Qué tienen en común el coche autónomo y el futuro de la vivienda, según el CEO de Housell

  • Guillermo Llibre, CEO de Housell, destaca en el XV Smart Business Meeting el impacto tecnológico en la cadena de valor inmobiliaria, agilizando la gestión hipotecaria con inteligencia artificial o aplicando blockchain a la tokenización de inmuebles
  • Llibre desvela qué tiene en común el coche autónomo con la vivienda.
  • Descubre más historias en Business Insider España.
Cintillo patrocinio Havas

El coronavirus ha significado un refuerzo el proceso de transformación digital en el sector inmobiliario, al igual que en muchos otros sectores de la economía. Así, tecnologías como la inteligencia artificial, el big data, el blockchain, los chatbots, el uso realidad virtual y realidad aumentada o incluso de drones ya se estaba ensayando en el real estate, de modo que en 2019 ya existían en España más de 230 compañías inmobiliarias puramente tecnológicas.

El desarrollo de esas tecnologías ha supuesto el despegue del proptech, especialmente a partir de la pandemia, que ha supuesto un fuerte espaldarazo a las startups que ofrecen visitas virtuales a lo inmuebles que tienen a la venta y ha ofrecido nuevas funciones para optimizar la gestión de sus viviendas o para aportar más armas al marketing inmobiliario a través de herramientas tecnológicas interactivas

El impacto de la digitalización en el sector inmobiliario y los retos y oportunidades que puede crear para usuarios y profesionales ha sido uno de los temas que ha contado con un análisis en profundidad en el XV Smart Business Meeting, en el que un panel de expertos y directivos del sector inmobiliario han analizado el impacto de la crisis en el mercado, las posibles soluciones al problema de la vivienda social y la sostenibilidad y los problemas que pueden perjudicar la recuperación de su sector.

Así serán las viviendas en 2030: los robots y el teletrabajo cambiarán el mercado inmobiliario

Entre estos expertos, el CEO de Housell, Guillermo Llibre, destaca que su plataforma inmobiliaria online, en la que asegura que más de 20.000 clientes han optado por vender su vivienda en los últimos 4 años, se basa en ofrecer transparencia y sencillez y en simplificar el proceso de compraventa al vendedor, intentando ahorrar a través del uso de la tecnología, que considera que "lo facilitará todo" en el terreno de la vivienda.

Cambios tecnológicos a corto, medio y largo plazo para el sector inmobiliario

Guillermo Llibre repasa 3 ejemplos sobre cómo las nuevas tecnologías impactarán en toda la cadena de valor del sector inmobiliario en el corto, medio y largo plazo y que, en su opinión, cambiarán drásticamente la industria de la vivienda. En primer lugar, señala a la agilización del crédito hipotecario, destacando que en varios países y entidades que permiten acceder a esa financiación con un click, frente a las trabas que aún existen en la mayoría de mercados.

"Hoy, si no tienes un trabajo con un contrato indefinido es complicado acceder" a una hipoteca, según el CEO de Housell, que asegura que la inteligencia artificial y sus sistemas de aprendizaje pueden sacar partido a las bases de datos del sector del real estate para favorecer que haya un mayor dinamismo en la concesión de estos créditos y que la decisión no se centre en el momento laboral concreto de quien los solicite.

Guillermo Llibre, CEO de Housell

Business Insider España

"Si somos capaces de darle forma a toda esa información en el ámbito más vinculado al crédito hipotecario, somos capaces de ser mucho más dinámicos, ágiles y juzgar a alguien no por un hoy, por si hoy tiene un trabajo indefinido o no, sino juzgar si tiene unos skills y una serie de condicionantes", explica Llibre, asegurando que este es solo un ejemplo de las múltiples aplicaciones de la inteligencia artificial en este ámbito.

Más a largo plazo, Guillermo Llibre destaca las posibilidades del blockchain y el DeFi (finanzas descentralizadas, en castellano). "Es muy interesante, oímos ejemplos de tokenización de inmuebles y nos suena a 4 tipos raros en un garaje haciendo pruebas", afirma, explicando que blockchain significa descentralización, pero también inmutabilidad de la información, liquidez e inmediatez.

"Por coger 2 de ellas y ver ejemplos de convergencia, liquidez e inmediatez pueden permitir que pueda estar transaccionando en un contrato inteligente la compra de un inmueble o de un trocito de un inmueble, y esto ya ocurre", asegura Llibre, señalando que las capitalizaciones en el mercado de tecnologías como Ethereum alcanzan niveles abrumadores y que puede ser un gran error no tener en cuenta estas variables en el diseño de los planes de estrategia de las empresas.

