Por qué los supermercados apuestan por la marca blanca y discriminan al resto

compra supermercados
  • Cada vez más y en diferentes grados, los supermercados y grandes superficies van quitando marcas comerciales, que se quejan de esa discriminación. 
  • Cada vez estas cadenas apuestan más por sus marcas blancas, con grandes retiradas de las de los fabricantes.

Seguramente es complicado de ver entre tanta oferta y tantos cambios, pero igual te has dado cuenta de que cada vez abundan más las marcas blancas y el porcentaje de estos productos respecto al total. Lo hacen en detrimento de las marcas comerciales generales, que ya han dado la voz de alerta y de descontento ante una tendencia imparable, tras una nueva "ofensiva" de marca blanca y retirada de marcas de fabricante. ¿Por qué está ocurriendo esto?

Los supermercados han encontrado en las marcas blancas una estrategia clave para atraer y retener clientes, que a su vez responden cada vez más positivamente, ante el ahorro en una época de inflación y coste de la vida alto con bajos sueldos, además de que muchos de ellos, según diversos análisis, se muestran de más calidad que los de las marcas generales, cuando la intuición diría lo contrario. 

Este enfoque no solo responde a una búsqueda de diferenciación, sino también a una estrategia económica bien pensada. La reciente tendencia de incrementar la presencia de productos de marca propia, reduciendo al mismo tiempo la oferta de marcas de fabricantes, es un claro reflejo de las dinámicas del mercado que favorecen las etiquetas blancas.

Qué son las marcas blancas

Las marcas blancas, también conocidas como marcas del distribuidor, son productos fabricados por terceros, pero vendidos bajo el nombre o marca del supermercado. Esta modalidad ha ganado terreno en los últimos años, convirtiéndose en una opción preferente para muchos consumidores

Según un informe de la consultora Kantar, se ha evidenciado una reducción significativa en la oferta de productos de marca de fabricante en favor de un aumento en los productos de marca blanca. Mercadona es la que más empeño ha puesto, con un 45% de reducción, el doble de la media, seguido de Dia (-42%); Eroski (-31%); Alcampo (-23%), Carrefour (-20%) y Lidl (-14%).

¿Por qué esta preferencia por las marcas propias?

Los supermercados han identificado en las marcas blancas una serie de ventajas competitivas. En primer lugar, ofrecen una mejor relación calidad-precio, lo que resulta especialmente atractivo en periodos de inflación o incertidumbre económica

Además, permiten a los supermercados tener un control más directo sobre la producción y los costos, maximizando así sus márgenes de beneficio. Por otro lado, las marcas propias ofrecen una manera de fidelizar al cliente, quien asocia directamente la calidad del producto con el establecimiento donde lo adquiere.

La perspectiva de los molestos fabricantes

La creciente apuesta por las marcas blancas no ha sido bien recibida por todos. Fabricantes de marcas líderes han expresado su preocupación ante lo que consideran una política de discriminación. Argumentan que esta tendencia está limitando la innovación y afectando negativamente al empleo generado por estas empresas. 

La reducción del surtido de productos de fabricante en los lineales de los supermercados es vista como una competencia desleal, afectando no solo a los fabricantes sino también a la diversidad de opciones disponibles para los consumidores, lo que a la larga puede provocar una subida de precios al haber menos opciones que no sean marcas blancas. 

Los supermercados se defienden y argumentan

Ante las acusaciones de discriminación y competencia desleal, los supermercados sostienen que la estrategia de marcas blancas beneficia directamente al consumidor, ofreciendo productos de calidad a precios más accesibles. Argumentan que la libertad para fijar precios y márgenes es esencial para mantener un mercado competitivo que, en última instancia, favorece a los consumidores. 

Además, señalan que muchos de los fabricantes que critican las marcas blancas son, de hecho, productores de estas para distintos distribuidores, evidenciando la complejidad y la interdependencia del mercado actual.

La apuesta de los supermercados por las marcas blancas, ¿responde a una estrategia pensada para satisfacer las demandas actuales de los consumidores, buscando ofrecer productos de calidad a precios más bajos o a copar más mercado? Solo el tiempo lo dirá. 

Conoce cómo trabajamos en BusinessInsider.

Etiquetas: ahorroMercadona, Competencia, Consumo, Empresa