"Los riesgos estrella son el virus y un ataque nuclear": así están gastando los ricos su dinero en la pandemia, según varias empresas de búnkeres

  • Vivir en un búnker ya no es ciencia ficción, pero es una realidad al alcance del bolsillo de unos pocos.
  • La demanda de esto refugios subterráneos se ha disparado por el miedo que causa la pandemia de coronavirus, según aseguran los dueños de varias compañías.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los búnkeres ya no solo forman parte del imaginario colectivo.

La pandemia ha hecho que muchas personas hayan empezado a valorar estos refugios subterráneos como manera de sobrevivir en un futuro cada vez más incierto.

"Hemos notado un crecimiento en el último año del 30% o 40%, y sigue en aumento. Prácticamente todos los días llama alguien o manda un correo solicitando información", asegura José María, gerente de Bunkeralia, en una entrevista para Business Insider España. "Cuando llama un cliente, lo primero que pregunta es en cuánto tiempo estará listo y cuánto le costará. Ya no te preguntan por las comodidades, ni el equipamiento, ni nada".

José María explica que el 90% de los interesados son familias de mediana edad que ven un cierto peligro debido a la situación actual y buscan protegerse. 

"Los riesgos estrella son el virus y un ataque nuclear", señala José María, que destaca el desabastecimiento como otro de los mayores temores que han hecho incrementar la demanda –Bunkeralia provee comida y agua para 2 años en sus búnkeres de víveres–.

14 alimentos que mantener en tu búnker para sobrevivir un apocalipsis

También diseñan Refugios TTH, que ofrecen protección frente a tormentas, tornados y huracanes.

Su otro tipo de diseño es el búnker NRBQ, que protege a las personas de la contaminación nuclear, radiológica, biológica y química. Además, cuentan con una salida de emergencia y una puerta acorazada. Es autosuficiente y tienes diferentes instalaciones para asegurar el suministro de luz, agua y conexión con el exterior.

Modelo completo búnker NRBQ
Modelo completo búnker NRBQ

Bunkeralia

"Aunque los hay que lo utilizan solo para dormir o como segunda vivienda, también hay clientes que ya se han encerrado y tienen intención de salir cuando acabe la pandemia o bajen los contagios. Cada uno tiene sus sus parámetros", asegura.

Pese a que a todo el mundo le gustaría tener la garantía de estar preparado pase lo que pase, no todo el mundo puede permitírselo. "Tienen que tener cierto poder adquisitivo porque esto no es como una vivienda, no puede hipotecarse. Hay que tener el dinero", señala. 

El precio del búnker varía en función del tamaño y del equipamiento según el tiempo que vaya a alojarse sin salir al exterior, pero está entre 40.000 y 3 millones de euros. El búnker, que es totalmente personalizable, está listo en un plazo de 3 a 6 meses, siempre bajo demanda y en terrenos que cumplan con ciertos parámetros.

Además de familias, ahora hay demanda de búnkeres para comunidades de entre 15 y 35 personas que se unen para, entre otras razones, abaratar el precio de esta forma de vida. 

"Las comunidades tienen más posibilidades de supervivencia en el caso de que esto se pusiera peor, porque entre tantas personas siempre hay alguno que es enfermero, mecánico o una profesión que puede ayudar bastante al grupo", asegura.

Formación psicológica para la convivencia y el aislamiento

Como convivir ya de por sí es difícil, hacerlo en esas condiciones puede volverse imposible. Por eso, desde Bunkeralia ofrecen una formación para el reparto de tareas y otra información útil como saber medir la radiación o la meteorología. 

El equipo también cuenta con un arquitecto, un API (Agente de la Propiedad Inmobiliaria), un médico y una psicóloga. 

Esta persona se encarga de impartir unos cursos de formación de supervivencia dentro del búnker, sobre todo en relación a la asignación de roles y resolución de conflictos. "Es un entrenamiento para sobrellevar el aislamiento y la convivencia con el resto", explica José María, que señala que pueden darse ataques de pánico por la situación, por el estrés, por la ruptura del modelo de vida y por el cambio de valores. "Hay muchos cambios respecto a la vida normal, se vive de otra manera", afirma.

