Pasar al contenido principal

La seguridad de coches autónomos en el punto de mira tras la primera víctima mortal

Coche de Uber
Uber tendrá que responder preguntas sobre la seguridad de sus automóviles sin conductor Gene J. Puskar / AP
  • Un automóvil sin conductor de Uber atropelló mortalmente a una mujer en Tempe, Arizona.
  • Se trata de la primera muerte de un peatón por un vehículo autónomo.
  • Uber y otras compañías que desarrollan tecnología de autoconducción, como Waymo y General Motors, tendrán que trabajar para demostrar que sus vehículos autónomos son más seguros que los manejados por humanos.
  • Uber tenía la esperanza de lanzar un servicio autónomo de viaje compartido a mediados de 2019, pero ese objetivo ahora puede que se retrase.

Una mujer de Arizona (Estados Unidos) ha muerto al ser atropellada por un coche autónomo operado por Uber.

El vehículo de Uber que propicio el accidente mortal se encontraba en modo autónomo con conductor de seguridad en su interior. Uber dijo en un comunicado a Business Insider que estaba "cooperando plenamente con las autoridades policiales para esclarecer lo ocurrido".

El trágico incidente trágico reabre el debate y preocupación que se abrió en el momento en que se iniciaron las primeras pruebas de vehículos sin conductor. Mientras que los defensores de los vehículos autónomos creen que serán mucho más seguros que los que conducen los humanos, las compañías detrás de esta tecnología de coches autónomos tendrán que demostrar que el accidente del lunes y futuros no son el resultado de errores tecnológicos de los vehículos.

Compañías como WaymoGeneral Motors y Uber han estado probando sus coches autónomos sin conductor durante años recorriendo millones de kilómetros. El accidente de ese lunes ha sido el primer incidente mortal relacionado con vehículo completamente autónomo, lo que indica que los argumentos de seguridad de estos coches sin conductor tienen cierta solidez, aunque si bien es cierto que gran parte de esas pruebas se han realizado en autopistas, donde es más fácil de controlar el entorno de seguridad que por ejemplo, entornos urbanos.

A medida que las empresas continúan aumentando el número de pruebas que realizan en las ciudades, sus vehículos se enfrentan a mayores desafíos como los peatones y las intersecciones, que son más difíciles de gestionar para los automóviles sin conductor. Habrá que ver ahora cómo estos posibles nuevos incidentes influyen en las estadísticas y sobre todo, en las opiniones de los legisladores y  potenciales compradores y usuarios de este tipo de vehículos, al menos en el corto plazo.

El accidente de Uber podría ser un revés para vehículos autónomos

La abogada Neama Rahmani dijo a Business Insider que este primer accidente mortal de un coche autónomo será "un gran revés" para las empresas que quieran introducir vehículos sin conductor para uso personal o mediante servicios de viaje compartido.

"Creo que retrasará los plazos porque estos problemas de seguridad tienen que resolverse, y es evidente que todavía hay muchas dudas", dijo.

En enero, el CEO de Uber, Dara Khosrowshahi, dijo que esperaba que Uber lanzara un servicio autónomo de asistencia médica a mediados de 2019, pero esa fecha podría verse retrasada, ya que la compañía tendrá que garantizar que un servicio de viaje autónomo será más seguro para pasajeros y peatones que uno operado por conductores humanos. 

Por su parte Waymo espera lanzar un servicio autónomo de asistencia médica en varias ciudades para fines de este año, y GM planea hacerlo en 2019 , aunque no está claro si alguna de las compañías tendrá que retrasar esos objetivos debido a los últimos sucesos.

El accidente de este mismo lunes también puede cuestionar las nuevas legislaciones de estados como California y Arizona que permiten que las compañías de automotrices y tecnológicas prueben vehículos que conducen sin conductores humanos de respaldo que puedan intervenir si el vehículo comete un error.

Al igual que cualquier tecnología nueva y disrruptiva, los coches sin conductor tienen el potencial de hacer que las vidas de las personas sean más fáciles y seguras a gran escala. La rapidez con la que las empresas automotrices y tecnológicas puedan convertir los vehículos sin conductor de una posibilidad en realidad dependerá de cómo lidien con los obstáculos que se encuentren por el camino.

Te puede interesar