Pasar al contenido principal

Los taxistas madrileños ponen fin a la huelga tras 16 días de paro, muchas tensiones y un gran agujero en sus carteras

Los cuatro bulos en la huelga de taxi
  • Los taxistas de Madrid han desconvocado la huelga que mantenían desde el lunes 21 de enero.
  • El sector ha celebrado este martes un referéndum donde ha ganado por una escasa mayoría la opción de terminar con los paros, un 53% de los votantes.
  • Al contrario que en Barcelona, los taxistas madrileños no han conseguido los objetivos que pretendían con estas movilizaciones.

Los taxistas de Madrid vuelven a prestar servicio tras 16 días de huelga y la negativa de la Comunidad de Madrid a regular a los VTC por la vía express tras la falta de consenso entre ambos sectores.

El presidente de la Federación Profesional del Taxi, Julio Sanz, ha sido el encargado de comunicar el resultado de las votaciones en la sede de su organización patronal. Con un 53% de los votos, los taxistas han decidido regresar a las calles y desconvocar la huelga.

Leer más: Por qué no se debe limitar el número de licencias de taxi ni de VTC, según la CNMC

Pese a los 16 días de paros y protestas los taxistas madrileños no han conseguido las reformas legales que pretendían.

Todas sus propuestas y demandas han sido rechazadas por Ángel Garrido, presidente de la Comunidad de Madrid y además, han visto cómo su imagen quedaba bastante dañada ante la opinión pública y cómo sus bolsillos se veían afectados por estos paros. Cada taxista ha dejado de facturar una media 170 euros por cada jornada en la que ha dejado su vehículo estacionado en la calzada, según los cálculos de Economía Digital.

Los resultados de estas movilizaciones en la capital de España están muy lejos de alcanzar el mismo grado de satisfacción dentro del sector que el de, por ejemplo, sus compañeros catalanes, que sí consiguieron una nueva normativa con una precontratación de los VTC de 15 minutos y que ha propiciado que empresas como Uber y Cabify hayan decidido abandonar la ciudad condal.

De esta forma los taxistas madrileños ponen punto y final al cierre sectorial, aunque las asociaciones de este colectivo se han comprometido a continuar buscando diferentes vías que permitan establecer dicha regulación puesto que se sienten "insultados" y "humillados" por el Gobierno autonómico.

 

Y además