Los analistas dudan de la rentabilidad de Tesla: su primer año en positivo se debió más a los créditos de emisiones que a la venta de coches

El director de Tesla, Elon Musk, habla con un visitante cuando llega para echar un vistazo al sitio de construcción de la nueva Gigafábrica de Tesla cerca de Berlín el 3 de septiembre de 2020 cerca de Gruenheide, Alemania.
Maja Hitij

Getty Images

  • Tesla acabó 2020 con beneficios en el año completo de 600 millones de euros, por primera vez en su historia.
  • No obstante, obtuvo 1.300 millones de euros de vender créditos de emisiones a otras automovilísticas, lo cual genera dudas a los analistas sobre su capacidad de ser rentable cuando estos ingresos desaparezcan.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Tesla logró en 2020 cerrar el primer año completo con beneficios de su historia, de unos 721 millones de dólares (600 millones de euros) tras fabricar 499.550 unidades en todo el año. No obstante, ese dato está muy marcado por los 1.580 millones de dólares (1.304 millones de euros) que ingresó por créditos de emisiones que le compran otras compañías para compensar las emisiones contaminantes de sus vehículos, un ingreso que creció un 166% en las cuentas de la empresa de Elon Musk y que no tiene costes asociados, sin el cual habría acabado el año en pérdidas, según han destacado varios analistas.

"Estos tipos están perdiendo dinero fabricando coches. Solo generan dinero vendiendo créditos, y los créditos se están acabando", aseguró el analista de GLJ Research, Gordon Johnson, según cita la CNN.

Estos "créditos regulatorios", como se denominan en las cuentas de las compañías, se deben a que once estados de EEUU obligan a los fabricantes a dedicar un porcentaje de su producción a vehículos de cero emisiones, los cuales le compran esa proporción a Tesla, que al solo fabricar este tipo de vehículos tiene excedida su cuota y recibe estos ingresos hasta el punto de casi triplicar sus ganancias por este punto respecto a 2019.

Tesla alcanza la rentabilidad por primera vez en su historia, aunque sus resultados se quedan por debajo de lo esperado por los analistas

Los ejecutivos de Tesla aseguran que cuentan con que van a dejar de percibir estos ingresos en el futuro, ya que sus competidores están avanzando en la fabricación de sus propios vehículos eléctricos.

"A largo plazo, los créditos regulatorios no serán una parte material del negocio, y no hacemos nuestros planes sobre ellos. Es posible que sigan siendo importantes durante unos trimestres más, pero también es posible que no", aseguró el director financiero de la empresa de Elon Musk, Zachary Kirkhom.

Las dudas parecen haberse extendido a los mercados financieros, que durante el 2020 impulsaron a Tesla a una revalorización espectacular del 740%, y que desde el miércoles 27 que presentó sus resultados han restado un 8% al valor de su acción, de los 864 dólares (714 euros) por título a los que cerraron el miércoles a los 793,5 dólares (656 euros) del cierre del viernes pasado.

Los datos positivos que avalan el futuro de Tesla

Tesla Model 3 probado por Business Insider España
Tesla Model 3 probado por Business Insider España
Business Insider España

Aun así, el importante papel de estos ingresos en las cuentas de Tesla no pueden ocultar que la compañía obtuvo unos beneficios brutos de la venta de coches casi 7.000 millones de dólares (unos 5.800 millones de euros) solo de su negocio automovilístico, con un margen bruto del 25,6% y su margen operativo se colocó en positivo por primera vez en los últimos cuatro años, marcando el 6,3%. 

Tesla también tiene un flujo de caja positivo por segundo año consecutivo, de 2.786 millones de dólares (2.300 millones de euros) en 2020, lo que le aleja de la imagen de la startup que únicamente quema dinero a cambio de crecimiento.

El debate entre analistas se centra en si el crecimiento de su negocio automovilístico le permitirá ser rentable una vez se acaben estos ingresos que le reportan otros fabricantes por cubrir su cuota de vehículos cero emisiones.

Elon Musk aseguró en la conferencia con analistas que la compañía prevé duplicar sus ingresos por ventas de vehículos hasta los 50.000 o 60.000 millones de dólares anuales, y cree que el sector de los robotaxis podría generarle una línea de negocios adicional.

Elon Musk explica cómo los robotaxis autónomos de Tesla acabarán justificando la estratosférica capitalización bursátil de la compañía

Para el analista de Wedbush Securities, Daniel Ives, Tesla podría llegar a los años 2025 y 2026 fabricando entre 3 y 4 millones de vehículos cada año. "Un 40% de ese crecimiento vendrá de China. Creemos que están en la trayectoria de seguir siendo rentables incluso sin esos créditos", asegura.

Sin embargo, para el analista de GLJ Gordon Johnson, esto no será suficiente, porque para entonces el resto de marcas ya habrá desarrollado una línea de vehículos eléctricos suficiente para plantar cara a los de Musk. Sin ir más lejos, la alemana Volkswagen, segundo fabricante mundial, triplicó sus ventas de eléctricos e híbridos en 2020 hasta alcanzar los 230.000 modelos vendidos

"La competencia en este mercado hará que los coches de Tesla sean irrelevantes. No le vemos como un modelo de negocio sostenible", añadió el analista de GLJ.

Otros artículos interesantes:

Tesla alcanza la rentabilidad por primera vez en su historia, aunque sus resultados se quedan por debajo de lo esperado por los analistas

Tesla tiene margen para pisar aún más el acelerador en bolsa: por qué la fabricación del Model Y en China y sus negocios adyacentes siembran las bases para que suban más las acciones

Estas son las automovilísticas que han hecho ganar cientos de millones de dólares a Tesla comprando sus créditos de emisiones