Pasar al contenido principal

YouTube hoy es una máquina de hacer dinero, pero su éxito inicial se debió a un grupo de novatos e incomprendidos 'influencers' que crearon el código para la fama en internet

Some of YouTube's earliest creators, who helped shape the platform into what it's become today.
Algunos de los pioneros de YouTube, los 'influencers' de la época que ayudaron a construir la plataforma. Ruobing Su

YouTube/Business Insider

  • El debut de YouTube, hace 15 años, no trajo una repentina revolución en el mundo de los vídeos online, pero sí supuso el lanzamiento de una plataforma rompedora y creativa.
  • Business Insider ha hablado con los primeros creadores de contenido de la plataforma. Más de una docena de testimonios han detallado cómo era entonces YouTube y el ecosistema de innovación que le rodeaba.
  • Los entonces influencers de la plataforma, 'Evolution of Dance', 'Lonelygirl15' y otros, han contado lo que significaba ser un fenómeno viral del momento.
  • De repente, YouTube convertía a gente anónima —que subía contenidos— en famosos. Los más populares hicieron de su afición una carrera, sentando las bases de lo que hoy es el sector de los influencers.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Cuando YouTube lanzó su primera versión en mayo de 2005, nadie pensó que esa plataforma iba a revolucionar el mundo de los vídeos online

Algunos de los primeros creadores de contenidos (ahora diríamos influencers) veían YouTube como una página web residual, como cualquier otra, para subir archivos, han contado a Business Insider. La diferencia estaba en que era gratis y que no se nececitaba ningún filtro o verificación para subir vídeos. Los enlaces permitían compartir los contenidos de forma muy sencilla y fácil, y la gente no necesitaba un software específico para publicar. 

Apenas unos meses después, en agosto de 2005, ya había más de 15.000 vídeos en la plataforma y el número medio de visitas al día era de 10 millones. YouTube era el espacio ideal para cualquier que quisiera compartir contenidos, desde secuencias del día a día, hasta clips que no se acostumbraban a ver online. La firma dio carta blanca a toda una generación de creadores, que entonces experimentaban con las posibilidades de la web y, que, después, conformaron una nueva era en el entretenimiento. 

Business Insider ha reogido más de una docena de testimonios de aquellos influencers. Ellos han explicado cómo era entonces YouTube y lo que suponía estar entre las primeras personas que alcanzaron el éxito gracias a la plataforma cuando esta estaba todavía en pañales. Lo que empezó como un refugio un puñado de frikis incromprendidos, se ha convertido en una ola de dinero y fama que, además, ha sentado las bases de TikTok y de influencers más prestigiosos de 2020.y

"Si puediéramos inmortalizar esto de alguna forma..."

Entre los primeros usuarios de YouTube había varios cómicos e incipiantes personaliades que veían en la plataforma un lugar donde compartir sus contenidos, tener su propia audiencia y un canal en el que se escuchara su voz. Toby Turner, conocido como 'Tobuscus', quería tener más seguidores para sus clases y travesuras como payaso.

"Le dije a un amigo: 'tío, si pudiéramos de alguna forma inmortalizar este momento'", ha dicho a Business Insider. "Todo el mundo estaba feliz de ser parte de esa revolución. La gente estaba emocionada por poder crear algo, cualquier cosa, incluso aquellos que cogían una cámara y no sabían ni qué hacer con ella". 

Leer más: Google convierte Youtube Music en la aplicación de música por defecto en Android para intentar competir en la guerra de la música en streaming

El primer iPhone tardaría años en nacer, y los focos y los estudios caseros, tampoco estaban en el radar de nadie. Los primeros influencers se hicieron con cámaras compactas, portátiles pesados y software primitivo.

