Pasar al contenido principal

Estimación directa o módulos, ¿qué te conviene más a la hora de tributar por IRPF?

Estimación directa o módulos como autónomo
Getty Images
  • Muchos autónomos pueden elegir la forma en la que tributarán su IRPF: por estimación directa o módulos.
  • En función de la opción elegida, el resultado que habrá que declarar por IRPF será uno u otro.
  • Aunque no todos los autónomos pueden acogerse a módulos (y cada vez serán menos quienes puedan hacerlo) no siempre compensa.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Una de las dudas más habituales de todos los autónomos que están comenzando su actividad es elegir su forma de tributación.

La mayoría lo harán por estimación directa, aunque hay trabajadores que también pueden hacerlo por estimación objetiva, un sistema más conocido con el nombre de módulos.

Pero, ¿qué es mejor? ¿Tributar por estimación directa o por módulos?

La elección no es baladí, porque de ella dependerán los impuestos que tendrá que pagar el trabajador cuando le toque presentar la declaración de la renta.

¿Qué significa tributar por estimación directa?

El sistema de estimación directa supone tributar por los ingresos reales del trabajador. Es decir, a la hora de presentar la declaración del IRPF, la cuota tributaria dependerá de forma directa del rendimiento obtenido. Quedan al margen otras consideraciones objetivas que formarán parte del sistema de módulos.

A través de esta modalidad, se determina el volumen total de ingresos del contribuyente en un ejercicio fiscal, descontando todos los gastos deducibles. Así se obtiene el resultado o la pérdida, que será la base sobre la que se aplicará el tipo impositivo correspondiente. Si la empresa declara pérdidas, no se paga nada.

Leer más: IRPF 2020: cómo calcular cuánto me tienen que retener

Este sistema es mucho más fiel a la realidad, ya que la declaración de impuestos se realizará en función del resultado neto del ejercicio. Sin embargo, también es mucho más complejo, porque implica llevar una contabilidad más exhaustiva y completa que en el caso del sistema de módulos.

¿Qué significa tributar por módulos?

En el sistema de estimación objetiva o módulos, en cambio, se tributa en función de una serie de consideraciones objetivas del negocio, como la superficie del local, el número de empleados contratados por la empresa o la potencia contratada, entre otros.

En el sistema de estimación objetiva, por tanto, se paga lo mismo todos los años con independencia del resultado obtenido.

Este régimen ofrece muy poca flexibilidad en cuanto a la cuota tributaria a pagar, y que no tiene en cuenta las vicisitudes propias de cada empresa. No se adapta a los altibajos del negocio, de manera que si un año hemos obtenido pérdidas, tendremos que seguir abonando la cuota correspondiente dependiendo de esas circunstancias objetivas. Además, por su propia naturaleza, no permite aplicar ningún gasto deducible, ni incluso la propia cuota de autónomo.

Eso sí, no todos los autónomos pueden acogerse al sistema de módulos. Para Hacienda, este sistema es un foco de fraude fiscal y, por eso, quieren acabar con él. Existen una serie de requisitos y límites cuantitativos en cuanto a la facturación del negocio por encima de los cuales la empresa estará obligada a tributar por el sistema de estimación directa. 

Estos límites vienen regulados en la Ley 26/2014, de 27 de noviembre.

Leer más: Los autónomos podrán tributar por sus ingresos en lugar de por módulos hasta 2021

¿Qué te conviene más a ti como contribuyente?

La decisión de elegir entre uno y otro sistema (siempre que se pueda escoger módulos) dependen de las características propias de cada negocio y, en cualquier caso, de la facturación anual.

Así, por ejemplo, para un negocio que esté comenzando su actividad, lo más probable es que el sistema de estimación directa sea el más indicado. El motivo es que, en las primeras etapas de cualquier negocio, los beneficios son menores que en los siguientes años, de manera que es más conveniente tributar por los ingresos reales. Más tarde, en cuanto el negocio se consolide, se puede valorar optar por el sistema de módulos.

Por el contrario, para un negocio consolidado que tenga muchos beneficios pero con un local pequeño o con pocos empleados, será mejor tributar por el sistema de estimación objetiva, ya que la cuota tributaria final resultante será bastante más baja en relación con su beneficio real.

En cualquier caso, todo depende de la previsión del negocio en cuanto a su facturación futura. Si la previsión es de aumento de ingresos en los próximos años, y estamos tributando por estimación, puede ser interesante valorar la posibilidad de acogernos al sistema de módulos, siempre que cumplamos los requisitos para hacerlo.

En definitiva, acogerse a uno u otro sistema depende de las necesidades del autónomo pero, como hemos visto, más bien de las expectativas de facturación de los próximos ejercicios.

Y además