Más de 1.600 trabajadores de Google piden por carta al CEO dejar de vender tecnología a la policía: "Queremos que Google dé pasos reales para ayudar a acabar con el racismo"

El CEO de Google, Sundar Pichai.
El CEO de Google, Sundar Pichai.
REUTERS/Yves Herman
  • Más de 1.600 trabajadores de Google han firmado una carta al CEO, Sundar Pichai, pidiéndole que la compañía deje de vender su tecnología a la policía.
  • Unos 20 empleados han escrito la carta, en la que se asegura que la plantilla está "decepcionada" con la respuesta de la firma a las muertes de George Floyd y Breonna Taylor.
  • El escrito pone de relieve cómo Google trabaja con el Departamento de Policía de Clarkstown, que ha sido acusada de vigilar a los manifestantes del Black Lives Matter.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Cerca de 1.700 trabajadores de Google han firmado una carta al CEO de la compañía, Sundar Pichai, que se ha hecho pública este lunes. En ella, se pide al directivo que la empresa deje de vender su tecnología a los cuerpos policiales.

Después de las protestas por las muertes de George Floyd y Breonna Taylor, ambos a manos de la policía, un grupo de unos 20 empleados comenzaron a discutir la forma en la que Google había sido "cómplice", según un empleado que pide permanecer en el anonimato. Los trabajadores empezaron a escribir esta carta hace dos semanas y han reunido unas 1.670 firmas hasta ahora.

El mensaje es similar a un movimiento de empleados de Microsoft, que ya escribieron una carta al CEO Satya Nadella a principios de junio pidiendo que la compañía pusiese fin a sus contratos con los departamentos policiales estadounidenses.

"Es el problema del que la gente está ahora hablando", explica el empleado anónimo de Google a Business Insider. "Hay un movimiento por la abolición y el desmantelamiento policial en esta esfera".

Leer más: Los empleados de Google no podrán disfrutar de sus beneficios corporativos en la vuelta a las oficinas: adiós al gimnasio, a las cápsulas para dormir y a los masajes

Un portavoz de Google ha asegurado que están revisando las sugerencias de producto de los trabajadores y que por ahora sus soluciones como Gmail, G Suite o la plataforma de Google Cloud siguen disponibles para su uso a organizaciones gubernamentales y autoridades locales, incluyendo departamentos policiales.

"Estamos comprometidos en lograr una diferencia con sentido para combatir el racismo sistémico, y nuestros empleados han hecho cerca de 500 sugerencias sobre nuestros productos en las últimas semanas, que ahora estamos revisando", asegura este portavoz en un comunicado.

Los redactores de la misiva enumeran varios casos por los que están "decepcionados" con la compañía, como la inclusión como caso de 'éxito' del contrato con el Departamento de Policía de Clarkstown, en Nueva York, que usa las soluciones de G Suite. Este departamento fue demandado en 2017 por hacer vigilancias ilegales e intimidar a manifestantes del Black Lives Matter, aunque el caso se cerró con un acuerdo de 40.000 euros el año pasado.

Leer más: Las marcas de moda se suben a la ola del movimiento 'Black lives matter' tras sufrir saqueos en sus tiendas en Estados Unidos

Antes, la Policía de Clarkstown ya había sido demandada por iniciar una investigación contra una plataforma de afroamericanos llamada We The People que había interpretado una obra de teatro en la que un policía blanco disparaba contra un policía negro fuera de servicio. La Policía de Clarkstown y We The People alcanzaron un acuerdo de más de 265.000 euros en 2017.

Además, Google ha permitido a la policía llevar a cabo órdenes de geofencing, una tecnología que permite a los policías recopilar grandes cantidades de datos de los teléfonos móviles que tengan el historial de localización de Google activado y que hayan estado cerca de una escena del crimen en el momento en el que tuvo lugar.

"Mientras como sujetos estamos manteniendo difíciles pero necesarias conversaciones con nuestros familiares, amigos y conocidos, estamos increíblemente decepcionados con la respuesta de nuestra compañía", asegura la carta. "Queremos que Google dé pasos reales para ayudar a desmantelar el racismo. Como sociedad ya hemos superado el punto en el que decimos Black Lives Matter, ahora tenemos que demostrarlo en nuestros pensamientos, en nuestras palabras, y en nuestras acciones".

Públicamente, Google ya había hablado en un comunicado de racismo sistémico. En él, Pichai dice que "los eventos de las últimas semanas reflejan profundos desafíos estructurales". "Trabajaremos de cerca con la comunidad negra para desarrollar iniciativas y productos que aporten soluciones a largo plazo. Os mantendremos actualizados. Como parte de esta tarea, daremos la bienvenida a vuestras ideas sobre cómo usar nuestros productos y tecnología para mejorar la accesibilidad y la igualdad de oportunidades".

También prometió aumentar la presencia de minorías en los cargos directivos hasta un 30% para 2025. Ahora, solo el 2,6% de los líderes de Google son negros, 3,7% son latinos y el 0,5% son nativos americanos.

Recientemente, trabajadores de Amazon y Microsoft también han retado el trabajo de sus compañías con las fuerzas policiales. Cuando Amazon sacó un comunicado a principios de mes asegurando su "solidaridad con la comunidad negra", un empleado respondió por Twitter: "¿Qué contratos policiales habéis dejado? ¿Cuántos quedan?".