Pero hay un aspecto clave que no puede pasar por alto: tiene que ser un "secreto absoluto".

"Todo el mundo va a querer meterse en caso de que sea la única manera de supervivencia. Cuando me llama un padre o una madre de familia con la intención de meter a sus padres, hijos o abuelos les aconsejamos que no se lo comenten a nadie y lo mantengan en secreto para que a nadie se le escape", señala.

José María fundó Bunkeralia hace 4 años cuando notó que había cierta demanda que en España no se estaba cubriendo. Este año espera incrementar la facturación entre un 20% y un 30% respecto al año pasado, y los clientes en un 35%.

Seguro de vida para un mundo peligroso

Bunkeralia no es la primera empresa en preparar a la población ante lo que pueda pasar.

La estadounidense Vivos, fundada por Robert Vicino, es la mayor red global de refugios subterráneos o, como especifica a Business Insider España Dante Vicino, director ejecutivo de la compañía, es un "proyecto épico de supervivencia humanitaria, totalmente preparado para lo que sea y cuando sea que se desarrollen los acontecimientos". 

Vicino insiste en que los miembros de esta comunidad no tienen miedo ni son el "1% de la élite", sino más bien gente normal y bien informada de lo que está pasando en el mundo, de las "innumerables amenazas a las que nos enfrentamos" y con un sentido de responsabilidad sobre sus familias. 

Aunque Vicino asegura que el perfil económico de los clientes también es diverso, y que su objetivo es hacerlo asequible para todo el mundo, la mayoría son de un alto poder adquisitivo.

"Vivos es el plan B de respaldo para su vida en caso de que se desate el infierno. Cuando todo el mundo esté luchando, nuestros miembros se dirigirán a su refugio acompañados por cientos de personas con ideas afines que tengan la oportunidad de ser potencialmente parte de la siguiente fase de la humanidad, todos preparados para capear cualquier amenaza que pueda estar ocurriendo en el exterior", señala. 

"La gente siente que el infierno está a punto de desatarse, desde Corea del Norte hasta Oriente Medio, y la posibilidad de una tercera guerra mundial con Rusia y China. Muchos prevén otra plaga, un colapso económico, grandes cambios en la Tierra potencialmente causados por fuerzas cósmicas, incluyendo nuestro propio Sol, y ataques de asteroides. Estamos viviendo en tiempos muy peligrosos, lo que hace que la necesidad de tener un seguro de vida sea imprescindible", alerta Vicino. 

Un informe alerta: las farmacéuticas no están preparadas para la próxima pandemia

Vivos cuenta con una enorme comunidad de refugios subterráneos casi del tamaño de Manhattan, estratégicamente situada en la esquina suroeste de Dakota del Sur (EEUU), con más de 575 búnkeres privados –con capacidad para hasta 10.000 personas cuando estén construidos–. 

Allí ya se han mudado Tom y Mary, que declararon a The Verge que no pensaban esperar a que la sociedad se derrumbara para mudarse. "Fue un gran alivio saber que estábamos en un lugar seguro", afirmaban. O Michael y Megan que decidieron dar el paso hace ya varios años cuando comprendieron que los gobiernos no pueden controlar las catástrofes naturales.

La compañía también cuenta con Vivos Europa One (de más de 23.000 metros cuadrados), un refugio perforado en una montaña en el centro de Alemania y con un precio de entrada de entre 35.000 y 2 millones de euros.

A raíz de la pandemia, la demanda de Vivos ha crecido exponencialmente. Las consultas y solicitudes han aumentado más del 1.000% año tras año, y las ventas, más del 400%.  

Un búnker de lujo con técnicas de arquitectura espacial

Búnker DBX

ABIBOO Studio

Si te aterra la idea de encerrarte entre paredes de hormigón y sientes claustrofobia de tan solo pensarlo, querrás saber que encerrarte en un búnker de lujo puede ser una idea muy atractiva. 

El estudio americano ABIBOO, liderado por el arquitecto español Alfredo Muñoz ha diseñado DBX para que funcione no solo como un búnker de refugio sino también como una segunda vivienda completamente autosuficiente. 

