La sencilla razón por la que te quedas dormido en el sofá pero luego no consigues conciliar el sueño cuando te vas a la cama

pareja durmiendo en sofá
Getty Images
  • Para mucha gente resulta fácil dormirse en el sofá pero después no logran conciliar el sueño al irse a la cama.
  • Como explican a Maldita.es los expertos, esto puede deberse a que las personas con problemas de sueño tienden a obsesionarse con no poder dormir cuando están en la cama, mientras que en el sofá no sienten esa ansiedad.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Siempre pasa igual, te sientas a ver una película al final del día y eres incapaz de verla terminar. A la mínima te quedas dormido en el sofá. 

Lo curioso es que una vez que te despiertas y te vas a la cama no logras conciliar el sueño. Es meterte en ella y los ojos como un búho, mientras esperas sin éxito a caer rendido en los brazos de Morfeo.

Pero ¿por qué te duermes tan fácilmente el sofá pero luego no consigues conciliar el sueño en la cama? Algunos expertos han perfilado en Maldita.es los motivos que pueden explicarlo.

Lo primero que hay que entender es que el sueño es una respuesta fisiológica, y no puedes hacer nada voluntario para conseguirlo. Aparece porque estás cansado, llega la noche y tu cuerpo digamos que se "activa" para dormir.

A esto se le suman ciertas circunstancias ambientales que contribuyen a que esto sea más fácil, como explica Francesca Cañellas, psiquiatra de la Unidad Multidisciplinar del Sueño del Hospital Universitario Son Espases de Palma de Mallorca 

Entre estas se incluyen que haya oscuridad, un nivel térmico confortable, que estemos tumbados o que nos sintamos seguros y tranquilos, enumera la también miembro del Grupo de Trabajo de Insomnio de la Sociedad Española del Sueño.

Todo ello se da normalmente en tu cuarto. Pero para algunas personas con problemas previos de sueño la cama se asocia con expectativas frustradas. Y empiezan a obsesionarse con la idea de no poder dormir.

 "Acaban creando una asociación negativa entre meterse en la cama y dormir que termina siendo precisamente la causa, o una de las causas, de que no puedan dormir", evidencia Cañellas.

Por decirlo de una manera simplista, el insomnio surge cuando te empeñas en conciliar el sueño. Algo que no sucede en el sofá. "Porque cuando estabas viendo esa película no estabas agobiado por no poder dormir", comenta la experta. 

Cuando estás centrado en la trama de una película (lo mismo que al escuchar una canción, o leyendo), induces el estado de relajación necesario para dormir al distraer tu mente de pensamientos estresantes que pueden mantenerte despierto.

Esta ausencia de expectativas y relajación se suma a que el sofá supone un "sitio cómodo y seguro". Por tanto se reúnen muchos de los requisitos necesarios para conciliar el sueño que luego en parte no se trasladan a la cama.

Hay otro elemento más. Esa cabezadita en el sillón puede haber descargado parte del cansancio necesario para que tu cuerpo "quiera" quedarse dormido. Por lo que cuando te vas a la cama es normal que cueste más conciliar el sueño.

Pero ponerle fin a esta práctica, puede ser relativamente sencillo, según aconseja Cañellas.

Simplemente, cuando estés en el sofá y notes que tus ojos comienzan a cerrarse, "apaga la tele y vete inmediatamente a la cama".

Otros artículos interesantes:

Si cada noche luchas por conciliar el sueño esta curiosa estrategia contra el insomnio te ayudará realmente a dormir

¿Es realmente la valeriana un buen método contra el insomnio? Esto es lo que dicen algunos estudios científicos al respecto

11 consecuencias para tu salud a las que te expones al no dormir las 8 horas diarias que necesita tu cuerpo