"La calidad no era buena, pero los vídeos sí", dice GloZell a Business Insider. Ella se dedicaba a traducir las letras de las canciones más famosas. Fue un clásico, que, por momentos, se convertía en un canal de lo más extraño. Un ejemplo de la versatilidad que se veía entonces en YouTube. "No había modas", sostiene. "Tú ibas construyendo las tendencias. A nadie se le ocurrió nadar en un baño de cereales como yo hice".

Paralelamente, había vídeos muy alternativos. Los usuarios podían encontrar a jóvenes contando sus vidas y desgranando su alma, como si se tratara de un diaro personal, con narrativas que jamás se habían visto en televisión.

"Era algo muy personal. Romper esa barrera, la de la intimidad, era impensable en la tele o en otros espacios, pero aquí, la gente simplemente eran ellos mismos", opina Kassem Gharaibeh, entonces conocido como Kassem G. "Nunca antes había existido una oportunidad igual. Por ejemplo, no se ve a Brad Pitt o a Leonardo DiCaprio hacer esas cosas".

Un canal de la época se dedicó a algo así como a dar rienda suelta infinitas posibilidades. 'Lonelygirl15' apareció por primera vez en abril de 2006. El canal era el blog de una joven y dramática adolescente de 16 años: Bree. Durante 4 meses, millones de usuarios se enamoraron y esta youtuber fue la que consiguió más suscripciones en noviembre de 2006. Y aunque consiguió permanecer en lo más alto durante más de 200 días, todo era falso.

'Lonelygirl15' era el proyecto de dos aspirantes a directores de cine, según desveló entonces The New York Times. Mesh Flinders, uno de los creadores, dice eran cinéfilos independientes que dieron rienda suelta a su imaginación en un mar de gente que buscaba su lugar en YouTube, ha contado a Business Insider.

"Tenía ese toque de ir contra las normas. El fin no era hacer daño a nadie, sino pasarlo bien", explica. "Ese era un mundo muy diferente, más ingenuo, en el que reinaba la confianza. Aquella comunidad de YouTube era una oportunidad enorme que no podíamos dejar pasar".

El nacimiento de la viralidad 

La primera comunidad de youtubers es lo que convirtió a la plataforma en un rotundo éxito, uno de 1.650 millones de dólares. En un vídeo de 2006 de cuándo Google compró YouTube, uno de los confundadores de la plataforma, Steve Chen, asegura: "nada de esto habría sido posible sin los usuarios que no han cesado de subir vídeos".

Uno de los primeros chicos de anuncio, como se autodenominó Judson Laipply, salió de YouTube. Este hombre subió un baile a la plataforma, como si él mismo fuera un coach motivacional. Su coreografía se llamaba 'Evolution of Dance'. Según Laipply, "YouTube era el sistema más limpio, fácil y sencillo de usar". Cuando el vídeo alcanzó las 30.000 visitas, el protagonista pensó que quizás podría organizar un bolo. A las 250.000 visitas su buzón se llenó de correos de amigos y conocidos que le habían visto bailando. Finalmente, en el medio millón de visitas, recibió un mensaje en su buzón de voz: se lo enviaba YouTube.

"Eso es lo que hizo que todo estallara, era algo único", comenta. "Que antes algo se hiciera viral era un proceso lento. Ahora, es completamente diferente. La vida de un vídeo viral dura días, no meses".

'Evolution of Dance' fue el primer vídeo de YouTube que logró los 100 millones de visitas. Aunque según Chen, uno de los fundadores, hay una secuencia "que describe a la perfección qué es la viralidad". 

Un anuncio de Nike, protagonizado por la estrella de fútbol Ronaldinho, fue el primer contenido en sobrepasar el millón de visitas. En él aparece el jugador, con una zapatillas doradas, metiendo goles una y otra vez. Era una estrategia de marketing brillante, que culminaba en que la marca de deportes había subido la publicidad desde un alias supuestamente anónimo, 'JoeB', como si se tratara de cualquier usuario de la red.

