Qué son las criptomonedas y cómo se crean: los conceptos más relevantes de este mercado

Minería de criptomonedas
Reuters

Durante los últimos años se ha desarrollado un mayor interés en las criptomonedas.

Cada vez hay más usuarios que están dispuestos a invertir en criptoactivos por el furor que han causado, experimentando subidas en los mercados que pueden hacer recordar al de las empresas más disruptivas en las bolsas o, por el contrario, a burbujas que han terminado por estallar. 

El debate cada vez está más en auge, pero, antes de todo, hay muchos usuarios que tienen desconocimiento sobre este espacio y por eso se preguntan qué son las criptomonedas y cómo se crean. 

Seguramente hayan estado familiarizadas con conceptos como bitcoin o blockchain, aunque no saben mucho más allá. Por eso, es el momento de hacer una explicación precisa sobre en qué consisten las criptodivisas y de qué manera se pueden crear ampliando su presencia dentro de su entorno. 

En primer lugar, cabe destacar que las criptomonedas son monedas digitales que están diseñadas para que funcionen como un medio de intercambio. En este sentido, exactamente igual que las divisas tradicionales. 

Son monedas alternativas –altcoin es una de sus principales denominaciones–, y una de sus principales elementos diferenciadores es que tienen elementos tecnológicos tras ellas. Especialmente, estas divisas virtuales o tokens, utilizan criptografía para asegurar y verificar las transacciones, y para controlar la creación de nuevas unidades. 

Cómo elegir un bróker si quieres comenzar a invertir en bolsa

La tecnología blockchain, que está llamada para ser la gran revolución en el sistema de transacciones internacional y que es la base de los criptoactivos, permite modelos descentralizados y seguros entre participantes que no se conocen o no se fían unos de otros: esto hace posible la emisión de criptomonedas sin que haya una institución central que las regule. 

Las primeras criptomonedas nacieron en 2009, tras el nacimiento de bitcoin, y muchas han sido creadas bajo su misma estructura, es decir que funcionan bajo una base de datos descentralizada, usualmente una cadena de bloques o blockchain. 

La invención del bitcoin logró resolver el problema del doble gasto sin una autoridad central. El paper publicado por Satoshi Nakamoto, su creador, resolvía este problema, y lo hacía sin tener que acudir a un servidor central. 

A diferencia de las monedas tradicionales, las criptomonedas permiten microtransacciones, basadas en la divisibilidad de sus unidades. Por ejemplo, el bitcoin se puede dividir en hasta 100 millonésimas partes, esto es que su unidad mínima equivale a 0,00000001. 

Esto ofrece la posibilidad de hacer transferencias de pequeño tamaño. Algo que no se puede hacer con el dinero y los sistemas de pago actuales, ni siquiera con los pagos móviles, que además siempre necesitan de una cuenta bancaria para su funcionamiento.

La criptodivisa que tiene más fama y cuya capitalización abarca más del 65% de todo el mercado es el bitcoin. Sin embargo, también existen otras que tienen una gran relevancia como son Ethereum, Litecoin o Ripple. Incluso, algunas que nacieron como un meme de internet como es el caso de Dogecoin, cuyo recorrido al alza ha sido espectacular desde principios de enero del 2021

De hecho, según CoinMarketCap hay registradas unas 8.262 en la actualidad. Eso sí, se estima que pueden existir hasta unas 20.000. 

Después de la subida del bitcoin por encima de los 50.000 dólares, solo las criptomonedas de mayor relevancia suman una capitalización de mercado superior a los 1,5 billones de dólares. Una cifra que evidencia el gran tamaño que ha adquirido este mercado en los últimos meses con la entrada de mayores inversores institucionales y minoristas. 

Cómo se crean las criptomonedas

He aquí la segunda gran cuestión por parte de muchos usuarios: ¿cómo se crean las criptomonedas? 

Hay muchas formas de crear una criptomoneda, ya que se puede hace de forma manual como hizo Satoshi Nakamoto con el bitcoin o, por el contrario, se puede recurrir a alguno de los servicios que hay actualmente para crear blockchains de forma automática sin ningún problema.

Aprende a invertir tu dinero y batir a la inflación

El inicio verdadero pivotará en torno a una idea, aunque también cobra una gran importancia el componente tecnológico. De este modo, hay dos maneras de crear una criptodivisa: crear tu propia cadena de bloques (blockchain), ya que la misma tendrá su propia criptomoneda; o bien utilizar NEO, Ethereum o cualquier otra plataforma similar para crear una aplicación, que tendrá su propio "token".

Por lo tanto, lo primero que tienes que decidir es si vas a crear un "token" o una "moneda", si empezarás desde cero o si darás uso a la tecnología que ya existe. 

Las monedas y los tokens son criptomonedas. Esto es algo que debes tener muy claro. Se diferencian en que las divisas digitales pertenecen a su propia cadena de bloques, mientras que una ficha se construye sobre una blockchain ya creada. De este modo, puede haber miles de tokens desarrollados bajo una misma cadena de bloques, mientras que sólo puede haber una divisa.

Algunas de estas cadenas de bloques pueden utilizarse para crear tokens. La más popular, por ejemplo, es Ethereum.

La creación de una moneda es muy costosa y lleva mucho tiempo. No obstante, si no quieres crear tu propia cadena de bloques, puedes pensar en desarrollar un token. Así, tendrás la posibilidad de desarrollar una aplicación que se ejecute bajo una cadena de bloques existente, como las mencionadas anteriormente.
 

Otros artículos interesantes:

El BCE es el último supervisor que ha cargado contra la criptomoneda de Facebook: estas son las grandes críticas recibidas hasta ahora

'Bull run' en las criptomonedas: ¿superará el bitcoin los 130.000 euros o solo son rumores del mercado?

10 consejos para proteger tu móvil de ciberamenazas según el Centro Criptológico Nacional del CNI