Las empresas usan software que decide si tu CV es apto o no: 3 pasos para superar a estos 'robots'

'Yo, robot'.
'Yo, robot'.
  • Los ATS o sistemas de seguimiento de candidatos son un tipo de software que las empresas utilizan para cribar los cientos de CV que les llegan. El programa descarta o pone al final de la cola aquellos curriculums que no se adecuan a la oferta laboral en cuestión.
  • El problema es que es posible que seas el candidato ideal para un trabajo, pero que hayas enviado tu currículum en un formato irreconocible para el ATS de turno. Arregla esta situación siguiendo los consejos de una coach laboral y de un especialista en desarrollar este tipo de programas.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

¿Te encuentras en plena búsqueda de trabajo, mandas docenas de CV cada semana, pero no recibes respuesta alguna sobre tu curriculum? Cabe la posibilidad de que tu documento no ha llegado a manos humanas. Podría haber sido descargado previamente por los ATS, siglas de applicant tracking systems o sistemas de seguimiento de candidatos.

Cada vez más empresas utilizan este software cuyo papel es asegurarse de que los CV que llegan para una oferta laboral se adecuan para la misma. El problema, según descubrió un estudio de TopResume, es que el 43% de estos documentos valiosos para conseguir trabajo no superaban los requisitos mínimos de los ATS. Estos o no reconocen los CV o pueden leerlos, pero como la información no está debidamente presentadas, los descartan de todas formas.

Así que es posible que tu curriculum vitae no esté preparado para tiempos actuales y debas darle un pequeño repaso. Antes de que rechistes, ten en cuenta que, según informó Jobscan, el 99% de las empresas que se encuentran en la lista Fortune 500 utilizan este tipo de software. Puede parecer inicialmente injusto, pero su aplicación tiene ventajas en el mundo laboral.

"Es crítico que los candidatos sepan cómo funcionan estos sistemas", alerta Stacey Perkins, coach laboral, para CNBC Make It

Esta especialista en ayudar a candidatos a conseguir trabajo ha dado diversos consejos y pasos imprescindibles si quieres que tu currículum pase de manos virtuales a manos humanas. Toma nota.

1. Apuesta por el formato más simple

'Wall-E'.
'Wall-E'.

Da igual si tu CV demuestra que eres LA persona candidata para ese puesto de trabajo. Si lo mandas en un formato incorrecto será eliminado por el ATS de turno.

Los sistemas de seguimiento de candidatos escanean los curriculums de izquierda a derecha. Por lo tanto si apuestas por columnas verticales es muy posible que parte de la información se pierda por el camino. Perkins te recomienda un formato tradicional en horizontal y con datos repartidos y simplificados en puntos.

Muchos de los formularios o servicios online aceptan formatos como PDF, DOC o HTML. Pero, ante la duda, envía en CV en forma de documento de Word. La coach laboral explica que la gran mayoría de ATS lo reconocen perfectamente.

2. Incluye siempre palabras clave

'Trascendence'.
'Trascendence'.

Uno de los motivos por los que empezó el desarrollo de los sistemas de seguimiento de candidatos fue el hecho de que los supervisores, al repasar los curriculums, descubrían que muchos de ellos no encajaban con el puesto de trabajo en cuestión.

Así que en parte los ATS se idearon a modo de criba inicial automática: si tu CV no tiene nada que ver con lo que se pide, los jefes ni se lo mirarán.

Eso significa que, si quieres destacar, si quieres que tu hoja llegue a manos humanas, vas a tener que crear un documento lo más parecido posible a lo que se busca. 

¿Cómo lograrlo? "Presta atención especial al nivel de experiencia, lugar y habilidades que pide cada empresa", explica Nagaraj Nadendla, vicepresidente senior en el desarrollo de productos en Oracle. Se encarga de diseñar precisamente este tipo de sistemas que agilizan la contratación. "Por ejemplo, si una oferta pide 10 años de experiencia y solo tienes 5, el ATS te moverá automáticamente al final de la cola".

Por lo tanto, una de tus misiones preliminares es analizar la oferta laboral y como mínimo 10-20 ofertas laborales similares, independientemente de si ya han caducado. Anota las palabras clave que más se repitan en todas ellas: habilidades, software que debes conocer, cómo definen los cargos (ejemplo: algunos medios buscan redactores y otros periodistas)... Cuando tengas tendrás una lista de todos los términos que debe incluir tu CV.

Asegúrate de incluir las palabras y términos tal y cuál aparecen en las ofertas de trabajo. Evita acrónimos, abreviaciones o jerga en otro idioma porque es posible que el software no lo reconozca y, por lo tanto, no te priorice.

Nadendla te recomienda que cada sección tenga 3-5 de estas palabras clave, pero intenta que su aparición no convierta el currículum en un texto extraño pensado solo para robots. Piensa que luego lo leerá un ser humano.

"Nadie es experto en todo. Es mejor ser honesto y preciso explicando lo que sabes hacer".

3. Sáltate a los bots

'Matrix'.
'Matrix'.

Warner Bros

La sociedad ha inculcado que pedir ayuda es de cobardes, cuando en realidad es de sabios. Si temes que tu CV no ha pasado la criba de los bots, manda un email directo a la persona que sabes que se encargará de tu contratación o al departamento de Recursos Humanos de la empresa.

"Quizás eres el mejor candidato para esa empresa", explica la coach laboral Stacey Perkins. "Pero es posible que por algún problema técnico no haya sido leído". Lo recomendable por eso es adjuntar una nota en el email explicando tus temores (que crees haber sido rechazado por el sistema), tu convicción de que eres la persona ideal y aclarar que el CV se ha enviado en el formato adecuado.

"Aunque lo hayas mandado por email, nadie se leerá un curriculum vitae si está escrito en un formato incorrecto o incompatible".

Otros artículos interesantes:

Cómo mejorar tu currículum sin mentir para conseguir un puesto de trabajo

8 recomendaciones a tener en cuenta a la hora de hacer tu currículum cuando quieres cambiar de profesión

Este es el mejor momento del día para enviar tu curriculum (y el peor momento posible)