"De repente, el clip de 2 minutos fue acumulando más tráfico que cualquier otra campaña comercial", ha señalado Chen a Business Insider. "Veíamos una enorme cantidad de visitas en ese vídeo, por lo que decidimos ir a Oregon a las oficinas de Nike. Recuerdo ir por el pasillo hablando del potencial de YouTube".

La secuencia de Ronaldinho mostró que la plataforma no solo tenía capacidad para aglutinar a una gran audiencia, sino que también era un lugar ideal para las grandes marcas: toda una oportunidad de negocio.

El dinero conduce al camino a la fama

En 2007, YouTube sacó su 'Partner Program' (programa de socios), que consistía en recompensar a los creadores por las visitas que conseguían llevar a la red. George Strompolos, uno de los trabajadores que diseñó esa fórmula, cuenta a Business Insider: "era como un día de Navidad para los influencers. Estaban felices de poder cobrar unos euros por lo que estaban haciendo". 

Antes de esa psibilidad, los youtubers más famosos ganaban dinero patrocinando marcas. Esa forma de conseguir ingresos significaba que YouTube podía ser una carrera, lo que supuso un gran hito para la plataforma, como han reconocido muchos de los creadores de la época.

YouTubers Anthony Padilla (left), cofounder of comedy duo Smosh, and Ryan Higa (right), known online as NigaHiga.
Los 'youtubers' Anthony Padilla (izda.), y Ryan Higa (dcha.).

Anthony Padilla

"Muchas vaces, el dinero animaba a la gente a hacer buen contenido, mejor contenido, y a gastarse su dinero, tiempo y energía en cultivar este arte", explica Anthony Padilla, uno de los miembros originales del dúo Smosh. "Al mismo tiempo, eso trajo a la plataforma a mucha gente que solo quería fama y dinero. Esos influencers intentaban llegar a las masas con lo que hacían, reproduciendo mensajes que se querían oír". 

Un influjo de peronas se dieron de alta en la pataforma y los contenidos se dispararon. Los primeros creadores lo tenían más difícil para seguir atrayendo la atención de su audiencia. Melody Bowie, una vlogger conocida como 'Bowiechick', ha reconocido que su ansiedad de producir más y más vídeos se desbordó. Siempre se comparaban con otros influencers más famosos y se obsesionaban en subir contenidos para ganar dinero.

"Desafortunadamente, yo no buscaba sacar una rentabilidad a eso", matiza Bowie. "Para mí, se trataba de documentar mi vida. Pero YouTube no era mi vida".

Melody Bowie, known online as "Bowiechick," sitting at their at-home YouTube setup.
Melody Bowie, también una de las pioneras de la plataforma.

Melody Bowie

YouTube potenció a los creadores de contenidos que sí veían en la plataforma una forma de hacer carrera. Los que publicaban más vídeos, y también secuencias más largas, tenían una recompensa. Esos youtubers, cuando estaban en lo más alto, se empezaron a quemar en el esfuerzo de producir vídeos hiper rentables a un ritmo vertiginoso. 

"Cuando conviertes una afición en un trabajo, entonces ya no es una afición", afirma Bryony Matthews, una de las primeras personalidades de la plataforma, conocido como 'paperlillies'. "No pude más con ser productor, estrella, editor y abogado en una sola persona".

"Necesitábamos más de lo que YouTube nos podía dar"

Después, entre los youtubers que se quedaron, reinó el descontento. El programa de socios no estaba funcionando: los protagonistas solo veían un pequeño porcentaje de los ingresos por publicidad. El modelo solo funcionaba para los que tenían más éxito. Strompolos cuenta a Business Insider que YouTube era selectivo con la gente: "tenías que entender sobre los derechos de autor, ser agradable para los anunciantes, ser constante y regular". 

"YouTube nos escuchaba lo mejor que podía. Había muchas cosas que queríamos", detalla Kassem G. "No es que se olvidaran de nosotros, simplemente que sus recursos eran limitados. Necesitábamos más que lo que el programa de socios nos podía dar". 

