Pasar al contenido principal

El boom de las videollamadas desata la escalada de Zoom en bolsa: en menos de un año ya vale más que Twitter y acaba de superar un logro que Netflix tardó más de una década en conquistar

Eric Yuan, CEO de Zoom, tras la ceremonia por la que su compañía empezó a cotizar en NASDAQ.
Eric Yuan, CEO de Zoom, tras la ceremonia por la que su compañía empezó a cotizar en NASDAQ. REUTERS/Carlo Allegri
  • Las acciones de Zoom llevan acumulado un rally alcista desde su puesta de largo en la bolsa estadounidense de más de un 156%, casi un 50% desde la declaración de la pandemia, hasta alcanzar una capitalización bursátil de 44.000 millones de dólares. 
  • La compañía, creada en el año 2000, ofrece un sistema de videoconferencias y reuniones virtuales. Con la crisis del coronavirus ha superado en capitalización bursátil a Twitter, mientras que ha tardado en alcanzar esa valoración en 13 años menos que lo que le llevó a Netflix.
  • La mayoría de los analistas considera que aún tiene más recorrido al alza en el futuro por la utilidad que tiene la plataforma y el crecimiento del teletrabajo.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

No todo son malas noticias para las compañías cotizadas en los mercados. La pandemia del coronavirus ha provocado que haya algunas empresas que hayan podido mostrar al mundo lo necesarias que son tanto para el presente como para el futuro por el tipo de utilidad que ofrecen al consumidor, como ese el caso de Zoom.

Esta firma, cuya actividad se centra en un sistema de videoconferencia o de reuniones virtuales, accesible desde ordenadores tradicionales, tablets o dispositivos móviles, ha disparado su capitalización bursátil a unos ritmos al que los inversores no están acostumbrados. Su irrupción ya calentó el botón de compra de sus acciones de los operadores de bolsa antes de la llegada del brote del coronavirus por la estimación de potencial de crecimiento a futuro, pero ha sido en plena epidemia cuando se ha podido observar la gran utilidad y necesidad que sus servicios generan.

Sea como fuere, la compañía ha sido ejemplo del apetito inversor en Wall Street. Hace escasas fechas, el 18 de abril, sopló las velas en la bolsa al cumplir un año desde su salto al parqué y el resultado no pudo más espectacular. Sus títulos llevan acumulado un rally alcista desde su puesta de largo en la bolsa estadounidense más de un 156% y casi un 50% desde la declaración de la pandemia

Esto se traduce en que mientras la media del mercado descendía sin control –al margen de tecnológicas como Amazon que se han disparado hasta máximos históricos por su diversificación y el previsible aumento de facturación– Zoom ha tomado la senda alcista por el incremento de usuarios y las previsiones de expansión a futuro. Algo que le ha llevado a superar los 44.000 millones de dólares de capitalización bursátil

La clave es: ¿Cómo lo hicieron otras tecnológicas desde que pegaron su salto a cotizar en el mercado hasta alcanzar la capitalización bursátil de Zoom? Y, lo más importante, ¿fueron sostenibles esas tendencias alcistas

Leer más: Alemania estudia legislar el 'derecho a teletrabajar', incluso después de la pandemia de coronavirus

 

Un crecimiento superior al de Netflix, Tesla o Twitter

Dentro del grupo de las grandes tecnológicas dentro de las grandes capitalizaciones bursátiles se puede encontrar a Netflix. Para ver la dimensión de Zoom solo basta con ver lo que tardó la firma más conocida del streaming a nivel mundial de cosechar esas cifras de valoración. En concreto, le hicieron falta 13 años para llegar a los 36.000 millones de cotización bursátil, mientras que la compañía de videollamadas tan solo ha necesitado 12 meses. 

Eso sí, en términos de dinámica en los mercados, Netflix consumió cerca de un año desde su salto al parqué, allá por el año 2002 para revalorizarse del entorno del 150%, porcentajes muy similares a Zoom, pero no fue hasta entrado 2013 cuando comenzó su verdadero rally. A partir de ese instante el valor creció más de un 3.100 hasta llegar a una capitalización bursátil de 187.000 millones.

No obstante, los números son aún más relevantes si la comparativa se hace con Twitter. Zoom solo ha tenido que consumir un año moviéndose en Wall Street para conseguir sobrepasar a la red social en capitalización bursátil. Un hito que consiguió a primeros de marzo.

Con todo, Twitter inició su andadura en bolsa con un furor desmesurado, consiguiendo que desde su OPV su acción avanzase un 65% en cuestión de un par de meses. Pero nunca jamás llegó a reconquistar esos niveles. Tanto es así, que desde esos máximos ha retrocedido el valor cerca del 58%. Ahora, su capitalización bursátil es de 22.550 millones, bastante por debajo del nuevo fenómeno de los mercados. 

También, para poner el auge de Zoom en perspectiva, basta trazar una comparación con Tesla. Y es que la empresa fundada por Elon Musk tardó hasta 4 años en alcanzar la capitalización bursátil actual de Zoom. Algo que pone en perspectiva la revolución que ha supuesto esta compañía para los inversores.

