Pasar al contenido principal

Un youtuber con casi 1 millón de suscriptores consigue vender platos precocinados a través de Deliveroo fingiendo ser un restaurante italiano

Josh Pieters.
  • El youtuber Josh Pieters quería saber si podía abrir un restaurante falso en Deliveroo, una aplicación de entrega de comida con sede en Reino Unido.
  • En un vídeo reciente, él y Archie Manners, un mago, reunieron todo el papeleo para que pareciera que tenían un restaurante llamado The Italian Stallion, crearon una página web y una cuenta en la plataforma.
  • La grabación muestra a  Pieters llamando a un representante de Deliveroo, quien le informa de que no es necesaria una inspección de sanidad antes de que The Italian Stallion pudiera empezar a enviar pedidos.
  • Manners dice en el vídeo que ganaron "más de 100 libras" pero que lo devolvieron todo en efectivo en las bolsas de pedido junto con una nota explicando lo que estaba pasando.
  • "Creo que hemos comprobado que puedes anunciar el microondas en tu cocina en Deliveroo", dice Pieters, antes de cerrar el restaurante en la aplicación.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Josh Pieters se está labrando una carrera en YouTube gracias a sus vídeos realizando bromas, y su última publicación no iba a ser menos.

El creador de contenido, que tiene casi 1 millón de suscriptores, hizo creer a Deliveroo que tenía un restaurante para ver si caían en la trampa.

"Deliveroo alimenta a 45.000 británicos cada noche, mientras que 9 millones de nosotros comemos platos precocinados cada día", dice al principio del vídeo. "Lo que me dio una idea: ¿Me permitiría Deliveroo vender comida de microondas en su aplicación?"

Pieters explica a Insider que no se había propuesto exponer los trapos sucios de Deliveroo, sino que sólo estaba interesado en saber si era posible aprovechar las lagunas del sistema.

Leer más: "Como si te hubieran despedido del trabajo": estos youtubers han perdido miles de dólares porque YouTube desmonetizó por error sus canales

"Todo lo que le dijimos a Deliveroo era cierto. No mentimos sobre nada ni inventamos", dice.

"Dijimos: 'Ésta es la dirección de nuestro restaurante', no les di mi número de piso, sino la dirección del edificio, lo que les pareció bien".

The chili prawn pasta from "The Italian Stallion."

Pieters y su amigo Archie Manners, un mago, decidieron llamar a su falso restaurante The Italian Stallion y crearon una página web, con una foto de la estrella de realities Gemma Collins como "chef principal". También reunieron todo el papeleo necesario y crearon una empresa llamada Italian Stallion Ltd., que se dedica a la cría de sementales.

Armados con algunas reseñas en redes sociales y una lista de recetas de los paquetes de comida preparada de Waitrose, el dúo estaba listo para ver si su plan funcionaría.

Parecía demasiado fácil. En el vídeo, Pieters llama a Deliveroo para decirle que aún estaba esperando una inspección de sanidad, y la persona al teléfono le dice que aún así el restaurante podía operar en la aplicación.

"Nunca estuvimos seguros de si nos iban a permitir operar en la app, ya que no paraban de hablarnos de una clasificación de higiene de los alimentos", dice a Insider. "Entonces un día por teléfono, dijeron que podíamos empezar siempre y cuando lo notificáramos al consejo y luego nos asignaran una calificación de higiene a nuestras instalaciones".

Leer más: Este niño de 7 años gana casi 20 millones de euros al año analizando juguetes en YouTube

La pareja incluso intentó avisar a Deliveroo de que el restaurante no era real escondiendo un AirPod en una de las imágenes de marketing, pero no funcionó.

"Así que —a pesar de tener una foto de Gemma Collins y un AirPod como queso feta, y sin ninguna inspección higiénico-alimentaria—, Deliveroo se alegró de que nos pusiéramos en marcha", cuenta Pieters.

En el vídeo, Pieters le pide a su amigo que pida un plato de The Italian Stallion para probar si su restaurante funcionaba en Deliveroo. La solicitud llegó, pero Manners accidentalmente hizo clic en "aceptar", lo que implicó que tuvieron que apresurarse a comprar una comida de pasta con gambas y chile de Waitrose y calentarla en el microondas antes de que apareciera un conductor de la compañía.... para entregar la comida de vuelta a su lugar de origen.

Una vez finalizada la prueba, The Italian Stallion abrió sus puertas al público. Gracias a los grandes descuentos en el menú, los pedidos comenzaron a llegar.

"Una vez que estuvimos en la aplicación no pensé que recibiríamos ningún pedido, porque no teníamos ninguna calificación ni nada", dice Pieters. "Pero en cuanto hicimos que nuestro restaurante tuviera un 40% de descuento, recibimos un montón de peticiones, supongo que porque era comida barata."

Leer más: Cómo descargar vídeos de Youtube sin extensiones ni aplicaciones

Para asegurarse de que no estaba estafando a nadie, Pieters añadió un sobre dentro de las bolsas de entrega con una nota explicando la broma y el dinero en efectivo que cubría lo que el cliente había pagado.

"A la gente le encantaba The Italian Stallion", dice Pieters en el viíeo. Mientras, él y Manners luchan por reunir todos los platos precocinados que la gente pedía. Para ahorrar tiempo, decidieron mandar las comidas a los repartidores a través de un cubo con una cuerda.

En el vídeo, Pieters pregunta a Manners cuánto dinero habían ganado, a lo que Manners responde que "más de 100 libras", aunque lo devolvieron todo.

"Creo que hemos establecido que puedes poner el microondas de tu cocina en Deliveroo", dice Pieters, antes de decidir cerrar el restaurante en la aplicación.

"Por lo que escuché, la gente disfrutaba de la comida, y sabía bien", explica a Insider. "Así que tal vez podría cambiar de carrera y abrir un restaurante en mi cocina". Pero añade que "The Italian Stallion está inactivo por ahora".

Deliveroo no ha respondido hasta la fecha a la petición de declaraciones por parte de Insider.

Leer más: Google, multada con 170 millones de dólares por recopilar datos de los menores de 13 años que accedían a YouTube, a pesar de ser ilegal que usen la plataforma

En un vídeo anterior, Pieters engañó a varios influencers para que pensaran que habían recibido pedazos de la luna del Centro Espacial Nacional. Otro de sus vídeos recientes le muestra a él y a Manners comprando huevos de codorniz en el supermercado con la esperanza de que uno eclosione, y ocurre.

Además, le ha dicho aInsider que le gusta poner mucho esfuerzo en sus vídeos porque a veces vale la pena.

"Me gusta hacer cosas que pueda mostrar a mis amigos y a mis padres y que les resulten interesantes", dice. "Definitivamente es ese enfoque de '¿Es posible? Probémoslo y veamos si funciona".

Puedes ver el vídeo completo:

Y además