Antes de esa opción de la plataforma, la compañía anunció una inversión de 100 millones de dólares en contenidos originales producidos por marcas y famosos, apostando por el poder de los grandes nombres y la fuerza de las empresas, en lugar de creer en esos youtubers que generaban millones de visitas. 

Leer más: Las 8 mejores películas que puedes ver en Youtube totalmente gratis

Cuando se anunciaron las recompensas para los creadores anónimos—a partir de 1.000 seguidores y 4.000 horas de visualización—, la firma ya se había gastado unos 500 millones de dólares en otros canales, como organizaciones que ayudaban a encontrar perfiles y talentos, y empresas que trajeran un flujo de promociones y atrayeran a las marcas. Strompolos, que empezó con el programa de socios, dejó YouTube y creó su propio espacio de contenidos, en el que "empoderar a los creadores que no eran como los demás".

Las estrellas de las redes sociales ahora salen de grandes agencias de talentos. Entonces, Strompolos creó un vehículo para impulsar talentos, dar apoyo, recursos y medios a la gente para que pudiera producir sus vídeos. Strompolos fundó MCNs, que desde 2014, forma parte de Disney. Lo cierto es que MCNs se ha desinflado, pero en su punto álgido, "hizo que la gente se lo tomara en serio", dice Peter Shukoff, que en su día difundió batallas de gallos a través de esa plataforma. 

Los incomprendidos se convertían en famosos

Desde su lanzamiento hace 15 años, mucho ha cambiado YouTube. Aunque la plataforma sigue siendo la reina del vídeo. Los influencers que han conseguido sobrevivir en la red, saben lo que significa atravesar todos los cambios que ha introducido la compañía . Por ejemplo, los algoritmos de búsqueda o el moderador de contenidos.

"Nada ha cambiado. YouTube sigue siendo, sin duda, el mejor lugar para publicar contenido independiente", opina Shukoff en declaraciones a Business Insider. "Por suuesto que ha tenido sus altos y sus bajos, pero el principio básico sigue siendo el mismo: conecta creadores y usuarios mejor que ninguna otra plataforma".

Los niños y jóvenes ahora aspiran a convertirse en youtubers. Cualquiera lo entiende. Sin embargo, los pioneros en YouTube no terminaban de ser comprendidos por sus amigos y familia, quienes no entendían por qué pasaban tanto tiempo grabándose. Esos primeros creadores formaron una comunidad. 

Les unía una pasión por el arte y por los vídeos. Justine Ezarik, concocida en la red como 'iJustine', encontró allí un grupo de chicas obsesionadas con la tecnología, aficionadas a esos contenidos, que, de otra forma, nunca podría haber localizado en el pequeño pueblo de Pensilvania donde vivía, asegura a Business Insider. Otro ejemplo, Tyler Oakley, contó cómo la comunidad de YouTube le ayudó a encontrar su identidad LGTBI. Por su parte, Kassem G añade: "simplemente nos interesaba la gente. Había cercanía, compañerismo. Teníamos ese sentido de comunidad, que no veo en el mundo actual".

YouTubers gather at a New York bar following the '777' meetup on July 7, 2007.
Una quedada de 'youtubers' en 2007.

Bryony Matthewman

Ese grupo ha transcendido del mundo virtual al real. Los TikTokkers y los influencers de hoy también han construido sus propias comunidades. Pero los pioneros de la red hacían quedadas en San Francisco y Nueva York, donde se conocían y se encontraban con sus fans. Se juntaban cientos de personas. 

"Éramos unos incomprendidos. No encajábamos y nadie sabía lo que hacíamos, pero nos teníamos los unos a los otros, que nos adorábamos", destaca GloZell. "Esto de internet...a los críos que están ahí no les importa tu inclinación política, si estás gordo, si eres negro o alto... La audiencia de YouTube siempre me ha entendido y siempre me ha querido. La gente viene y va, pero siempre querré a internet", zanja.

Y además