Pasar al contenido principal

El uso de falsos autónomos en Glovo, Deliveroo y Uber Eats resta 76,8 millones de euros a la Seguridad Social cada año, según UGT

Repartidor de comida a domicilio de la empresa Glovo
Gettyimages
  • UGT denuncia que el uso de falsos autónomos en plataformas como Glovo, Deliveroo y Uber Eats resta 76,8 millones de euros al año a la recaudación de la Seguridad Social.
  • Sus cálculos estiman que las empresas de reparto a domicilio que recurren a esta práctica dejan de pagar unos 168 millones de euros, entre sueldos y cotizaciones.
  • De este modo, un repartidor que sea falso autónomo pierde al año unos 4.200 euros de salario, según el sindicato.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

No es ningún secreto que las empresas de reparto de comida a domicilio recurren a falsos autónomos para ahorrarse indebidamente salarios y cotizaciones sociales de sus trabajadores. Los inspectores de Trabajo llevan meses desarrollando una campaña contra el fraude en la contratación en las plataformas online, centrado en compañías como GlovoDeliveroo o Uber Eats, entre otras.

Los efectos del abuso de la figura del falso autónomo son contrapuestos: las empresas reducen costes en la misma medida en la que aumenta la precariedad de sus trabajadores. Sin embargo, también hay que tener en cuenta que ahorrarse la contratación de empleados incide directamente en la recaudación de la Seguridad Social.

Leer más: Un juzgado da la razón a un 'rider' de Deliveroo y dicta que trabajaba como falso autónomo

Así, UGT ha calculado cuánto se ahorran las plataformas Glovo, Stuart, Uber Eats y Deliveroo por tener a sus repartidores en el limbo legal de los falsos autónomos. En total, sus cálculos estiman que las empresas de reparto a domicilio que recurren a esta práctica dejan de pagar unos 168 millones de euros, entre sueldos y cotizaciones.

El lado salarial ascendería a unos 92 millones de euros, dado que el sindicato estima que los 14.300 repartidores que trabajan para esas 4 empresas están perdiendo al año unos 4.200 euros de sueldo cada uno. Para llegar a esta cifra, UGT compara el convenio más parecido al de reparto, el de hostelería, que paga 1.435 euros mensuales, mientras que su retribución media está en torno a los 900 euros.

Respecto a las cotizaciones, los cálculos de UGT estiman que la Seguridad Social deja de ingresar 76,8 millones de euros cada año o, lo que es lo mismo, 3.400 euros por cada falso autónomo. Al no hacer contrato a sus trabajadores, la empresa les traspasa la obligación de cotizar, lo que el sindicato calcula que supone para los repartidores un gasto de hasta 41 millones de euros.

Leer más: La Inspección de Trabajo envía un cuestionario a repartidores de Glovo para pillar a la empresa por falsos autónomos

El secretario de Acción Sindical de UGT, Gonzalo Pino, aseguraba este jueves a Cinco Días que el modelo fraudulento de contratación de falsos autónomos es el que está detrás del éxito del modelo de negocio de estas plataformas, que “si contrataran como asalariados a sus repartidores tendrían incluso que cerrar”.

Desde agosto de 2018 Trabajo ha detectado a 32.067 trabajadores que deberían haber sido inscritos en el régimen general por sus empresas, de los que más de 8.000 se localizaron en el primer semestre de 2019 en las aplicaciones de reparto de comida a domicilio. Trabajo obligó a las plataformas a reconocer la relación laboral con sus empleados y a darles de alta ante la Seguridad Social.

Y además