Endesa gana 338 millones hasta marzo, una caída del 31% respecto al año anterior

José Bogas, CEO de Endesa.
José Bogas, CEO de Endesa.

Reuters

Endesa ha presentado sus cuentas del primer trimestre de 2022, registrando unos ingresos de 7.596 millones de euros, mejorando un 59,1% frente al ejercicio anterior, según los resultados comunicados a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) este martes antes de la apertura de mercado.

El resultado bruto de explotación (ebitda) se situó en 914 millones de euros, un 10% inferior al de un año antes, mientras que el resultado neto descendió a 338 millones de euros, frente a los 491 de 2021, lo que supone una caída del 31%. Esto se debe a los impactos extraordinarios de una sentencia a favor relativa a los derechos del CO2, por lo que de excluirlos este resultado crecería un 14%.

Mientras, los costes de explotación se incrementaron un 70,9%, hasta los 7.107 millones de euros (esta cifra incluye el alza del 213% en el precio de las compras de energía en el mercado mayorista).

El endeudamiento crece hasta 10.334 millones, afectado por el impacto de los precios de las materias primas y un aumento del saldo regulatorio a cobrar, aunque el coste promedio de esta deuda sigue descendiendo y se sitúa en el 1%, mínimo histórico de la empresa.

Las ventas de electricidad crecieron un 57,7% hasta alcanzar los 5.264 millones de euros. De esa cifra, 3.417 millones corresponden a ventas en el mercado liberalizado español, con una subida de un 58,7%. 

Iberdrola, Naturgy y Endesa siguen acusadas de manipular precios, mientras el Gobierno pide abrir otra investigación tras la última gran subida de la luz

Las ventas a precio regulado fueron de 961 millones, un 77% más que en el mismo periodo de 2021; mientras que las ventas de gas fueron de 1.596 millones, con un aumento del 138,6%.

Según señalan en el informe, la evolución de la actividad comercial arroja cifras sobresalientes con un crecimiento de clientes en el mercado liberalizado de 800.000 en los últimos 12 meses hasta alcanzar los 6,4 millones, un 13% más. Crece también la red de puntos de recarga públicos y privados un 36%, hasta 10.200 en el mismo periiodo.

Endesa mantiene sus objetivos financieros para el año tal y como se comunicaron al mercado: resultado ordinario neto de 1.800 millones y ebitda de 4.100 millones.

La compañía tiene el 90% de la potencia renovable que prevé que entre en operación en 2022 ya en funcionamiento o en ejecución, y el 70% de la programada para 2023.

En concreto, Endesa tiene en ejecución 2.000MW de potencia renovable (la mitad del objetivo contenido en el plan estratégico 2022-2024) y cuenta con 8.000MW de potencia en un avanzado estado de tramitación administrativa. Todo ello en España y Portugal.

Por otro lado, tiene ya vendida toda su producción propia de electricidad inframarginal (nuclear, hidroeléctrica y renovable no regulada) para 2022 y el 82% para 2023.

Cabe recordar que la compañía dirigida por José Bogas cerró 2021 con unas ganancias de 1.435 millones de euros y disparando el dividendo. 

Un periodo marcado por los altos precios de las materias primas

Endesa señala en el comunicado que este primer trimestre del año ha estado marcado fuertemente por el deterioro del escenario macroeconómico y los altos precios de las materias primas y, singularmente, del gas (un 350% más caro en promedio que en el primer trimestre de 2021). 

La cobertura de este flujo de caja negativo, el desembolso de las inversiones en el periodo por 533 millones y el pago de dividendos por 529 millones sustentan el alza de la deuda neta hasta 10.334 millones a final del trimestre.

Como consecuencia, y siguiendo la tendencia de la segunda mitad de 2021, los precios en los mercados mayoristas de electricidad han alcanzado un promedio de 229 euros en España, 232 euros en Francia, 249 euros en Italia o 238 euros en Reino Unido entre enero y marzo. 

Sobre los resultados, Bogas ha señalado que comenzaron el ejercicio afrontando una coyuntura aún más desafiante que en el anterior, marcada por las "tensiones macroeconómicas derivadas del impacto de la guerra en Ucrania" y por el traslado de este conflicto a "un mercado de materias primas ya muy inflacionado" desde hace meses. 

La compleja situación, unida a un incremento de las partidas regulatorias pendientes de cobro, han afectado negativamente al capital circulante necesario para financiar las operaciones de la compañía. Ello ha situado en negativo el flujo de caja de las operaciones en 476 millones.

“El primer trimestre del año ha estado marcado por un escenario energético de extrema volatilidad, que hemos podido gestionar apoyándonos en la solidez de nuestro modelo de empresa eléctrica integrada", ha comentado Luca Passa, director general financiero.

"Mantenemos firme el ritmo de nuestra transformación hacia una empresa descarbonizada y sostenible, con un alza de las inversiones brutas del 48% respecto al mismo periodo de 2021 hasta 402 millones, la mayoría en redes y renovables", ha añadido.

Otros artículos interesantes:

Endesa dejará de producir carbón en 2027 y gas en 2040

Endesa separará su negocio de movilidad eléctrica en una nueva compañía con un socio inversor

Dogecoin, de meme a una de las criptomonedas más valiosas del mundo: su capitalización ya supera a Banco Santander, BBVA, Endesa y la mayoría de empresas del Ibex 35

Te recomendamos