Pasar al contenido principal

2 consejos y 6 claves para invertir a corto plazo con éxito

Joven inversor frente al skyline de Nueva York
Getty Images

El objetivo de cualquier inversión es, natural y lógicamente, ganar un cierto dinero. Pero ni todos los inversores tienen la misma capacidad financiera ni iguales expectativas de rentabilidad ni tampoco exactos planteamientos en el tiempo. Este último parámetro puede basarse en la resistencia económica del inversor o en los mínimos o máximos temporales que éste se marque para lograr beneficio.

Inversiones a corto, a medio o a largo plazo

Además, por supuesto, no hay que olvidar que la aversión al riesgo es muy diferente en cada persona y, en función de la misma, pueden determinarse distintos perfiles de inversores. Sin embargo, en esta ocasión nos centraremos únicamente en el aspecto del tiempo. A pesar de que no hay un sistema unificado para catalogarlas, tomando como referencia este punto, existen básicamente tres tipos de inversiones:

  1. A corto plazo, cuyo tope se sitúa en torno a los doce meses, pero que puede extenderse hasta los dieciocho.
  2. A medio plazo, que suelen tener un recorrido de entre uno y cinco años.
  3. A largo plazo, yendo más allá del quinquenio.

Consejos y claves para invertir a corto plazo

Según los expertos de BBVA, dos criterios deben primar en las inversiones a corto plazo:

  • La liquidez, ya que cuanto más de esta característica tiene un producto, mayor facilidad presenta para deshacerlo y recuperar el dinero. Como consecuencia, en lo que se refiere a inversiones a corto plazo resulta fundamental contar con esa posibilidad
  • La seguridad, dado que no disponemos de margen temporal para hacer frente a posibles imprevistos. "Deben evitarse inversiones con elevada volatilidad que pongan en riesgo el capital invertido, por ejemplo, la inversión en bolsa. Ésta sí es adecuada para inversiones a largo plazo, en las que la volatilidad se diluye en el tiempo y la rentabilidad obtenida suele ser muy superior a la ofrecida por activos más conservadores, pero no es recomendable en plazos más reducidos", explican desde la citada entidad financiera.

Inversiones especulativas

A pesar de todo lo expuesto, que está planteado para invertir desde un riesgo moderado y con templanza, también puedes optar por operaciones agresivas. Eso sí, debes ser plenamente consciente de que esas maniobras especulativas implican un riesgo elevado: puedes ganar dinero con celeridad, pero también puedes perderlo de un plumazo.

Además, esta filosofía de inversión resulta más aconsejable para personas con un profundo conocimiento del mercado y no para principiantes. Que te toque la lotería es posible, aunque, como sabes, altamente improbable.

Mejores productos para invertir a corto plazo

Más allá de generalidades y de consejos sobre cómo invertir a corto plazo, para que te hagas una idea más concreta y clara, te proponemos algunos productos a los que destinar tu dinero durante un plazo de año o año y medio.

  • Fondos de inversión en activos del mercado monetario, sobre todo, letras del Tesoro, que son valores de renta fija a corto plazo representados exclusivamente mediante anotaciones en cuenta y se emiten a los siguientes plazos: tres, seis, nueve y doce meses. En caso de desear deshacer las posiciones antes de tiempo en el mercado secundario, las variaciones de su precio suelen ser bastante reducidas. Son, por tanto, activos de muy bajo riesgo. Cabe recordar que se pueden adquirir desde un importe nominal de 1.000 euros, tal y como recuerdan desde BBVA. También pueden ser pagarés bancarios o de empresas, mercado interbancario, etc.
  • Fondos de inversión de renta fija conservadores. Estos productos se asocian más con el largo plazo. Sin embargo, también hay posibilidad de invertir en ellos a corto. Si es el caso, la clave para no correr riesgos se halla en apostar por activos de renta fija a corto plazo, con reducida volatilidad. Los fondos de inversión aportan una gran liquidez, ya que suelen estar abonados en cuenta en un plazo de entre uno y tres días desde la orden de venta. Eso sí, no esperes un rendimiento alto a corto plazo: si logras batir la inflación 'date con un canto en los dientes'. Aquí te damos todas las claves para claves para elegir el fondo de inversión que más te conviene: de renta fija, variable o mixto.
  • Depósitos o cuentas remuneradas. En general, este es un producto financiero recomendable para el corto plazo, pero en la actual coyuntura, con el Banco Central Europeo (BCE) manteniendo una política monetaria de bajos tipos de interés, su rentabilidad se encuentra en horas bajas. La gran ventaja de los depósitos o las cuentas remuneradas es que los beneficios están fijados previamente, así que se cumplen las condiciones de rentabilidad y seguridad. Si quieres descubrir las mejores cuentas remuneradas del mercado, pincha aquí.

¿Rentabilidad o seguridad?

La pregunta del millón, como en el resto de inversiones, es si prefieres priorizar en seguridad o buscar una mayor rentabilidad. Debes analizar si eres un inversor de perfil arriesgado —te manejas con soltura en el mundo financiero y apuestas por rentabilidades elevadas a pesar de que puedas perder tu dinero—, conservador —lo primero para ti es mantener el capital invertido, aunque obtengas menores beneficios— o moderado, que está a medio camino entre los otros dos.

En términos generales, el que más se repite en España es el primero, el que prefiere no arriesgar, sea a corto, a medio o a largo plazo. ¿En qué perfil encajas tú?

Te puede interesar