dan servicio a las principales casas de moda y, en estos enclaves, explica el empresario, el mal no es menor: "En sus almacenes también existe un problema". 

fábrica textil

Pese a su papel en Europa, la startup no pasa por alto lo capital que supone para su trazabilidad cruzar el charco y mirar a Asia. Y, particularmente, a la fábrica del mundo, China, inmersa en su particular metamorfosis

La industria de la moda es responsable del 10% de las emisiones de carbono de la humanidad, según revelaba un informe de la ONU. Esta cifra es superior a la que emiten los vuelos internacionales y el transporte marítimo juntos.

Si se atiende a nuestras fronteras, la situación no es mejor. En España se recoge, de media, solo el 12% de los residuos textiles que se generan al año. Según se desprende del último análisis de recogida de ropa usada de Modare, unas 990.000 toneladas de prensas van a parar a vertederos cada año.

"Desgraciadamente esta es una realidad no muy visible para el consumidor final y para muchos agentes de la propia industria", lamentan desde Recovo, donde tienen claro el camino a seguir: la economía circular.

Comprar lo ya creado: la nueva era del textil

Tal como sucede como el pujante comercio de segunda mano, hay un nicho de mercado en la industria textil, pero en el origen. 

"Defendemos que el modelo de la industria debe cambiar", sostiene el fundador. Sin embargo, admite que el cambio también debe de venir por parte del consumidor: "Debemos entender que no necesitamos comprar una nueva camisa cada 2 meses".

Los fundadores son conscientes de que la industria de la moda va a existir siempre, la cuestión es qué materiales se va a utilizar para producir: "En ese huequito es donde entra Recovo", explican.

Recovo

Pese a que Recovo es un proyecto a largo plazo, la coyuntura actual le favorece. Ante el alza sistemática en los costes de producción, que incluso ha puesto en alerta a Inditex, la startup se presenta como una alternativa.

"Al ser material reutilizado ?y generalmente comprado por grandes empresas a un menor precio unitario?, el cliente de Recovo no sólo está tomando una decisión más responsable, sino que consigue producir su colección con mejores márgenes", explican.

"La marca de ropa es la que educa sobre el modelo de consumo"

"Recovo no existiría sin las conexiones que establecemos dentro de la industria, ya sea entre grandes operadores o entre otras empresas de menor tamaño", explica Sáenz.

Por eso, sostienen que es "irrefutable" que el cambio debe venir de la mano de los grandes operadores del sector: "Son las empresas las que tienen el poder de cambiar el modelo de consumo, ya sea por presión o por iniciativa". 

Además, consideran que "innegable" el cambio de mentalidad y el interés creciente por ser parte de la solución. 

A todo ello ayudará la Unión Europea, que tiene la firme intención de que la moda rápida deje de serlo en 2030, como recoge su estrategia para la circularidad y sostenibilidad de los productos textiles.

Se pretende que las prendas confeccionadas respeten tanto los derechos sociales como el medioambiente; que los fabricantes asuman toda la cadena de valor del producto; y lo que es aún más importante: una reducción de las colecciones anuales

La norma pone en el disparadero a Shein. La empresa presenta cada mes una media de más de 15.000 productos ?500 al día?, pero también a Inditex, que solo en 2021 lanzó al mercado más de 565 toneladasde artículos, de acuerdo con su última memoria anual.

Ante los males de los que peca la industria y a los la ley tratará de poner cerco, Recovo saca el lado positivo: "Sabemos hacia dónde hay que remar, sólo así podremos cambiar el modelo". 

Otros artículos interesantes:

Aparecen tiendas no oficiales de Shein por todo México: la falta de conectividad y de desconfianza en el comercio online está detrás de este fenómeno

El otro diagnóstico que explica por qué el gasto en moda vive sus horas más bajas: del efecto Shein al pujante mercado de segunda mano

Del triángulo imposible de la producción a su "despiadada" eficiencia: la cara B de Shein, la marca que atrapa a la generación Z

Te recomendamos