El mayor fondo tecnológico del mundo, el Vision Fund de Softbank, ha perdido más de 16.000 millones de euros tras los batacazos de Uber y WeWork

El presidente y CEO de SoftBank Group Corp., Masayoshi Son, participa en una conferencia de prensa en Tokio
REUTERS/Toru Hanai
  • El gigante tecnológico Softbank ha presentado los resultados de su último ejercicio fiscal, cerrado en marzo, donde registra récord de pérdidas.
  • La compañía se ha visto lastrada por sus inversiones en WeWork y Uber y por la recesión global debida al coronavirus.
  • El grupo ha perdido 8.290 millones de euros netos, según sus últimas cuentas, informa Europa Press.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El gigante tecnológico japonés Softbank ha perdido alrededor de 16.500 millones de euros en valor, una mala situación que le ha llevado a registrar un récord en cuanto a malos resultados se refiere, que pone de manifiesto sus frustradas inversiones y que confirma la inviabilidad de su portfolio en un contexto de recesión global, según el último ejercicio fiscal de la compañía, cerrado en marzo de 2020.

El principal lastre en la cartera de Softbank tiene su origen en Vision Fund, la sociedad del conglomerado creada para invertir en tecnológicas. De este se desprenden las mayores pérdidas: WeWork y Uber, según Reuters

Solo el valor de esas dos compañías se ha reducido en 9.250 millones de euros. Y eso se ha reflejado en las cuentas de Softbank, cuyas pérdidas netas se sitúan en 8.290 millones, según Europa Press. Se trata de la peor cifra de la compañía. 

Leer más: "Sé un buen vendedor, habla de un gran futuro, menciona la inteligencia artificial y probablemente te dará dinero": así perdió el rumbo el Vision Fund de SoftBank, el mayor fondo tecnológico del mundo

Softbank es el mayor inversor de WeWork, los espacios de trabajo de co-working. En octubre, el gigante japonés gestó un rescate para la firma de oficinas compartidas. Entonces, Softbank se vio obligado a cancelar su salida a bolsa por la espiral de pérdidas y los miedos por la dirección de Adam Neumann, su fundador.

En ese plan para salvar WeWork, se acordó la compraventa de acciones por más de 2.700 millones de euros. Esa apuesta por la compañía hizo reconocer al máximo responsable del grupo japonés, Masayoshi Son, que se había equivocado en dicha inversión. 

Uber es otra de las apuestas de Softbank y otra de sus firmas que ha perdido valor en el mercado. Hace un año, la empresa salió a bolsa y, al hacerlo, sus acciones cayeron cerca de un 7%.a 

Según Son, CEO de Softbank, algunos de sus unicornios tecnológicos han sido arrastrados por el coronavirus, "una crisis sin precedentes", como publica Reuters

Leer más: Grubhub ha rechazado la última oferta de compra de Uber, pero siguen las conversaciones entre los dos gigantes del 'delivery'

Son espera que las empresas del grupo vayan recuperándose de la crisis del COVID-19, por lo que ha achacado los malos resultados a las circunstancias y no a sus operaciones. 

La pandemia ha hundido las valoraciones de las empresas de Vision Fund. Mientras que la sociedad invirtió cerca de 70.000 millones en 88 startups, el precio actual de las mismas es menor al de compra. Al cierre del último ejercicio fiscal, esas empresas emergentes estaban ponderadas en menos de 65.000 millones de euros, con lo que Softbank se ha dejado 5.000 millones en valor, según la misma fuente. 

El coronavirus ha acelerado estos malos resultados, que vienen sucediéndose desde antes de la crisis. Uno de los errores principales del grupo japonés se encuentra en los desembolsos en compañías que no están consolidadas. 

LEER TAMBIÉN: ¿Pueden ir dos personas juntas al supermercado durante la desescalada?

LEER TAMBIÉN: Cuánto gana un empleado de Prosegur en España: este es el sueldo y sus condiciones laborales

LEER TAMBIÉN: Cuándo abren los gimnasios y qué limitaciones van a tener

VER AHORA: Joan Jordi Vallverdú, CEO de OmnicomMediaGroup: “La principal herramienta que tenemos es el talento de las personas”

    Más:

  1. Coronavirus
  2. Tecnología
  3. Trending