Capitalización bursátil de Zoom, Netflix, Twitter y Tesla.
Capitalización bursátil de Zoom (verde), Netflix (negro), Twitter (azul) y Tesla (naranja). Stockrow.com

El camino al éxito bursátil de Apple, Amazon, Microsoft, Google y Facebook

Centrándose en otras grandes tecnológicas, dada su más amplio recorrido en los mercados, resulta más complejo establecer comparaciones en términos de capitalización bursátil, aunque sí por el comportamiento de sus títulos desde sus saltos al parqué. Así, Apple tardó hasta 7 años en alcanzar los niveles de revalorización de Zoom desde su pistoletazo de salida en los mercados. Sin embargo, no fue hasta el periodo 2008-2010, con la revolución de los iPod e iPhone, cuando el grupo dio el salto definitivo, cosechando sus acciones más de un 2.200% de subida y una capitalización bursátil, actual, de 1,24 billones. 

Otro caso de éxito se puede hallar en Microsoft. La compañía fundada por Bill Gates es un ejemplo relativamente similar al de Zoom, puesto que en cuestión de un año ya había crecido en los mercados en torno al 150%. Con todo, con la burbuja puntocom llegó a expandirse más de un 49.000% desde su OPV, mientras que el rally entre el año 2009 y la actualidad se ha saldado con alzas de más del 900%.

Amazon, por su parte, decidió adentrarse en el entorno bursátil en mayo de 1997. Su desarrollo fue bastante rápido y en cuestión de 9 meses pudo aumentar su cotización más de un 160%. Tras el estallido de la burbuja puntocom llegó a perder más del 80%, pero a partir del 2008 cogió empuje alcista hasta que el valor subiese más de un 5.500%. Un porcentaje que le ha aupado a los máximos históricos actuales con una capitalización bursátil de 1,2 billones.

El caso de Google, ahora Alphabet, es relativamente similar en términos de valoración en bolsa. La compañía tocó por primera vez la campana de Wall Street en agosto del 2004 y, desde entonces, ha sufrido pocos baches. La tecnológica empleó poco más de un año en tener una revalorización bursátil del entorno del 150%. El resto, es historia conocida. Desde los mínimos de 2008 sus títulos se han incrementado más de un 870% hasta alcanzar una capitalización de 879.000 millones. 

Leer más: Por qué es mejor invertir tu dinero en lugar de guardarlo en el banco

El ejemplo de Facebook puede dar una mayor lección de cómo el furor inicial hay que digerirlo aunque, con estrategias adecuadas, se pueden albergar mayores rendimientos. La firma fundada por Mark Zuckerberg dio luz verde en los mercados en mayo de 2012 y, en noviembre de ese mismo año, había perdido la mitad de su valor. Con todo, con una mayor penetración de usuarios y monetización de su negocio, en 3 años ya había subido en bolsa cerca del 150%  –2 años más que lo que ha tardado Zoom–. Desde sus inicios ha repuntado casi un 400% con una capitalización bursátil de 541.850 millones.

GoPro, el ejemplo menos positivo

No obstante, a pesar de que hay grandes tecnológicas que han plasmado una dinámica muy positiva y relativamente similar a Zoom en bolsa, hay otros espejos en los que fijarse que son menos alentadores. Por lo menos, con los datos del momento. 

En el polo opuesto se encuentra GoPro, que vivió un proceso de auténtica ebullición en los mercados y, en cuestión de 3 meses, repuntó más de un 150%. Sin embargo, desde esos máximos de octubre del 2014 la situación cambió y los inversores entendieron que la cotización respondía a una reacción exagerada sobre los fundamentales de la compañía. De hecho, desde esos niveles de máximos, ha perdido el 96% de su cotización hasta los 467 millones de capitalización bursátil

Leer más: 3 cosas que debes entender sobre invertir para ganar dinero en bolsa

¿Se puede esperar un mayor recorrido alcista en Zoom?

El CEO de Zoom, Eric Yuan.

REUTERS/Carlo Allegri

Efectivamente, la puesta en marcha del teletrabajo ha generado una gran oportunidad para la compañía que puede ver su facturación incrementada como consecuencia del repunte de la demanda de usuarios que utilizan la aplicación. 

Esto no ha pasado desapercibido para los analistas de los mercados, que cada vez apuestan más por este valor. Es el caso de Cantor Fitzgerald que consideran que el entorno actual del Covid-19 “presenta un potencial alcista significativo que actualmente no se refleja en sus acciones”.

De igual manera, el analista de Credit Suisse, Brad Zelnick, aprecia el papel de Zoom para mitigar la crisis del coronavirus al proporcionar herramientas para que “los consumidores se mantengan en contacto con sus seres queridos y facilita el trabajo en remoto”, tanto ahora como en el futuro. De ahí a que elogien a la compañía al ser “un superhéroe en la actual crisis de salud”.

Por consiguiente, la mayoría de los expertos aún consideran que la empresa puede desempeñar un papel positivo dentro de la bolsa. ¿Será ese el resultado y entrará dentro del espacio de las FAANG o será más bien flor de pocos meses? El tiempo pondrá todo en su lugar.
 

Y además