Como explican desde ABIBOO, pese a su fortaleza y solidez, el refugio transmite una sensación de confort, distensión y lujo gracias al interiorismo y la distribución de los espacios.

El búnker, que se construirá en Carolina del Sur y cuya localización exacta no está disponible por voluntad del cliente, tiene capacidad para albergar hasta 2 grupos familiares, y un máximo de 10 personas. Ocupa una superficie en planta de 1.200 metros cuadrados y se accede a través de una puerta levadiza que queda camuflada sobre una colina de cubierta vegetal. 

Búnker DBX

ABIBOO Studio

Los dormitorios son amplios, con armarios integrados y una estética característica de los interiores de vivienda de alta gama desarrollados por ABIBOO Studio. El refugio cuenta con sauna, bar, sala de cine y juegos, piscina, gimnasio e incluso una zona de tiro para practicar la defensa personal.

Búnker DBX

ABIBOO Studio

"El presupuesto es confidencial, pero a nivel cualitativo, el presupuesto de la solución de DBX es 1,5 veces más caro que una vivienda de alto standing. La mayor parte del presupuesto está asociado a los sistemas de instalaciones y de drenaje necesarios para el correcto funcionamiento del búnker enterrado", explica Muñoz a Business Insider España. 

Pese a ello, asegura, el proyecto es muy escalable y, por tanto, sencillo de reducir en tamaño, por lo que da flexibilidad para ajustar el presupuesto. 

La vivienda subterránea está concebida en módulos que rodean un jardín de cultivo hidropónico y actúa como un invernadero, lo que permite aumentar la eficacia y reducir el mantenimiento. 

Búnker DBX

ABIBOO Studio

Este sistema de plantaciones sin luz solar es muy similar al utilizado por el equipo de ABIBOO en la ciudad de Nüwa, en Marte, que ha sido proyectada para construirse dentro un acantilado y protegerse así de la radiación. ABIBOO ha diseñado una ciudad para un millón de habitantes en Marte junto con SONet (Muñoz forma parte de la exclusiva lista de arquitectos espaciales, Space Architect, y es miembro del American Institute of Aeronautics and Astronautics).

"No cabe duda de que en los últimos años parece que la demanda está aumentando considerablemente. Sin embargo, dudo mucho que un búnker forme parte de un programa estándar para una vivienda. Las habitaciones del pánico son un elemento estándar en las viviendas de lujo, pero un búnker es algo completamente diferente", afirma Muñoz, que considera que en Estados Unidos existe una cultura subyacente propicia para los búnkeres a diferencia de en Europa Occidental, donde la idea de estar preparado para un "posible cataclismo" no está tan extendida. 

Pese a ello, un búnker de alto standing como el diseñado por Muñoz es adaptable a cualquier localización, al tratarse de una organización espacial modular semi-prefabricada, y por tanto podría ser fácilmente implementable en España, según el arquitecto.

Si te está convenciendo la idea, te interesará saber que en ABIBOO están trabajando con un fabricante español para una solución de búnker completamente prefabricada en acero inoxidable. Este mini-búnker podría acomodar hasta 6 personas, costaría aproximadamente 40.000 euros y quedaría completamente instalado y operativo en menos de una semana. 

"Aún estamos en fase de desarrollo de esta versión, pero estamos convencidos que puede suponer una solución relativamente económica para búnkeres en Europa, fabricados desde España, que sean funcionales y que aporten confort interior y calidad arquitectónica", señala.

LEER TAMBIÉN: Me he colado en el "búnker de los millonarios", la isla privada donde viven Adriana Lima o Julio Iglesias que tiene su propia patrulla policial: así es por dentro

LEER TAMBIÉN: Un antiguo búnker nazi en Alemania se está transformando en un hotel de lujo con un jardín de 5 plantas en la azotea

LEER TAMBIÉN: 45 fotos increíbles de búnkeres de multimillonarios con los que se puede sobrevivir a un apocalipsis

VER AHORA: José María Galofré, CEO de Volvo Car España: “Nuestro compromiso es que en 2040 nuestra compañía no tenga ningún impacto de CO2 sobre el medio ambiente”