Una semana después, Amazon anunció que suspendería el uso policial de su controvertida tecnología de reconocimiento facial durante un año. Amazon todavía trabaja con más de 600 departamentos policiales por todo Estados Unidos, lo que permite a los agentes pedir las grabaciones de dispositivos Ring en áreas donde se ha cometido un crimen.

Leer más: IBM retira su negocio de reconocimiento facial y su CEO pide un "diálogo nacional" sobre el encaje legal y el uso de esta tecnología

De hecho, 250 trabajadores de Microsoft firmaron una carta a principios de mes pidiéndole a la compañía que dejase de trabajar con departamentos policiales, que apoyase reformas en Seattle incluyendo las inversiones en cuerpos policiales y que hiciese reformas internas para dar apoyo a los trabajadores tanto en las manifestaciones como en la pandemia.

Este es el comunicado de un portavoz de Google:

Estamos comprometidos con provocar una diferencia con sentido para combatir el racismo sistémico, y nuestros empleados han hecho más de 500 sugerencias de productos en las últimas semanas, que estamos revisando. En este sentido, fuimos la primera gran compañía que decidió, hace años, no vender tecnología de reconocimiento facial, y tenemos principios muy claros de Inteligencia Artificial que prohíbe su uso o su venta para vigilancia. Tenemos claros términos de uso para nuestras plataformas como Gmail, G Suite, o Google Cloud, y estos productos siguen estando disponibles para gobiernos y autoridades locales, incluyendo departamentos policiales.

Esta es la carta completa de los trabajadores de Google:

Querido Sundar,

Te escribimos esta carta para pedirte que Google deje de vender su tecnología a las fuerzas policiales.

El movimiento de protesta que comenzó tras el asesinato de George Floyd se ha extendido en todo EEUU y en todo el mundo, y se ha convertido en una rebelión contra el racismo y el terror policial. Los estadounidenses están lidiando con el legado de esclavitud y genocidio sobre los que este país se ha construido, y ha comenzado a identificar el rol que las fuerzas policiales tienen a la hora de mantener un sistema supremacista blanco. La petición para dejar de invertir en policía crece ciudad por ciudad, y es el primer paso para acabar con este sistema permanentemente.

Las últimas semanas nos han enseñado que abordar el racismo no es solo una cuestión de palabras, sino de acciones que se han de tomar para desmantelar las estructuras que lo perpetúan. Como individuos estamos teniendo difíciles pero necesarias conversaciones con nuestros familiares, amigos y colegas, pero estamos increíblemente decepcionados con la respuesta de nuestra compañía. Queremos que Google dé pasos reales para ayudar a desmantelar el racismo. Como sociedad ya hemos superado el punto por el cual decir que Black Lives Matter es suficiente. Tenemos ahora que demostrarlo en nuestros pensamientos, en nuestras palabras y en nuestras acciones.

Nos decepciona saber que Google sigue vendiendo tecnología a fuerzas policiales, y que se pretendan aumentar las ventas hacia ellas en lugar de universe a los millones de ciudadanos que plantean dejar de invertir en estas instituciones. ¿Por qué ayudar a ser más eficaces a las entidades que le pusieron la rodilla en el cuello a George Floyd? No solo eso: la fuerza policial de Clarkstown sigue siendo una historia de cliente de éxito para Google, a pesar de que ha sido denunciada varias veces por vigilancias ilegales contra los organizadores de las movilizaciones por el Black Lives Matter.

Nos decepciona que Google ayude a los cuerpos policiales a rastrear inmigrantes con drones, o a través de inversiones financieras y tecnológicas con Gradient Venture. Google pide a los empleados que den su dinero al Google PAC, solo para que la compañía lo donde a políticos racistas y a supremacistas blancos. Google se está beneficiando del racismo sistémico, por lo que creemos que Google es parte del problema.

Queremos estar orgullosos de la compañía para la que trabajamos. Queremos que la compañía que hemos construido hable de nuestros valores y hable de cómo nos mostramos al mundo.

El legado racista de la policía en Estados Unidos hunde sus raíces por todos lados, como cuando las fuerzas policiales emergieron para proteger los beneficios sobre la esclavitud y el genocidio. Nos queda un largo camino para abordar nuestro completo legado del racismo, pero no deberíamos formar parte del negocio de sacar provecho de la policía racista. No deberíamos estar en el negocio de criminalizar la existencia de negros mientras cantamos que Black Lives Matter.

Nosotros, los aquí abajo trabajadores de Google firmantes, te pedimos que dejes de ofrecer nuestra tecnología a fuerzas policiales.

Ninguno de nosotros será libre hasta que todos lo seamos.

Trabajadores de Google contra el racismo.

Otros artículos interesantes:

Los expertos ponen nota a Tesla, Apple, Nvidia y otras 7 empresas que están desarrollando tecnología avanzada para los vehículos autónomos

Sergey Brin, cofundador de Google, tiene una organización secreta que usa un superyate para enviar exmilitares a ayudar a zonas de catástrofe

YouTube hoy es una máquina de hacer dinero, pero su éxito inicial se debió a un grupo de novatos e incomprendidos 'influencers' que crearon el código para la fama en internet

Te recomendamos

Y además