Pasar al contenido principal

Inditex retoma las compras tras el confinamiento y traza un plan hasta 2022 que da alas al online y cierra tiendas para que las ventas comparables crezcan un 6% al año

tienda zara
Reuters
  • Inditex registra pérdidas por primera vez desde que dio el salto a bolsa en 2001, con unos números rojos de 409 millones de euros en el primer trimestre, tras aprovisionar una partida de 308 millones.
  • Esta suma se destinará a un plan de impulso al online trazado hasta 2022 con el que el grupo trata de mitigar el duro impacto de la pandemia del coronavirus.
  • Inditex pretende que en el horizonte del 2022 las ventas online representen el 25% de la facturación, una cifra que tendrá que escalar con fuerza desde el 14% actual.
  • El plan contempla 2.700 millones de euros en inversión tecnológica y para la ampliación y renovación del espacio comercial.
  • El gigante textil ha avanzado que hasta 2021 absorberá 1.200 tiendas, a un ritmo de entre 500 o 600 al año. En paralelo abrirá 150 puntos de venta anualmente. 
  • Las tiendas que tiene previsto absorber el grupo representan entre el 3% y el 4% del resultado antes de impuestos de la compañía, entre el 5% y el 6% de las ventas y entre el 10% y el 12% del espacio.
  • El plan del gigante textil implica la absorción de entre 250 y 300 tiendas en España y del orden de 400 en Europa, siendo Zara la enseña que bajará más persianas, hasta 300.
  • El dueño de Zara quiere culminar este proceso con una red de entre 6.700 y 6.900 establecimientos, que las ventas por superficie comprable aumenten entre un 4% y un 6% cada año, y que el crecimiento bruto del espacio anual sea del 2,5%
  • El presidente de Inditex, Pablo Isla, señaló en una conferencia con analistas que el inventario decreció un 10% en el cierre del primer trimestre.
  • El grupo gallego retomó las compras a principios de mayo para lanzar las colecciones de julio y agosto y renegoció los contratos de alquiler con sus caseros.
  • Para mitigar los efectos de la pandemia, Inditex desplegó un plan de estricto control que propició una caída en los gastos operativos de un 21%.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La crisis del coronavirus pasa factura a Inditex. El gigante textil registra pérdidas por primera vez desde que dio el salto a bolsa en 2001 y trata de mitigar el impacto de la pandemia con un plan a largo plazo que dará alas a canal online. Los objetivos marcados no son pocos, el titán de la moda pretende que en horizonte del 2022 las ventas por internet representen el 25% de la facturación, una cifra que tendrá que escalar con fuerza desde el 14% actual.

Para arañar ese crecimiento del 11% de la facturación por internet, el grupo de Amancio Ortega ha trazado un plan por el que destinará 2.700 millones de euros en inversión tecnológica además de ampliación y para la renovación del espacio comercial. Una partida de 1.000 millones irá destinada al online y los 1.700 millones restantes a la integración tecnológica de las tiendas. 

Pero el impulso del comercio electrónico parece que lleva de la mano la concentración de puntos de venta. El gigante textil ha avanzado que hasta 2021 absorberá 1.200 tiendas, a un ritmo de entre 500 o 600 al año. “El valor neto contable de esta iniciativa es de 308 millones de euros que ha incluido el grupo en la cuenta de resultados del primer trimestre”, señaló Inditex en un comunicado.  

Inditex compensará estos cierres con la apertura de 150 puntos de venta al año. Una medida que encaja en esa estrategia de reorganización de su red de tiendas que arrancó en 2012. El plan es impulsar las tiendas flagship, grandes locales ubicados en el centro de las ciudades, y cerrar progresivamente establecimientos secundarios, más pequeños y que acostumbran a vender concepto joven.

En todo caso, el dueño de Zara quiere culminar este proceso con una red de entre 6.700 y 6.900 establecimientos, que las ventas por superficie comprable aumenten entre un 4% y un 6% cada año, y que el crecimiento bruto del espacio anual sea del 2,5%.

Leer más: Probar ropa con realidad aumentada, robots asistentes en la tienda y automatización en los almacenes: así será ir de compras en la 'nueva normalidad'

Inditex contiene el gasto con menos tiendas y menos compras

Las tiendas que tiene previsto absorber el grupo gallego representan entre el 3% y el 4% del resultado antes de impuestos de la compañía, entre el 5% y el 6% de las ventas y entre el 10% y el 12% del espacio. Esta medida implicará la absorción de entre 250 y 300 tiendas en España y del orden de 400 en Europa. Zara será la enseña que bajará más persianas, hasta 300, seguida por Pull&Bear y Bershka que cerrarán un máximo de 160 puntos de venta. 

Para mitigar los efectos de la pandemia, Inditex desplegó un plan de estricto control que propició una caída en los gastos operativos de un 21%. El resultado bruto de explotación (ebitda) se situó en los 484 millones de euros, frente a los 1.675 millones del primer trimestre del pasado año. 

El presidente de Inditex, Pablo Isla, señaló en una conferencia con analistas que el inventario decreció un 10% en el cierre del primer trimestre. Una cifra que justifica con su modelo de aprovisionamiento flexible. “Reaccionamos a tiempo en  marzo”, señaló Isla. La compañía realiza su aprovisionamiento de forma semanal y “a principios de mayo volvimos a comprar otra vez de forma significativa para los meses de julio y agosto. Esta flexibilidad de nuestro modelo de negocio nos permite reducir costes”, apuntó el ejecutivo de la compañía. 

Leer más: La relocalización gana el pulso a Asia: la moda se inclina por la producción de proximidad tras el coronavirus con Turquía y Marruecos como principales destinos

Isla detalló que parte de la evolución de costes han tenido que ver con los gastos de personal y con los gastos vinculados a los alquileres de las tiendas. "Los caseros están al tanto de la situación y hemos alcanzado buenos acuerdos", detalló el ejecutivo de Inditex. También sumó a esta partida de gastos los relacionados con logística y los gastos estructurales de la compañía.

Según los datos presentados por el grupo, las ventas del dueño de Zara empezaron a sufrir a partir de la tercera semana de marzo. Una caída que se agudizó en abril que lentamente recupera la marcha en junio. El pasado lunes el grupo contaba con el 78% de su red de tiendas operativa, 5.743 puntos de venta, en 79 mercados. 

El gigante gallego procederá a establecer tres líneas prioritarias para las tiendas que pasan por la digitalización, integración y sostenibilidad. Una estrategia en la que la venta online jugará un papel prioritario. Por ello, la compañía se prepara para poner en marcha unos nuevos estudios de 64.000 metros cuadrados en su sede de Arteixo a finales de 2020, que funcionará a modo de plató para la plataforma de venta online. 

Leer más: El Hollywood de Zara en Arteixo: así es por dentro Zara Studios

Y además