"[Serán posibles] ejemplos muy raros como pasar la noche en un inmueble que puedes comprar con un click de ratón, si pagas un gasto o unas comisiones con un contrato inteligente, y al día siguiente venderlo suena muy raro, pero podrá ser viable, tecnológicamente hablando, culturalmente es muy distinto" asegura Guillermo Llibre.

Por último, en cuanto a ejemplos a largo plazo, Llibre se centra en el impacto del vehículo autónomo en el futuro de la vivienda, destacando que "cambia muchas de las reglas" del mercado inmobiliario, como el aumento del suelo disponible. "Cambian muchas cosas con algo que, de nuevo, parece que estamos muy lejos pero hablas con gente del sector y la tecnología existe, funciona y estamos a quizás, 6, 8 o 10 años vista", destaca, resaltando que estas facilidades abrirán un debate a "3 o 15 años vista".

El CEO de Housell compara este rápido desarrollo tecnológico con la duración de 30 o 35 años que suelen tener las hipotecas, señalando que tanto como parte del sector como consumidor resulta excitante pensar que estos cambios tecnológicos están tan cerca, destacando que estas innovaciones tienen que tenerse en cuenta dentro de los planes de las empresas del sector real estate.

Industrialización para no seguir construyendo como hace 100 años

Por su parte, el CEO de Aedas Homes, David Martínez ha destacado que el gran reto de la industria de promoción y fabricación de vivienda nueva es la construcción. "Hoy en día ya no hay albañiles, el ladrillero que todos hemos conocido es como el lince ibérico, una especie en extinción", asegurando que este personal cualificado y su oficio desaparecerán en pocos años como muchos otros.

"Nosotros, desde Aedas Homes, hace ya 3 años venimos implementando nuevos métodos de construcción, precisamente para ir anticipándonos a esa situación que vamos a padecer no tardando mucho, y ya tenemos varios socios que nos fabrican las viviendas en módulos en plantas de ensamblaje, que se fabrican como en la cadena de producción de un coche y una vez que los módulos están construidos se llevan al solar y se van ensamblando", asegura.

Estos nuevos métodos de industrialización de la construcción les permiten entregar viviendas en 9 meses, según Davíd Martínez, que añade que este tipo de procesos permiten reducir al mínimo los errores de construcción, señalando que también se aplica para la fabricación de fachadas industrializadas, tabiques o cuartos completos, como cuartos de baño, de los que destaca que este año tienen previsto instalar 1.800 unidades.

"Eso nos permite reducir errores, plazos y también dar más certeza a los precios, el futuro viene por aquí", señala David Martínez, que afirma que actualmente falta mano de obra especializada, la construcción ya no resulta atrayente como trabajo. "Es una industria dura, con márgenes reducidos, con poco valor añadido y, por tanto, estamos transformándola, somos la última industria en transformarse", explica.

"Si pensamos 15 años atrás, la mayoría de las industrias han transformado sus modelos de negocio, en cambio, todavía la construcción no, seguimos construyendo como hace 100 años", recalca el CEO de Aedas Homes, reconociendo que, pese a que los medios auxiliares se han modernizado, su operativa es prácticamente la misma. "Y eso no tiene sentido", sentencia.

Jesús Gil Marín, cofundador y CEO de Gilmar, destaca que su compañía invierte en tecnología, señalando que han realizado operaciones durante la pandemia con realidad virtual, proyectos online, firmas electrónicas y nuevos métodos digitales de gestión de bases de datos de clientes, lo que permite vendan promociones en poco tiempo solo a través de esas bases de datos, sin necesidad de anunciarlas.

No obstante, Gil Marín destaca que su principal inversión es en capital humano. "Invertimos muchísimo en la gente, si Gilmar tiene algo bueno, es su gente, es mucho mejor que los directivos", asegura, apuntando a la importancia de la formación y la actualización. "El componente humano me sigue pareciendo vital en esta transacción, es verdad que las nuevas tecnologías parece que llegan casi a suplir, pero creo que es imposible, un buen asesoramiento a través de un buen profesional te evitas muchos problemas", concluye el CEO de Gilmar.

LEER TAMBIÉN: Tecnología al rescate del sector inmobiliario: el coronavirus impulsa a las startups dedicadas a ofrecer visitas en realidad virtual y a digitalizar las herramientas del sector

LEER TAMBIÉN: 5 tecnologías que están revolucionando el sector inmobiliario

LEER TAMBIÉN: La hipoteca digital encuentra un inesperado aliado en el coronavirus y ya se postula como el modelo de contratación del futuro

VER AHORA: Los expertos analizan los modelos de trabajo, la regulación y la ciberseguridad en los nuevos espacios híbridos en el evento Next Now