Pasar al contenido principal

El fútbol como inversión: estos equipos cotizan en bolsa

Clubes de fútbol de los que puedes comprar acciones
DS Foto / pixabay

Guste más o menos, la realidad es que el fútbol profesional hace tiempo que es más un negocio que un deporte. Cierto es que quedan honrosas excepciones: clubes cuya prioridad es puramente institucional o deportiva, o jugadores que se mueven más por la fidelidad a unos colores que por el talonario. Pero, en general, en el mercado del fútbol priman los intereses económicos.

Como consecuencia, algunas entidades cierran fichajes con la vista puesta en un determinado retorno financiero y los multimillonarios —sean jeques, magnates del petróleo, promotores inmobiliarios o simples especuladores que, en más de una ocasión, han destrozado clubes y las ilusiones de los aficionados que lo acompañaban— se dan el capricho de comprarse participaciones aquí y allá.

Las ingentes cantidades de dinero que mueve el fútbol resultan demasiado jugosas tanto para estos potentados como para las grandes compañías de telecomunicaciones, que viven toda un 'guerra' por hacerse con los derechos de retransmisión televisiva. No son los únicos encandilados por el fútbol: hasta Amazon va a emitir partidos.

La relación del fútbol y la bolsa no es nueva, de hecho, hay un club de fútbol que cotiza desde 1983. El pionero fue el británico, Tottenham Hotspur.

Aunque tuvieron que pasar casi dos décadas hasta que se creara en 2002, el STOXX Europe Football, un índice que incluye a los clubes europeos y turcos que cotizan.

En ese foro se especula con resultados o éxitos deportivos, pero tal y como hemos indicado al principio, lo que manda es la oferta y demanda, igual que ocurre en el resto de mercados (curiosamente el fútbol influye en ellos).

El fútbol como inversión

Así que, te guste o no el balompié, puedes considerar este deporte también desde una perspectiva meramente financiera. De este modo, como en cualquier inversión, debes fijarte en la rentabilidad que puedas conseguir. Hasta ahí, pura coherencia, nada que objetar.

La cuestión es que, si algo desata el fútbol, es pasión. Conductas y acciones carentes de toda lógica —no olvides que existe una religión dedicada a Diego Armando Maradona, que a veces también se extienden al ámbito de la inversión. Y es que en el pensamiento de muchos aficionados el colmo de la felicidad es que su equipo logre una victoria y, además, le haga ganar dinero.

Clubes de fútbol que cotizan en bolsa
Quincemedia / pixabay

Conducirse de esa manera puede resultar chocante, hasta absurdo para las personas a las que no les gusta este deporte, pero también en el mundo de la inversión, como en la vida misma, hay de todo.

¿Qué clubes cotizan en bolsa?

A pesar de lo expresado, que un club de fútbol figure en un mercado bursátil, resulta bastante extraordinario. No en vano, sólo veinte y otras dos entidades deportivas -las dos que aparecen al final de la lista- cotizan en el STOXX Europe Football; son las siguientes:

  1. Juventus.
  2. Roma.
  3. Borussia Dortmund.
  4. Celtic de Glasgow.
  5. Olympique de Lyon.
  6. Galatasaray.
  7. Besiktas.
  8. Fenerbahce.
  9. Ajax.
  10. Lazio.
  11. Brondby
  12. Trabzonspor.
  13. AGF.
  14. Sporting de Lisboa.
  15. Silkeborg.
  16. Aalborg Boldspilklub.
  17. Sporting de Braga.
  18. AIK Football.
  19. Oporto.
  20. Ruch Chorzow.
  21. Parken Sport & Entertainment.
  22. Teteks ad tetovo.

Esa veintena de clubes de fútbol no son los únicos presentes en el parqué, ya que otros cotizan en mercados distintos del STOXX Europe Football.

Así, por ejemplo, el Arsenal está en compra y venta a través de su hólding de empresas, el citado Tottenham Hotspur cotiza en el Reino Unido y el también británico Manchester United —que de forma recurrente aparece en el primer puesto de los clubes más ricos del mundo— lo hace en EE.UU.

Viendo lo activos que se mantienen los clubes ingleses en el ámbito financiero no es de extrañar que la Premier triplique en rentabilidad al fútbol español.

¿Qué es más rentable, invertir en fútbol o en el IBEX 35?

Pasiones o preferencias futbolísticas a un lado, dado que, al fin y al cabo, estamos analizando una inversión, ¿qué índice presenta mayores beneficios, el STOXX Europe Football o el que incluye a las 35 principales compañías de España? Pues te sale más a cuenta invertir en fútbol que en el IBEX: el primero acumula un recorte del 5,67% en el último año, mientras que el segundo sufre un retroceso del 8,19% en ese mismo periodo.

No obstante, si te decides a invertir en ese índice futbolístico, ten en cuenta que sus activos no tienen mucha liquidez y que, además, son volátiles, dada su especial naturaleza. Ten en cuenta, por ejemplo, que el STOXX Europe Football subió un 30% en 2010, pero cayó un 40% en 2011.

¿Hay algún club español que cotice en bolsa?

Por si te lo estás preguntando, no, no hay ningún componente de la Liga de Fútbol Profesional (LFP) que haya salido a los mercados bursátiles... por el momento. En ese sentido, el presidente de esta institución, Javier Tebas, aseguró el pasado mes de abril que algún club español daría el salto a los parqués en un plazo de dos años.

El directivo —que tiene un plan para atraer al público joven— justificó la ausencia en bolsa de los equipos nacionales porque se exigen tres años seguidos de beneficios para hacerlo. Según él, los clubes de la LFP han salido recientemente de un proceso de saneamiento motivado, en parte, por la crisis. Tebas afirmó, asimismo, que no tendría problema alguno tampoco con que los fondos de inversión entraran en el mercado del fútbol.

Cabe recordar, para concluir, que Athletic de Bilbao, Osasuna, Barcelona y Real Madrid —los dos últimos curiosamente no se encuentran en el top del mundo en cuanto a potencial financiero son los únicos que se mantienen como clubes deportivos, mientras que el resto tienen el estatus de la sociedades anónimas deportivas (SAD).

Esa diferencia, que puede parecer baladí, supone, de entrada, que la propiedad de los cuatro clubes recae sobre los socios, pero, además, que tributan por un tipo inferior en el impuesto de sociedades. Esa diferenciación ha provocado incluso inspecciones de la Unión Europea (UE) por considerar que implica ventajas fiscales indirectas.

Con todo, el hecho de que ese cuarteto no sean SAD podría tener ciertos efectos en caso de salidas a bolsa pero, sobre todo, frenaría, en principio, una posible intervención de los fondos de inversión.

Te puede interesar