Por qué Tesla se plantea cambiar su estrategia en China pese al aumento de ventas

Elon Musk en una gala

REUTERS

La relación entre Tesla y China continúa siendo complicada. La compañía automovilística sopesa revaluar la forma de vender sus coches eléctricos en el país, su segundo mayor mercado. Una de las medidas que se plantean es cerrar las salas de exposiciones que tienen en los centros comerciales más importantes, como los ubicados en Pekín, donde el flujo de ventas cayó desde las restricciones del covid-19. 

Este cambio favorecería al bolsillo de Tesla, ya que ubicaría sus tiendas en zonas suburbanas menos caras. Además, en estos nuevos locales podrían ofrecer también reparaciones, uno de los objetivos que tiene Elon Musk para mejorar el servicio que ofrece a los clientes. Con esta medida esperan agilizar los tiempos de espera, una de las principales quejas de sus usuarios.

Según publica Reuters, como parte de este impulso, Tesla está buscando aumentar la contratación de técnicos y otro personal para trabajos de reparación en China. De hecho, la sección de contratación de la web de la compañía en China ofertaba más de 300 vacantes para estos puestos

El propio Musk se ha comprometido públicamente a agilizar esta espera. A través de su cuenta de Twitter, el CEO de Tesla respondía a un usuario en Texas que se quejaba de que había tenido que esperar un mes para que arreglaran su coche, que había hecho un avance en este servicio para que la rapidez sea una prioridad. 

A diferencia de los principales fabricantes de automóviles, Tesla es propietaria de todas sus tiendas, en lugar de depender de los concesionarios, además de la venta online. Esa independencia le ha permitido poder ajustar su estrategia de venta al por menor que en un principio había sido creada para Apple. 

Este nuevo enfoque en el área comercial de Tesla, que se ha convertido en la segunda marca más vendida del país solo por detrás de BYD, reflejaría la intención de la empresa en fidelizar a sus clientes. 

"No es necesario abrir salas de exposición en centros comerciales caros, especialmente cuando el negocio de las reparaciones se ha vuelto lucrativo", explica Yale Zhang, director gerente de la consultora Automotive Foresight, con sede en Shanghái. "Tiene más sentido mantener solo una o dos salas de exposición en el centro de la ciudad para mantener el posicionamiento de la marca, pero trasladar más a las afueras".

 

Desde 2013 hasta ahora, Tesla cuenta con más de 200 puntos de venta por toda China. Sin embargo, la mayoría de estos puntos están ubicados en zonas muy caras, lo que hace que el espacio sea limitado y no puedan incluir puntos de reparaciones. Un ejemplo son las dos primeras tiendas que abrieron en Pekín y Shanghái. 

Tesla no es el único fabricante que ha visto como sus ventas han descendido a raíz de las fuertes restricciones vigentes en el país por la pandemia. Con estas medidas, la compañía estadounidense parece querer resarcirse de la poca atención que ha dedicado a las quejas de los usuarios chinos por los tiempos de espera.

Por su parte, los principales rivales de Tesla en China, BYD y Xpeng, cuentan con un modelo mixto de la venta al por menor, por un lado, cuentan con sus propias tiendas, pero también recurren a distribuidores externos. 

Otros artículos interesantes:

El fabricante chino de coches eléctricos que ya vende más que Tesla y al que respalda Warren Buffett desembarcará en España en 2023: por qué es importante

Un propietario denuncia a Tesla y Elon Musk por mentir sobre las capacidades del Autopilot

Un responsable de Tesla revela los planes de la compañía para los próximos 5 años

Te recomendamos