Pasar al contenido principal

4 frutas que son aún más nutritivas si no se pelan

Hombre preparando zumo de frutas.
Getty Images

Si eres de los que pelas la fruta, no estás solo.

Es muy frecuente. La mayoría retira la piel, incluso cuando es bastante comestible, como es el caso en manzanas o peras.

Debes saber que, al hacerlo, estás renunciando a una parte esencial. Esto se debe a que la cáscara contiene nutrientes y componentes esenciales para el organismo.

La piel de la fruta es baja en calorías, azúcar y grasas. Al tiempo, es una fuente interesante de fibra que favorece el tránsito intestinal, genera sensación de saciedad y protege la membrana mucosa del intestino.

Ciertas pieles incluso son ricas en minerales y vitaminas, como es el caso de los cítricos.

Algunos estudios también apuntan a que, en general, la cáscara y las semillas resultan más ricas en antioxidantes que la pulpa en muchas frutas.

Leer más: La forma en la que cocinas tus alimentos puede hacer que pierdan buena parte de sus nutrientes

Esto no significa que, si has estado comiendo fruta pelada, ésta no te haya aportado los nutrientes ligados a este tipo de alimentos.

Se trata de darse cuenta de que, igual que otros alimentos pueden perder parte de su valor nutricional en función de cómo se cocinan, ciertas frutas también son más ricas si se consumen con cáscara.

Así, si vas a empezar a comerlas sin pelar, no debes olvidar en ningún momento lavarlas previamente, ya que en la piel pueden quedar restos de pesticidas y bacterias.

Plátano

Los plátanos son buenos para los perros y son ricos en fibra [RE]
Sandra Mu/Getty Images

Aunque no lo creas, la cáscara del plátano se come y además es nutritiva.

Puede que en España no conozcas a nadie que lo haga, pero en otro países, como India, no es tan raro.

Su sabor es más fibroso y amargo que la carne del plátano, según un artículo de la versión americana de Business Inisder.

Es frecuente consumir la cáscara de plátano horneada o frita, aunque otra forma de que pase desapercibida es incluyéndola en batidos. Para ello, puedes probar a hervirla para lograr que sea menos dura.

Y, aunque siga pareciéndote algo extraño, motivos para comer la piel de esta fruta no faltan. 

Si el plátano es rico en potasio, magnesio, fibra y ciertas vitaminas como la B6 y B12, al ingerir la cáscara estarás incrementando el porcentaje de todos estos nutrientes, tal como señala la nutricionista Laura Flores a la publicación LiveScience.

Limón

beneficios para la salud del limón
Azamat Zhanisov/ Unplash

El limón es un alimento que conlleva numerosos beneficios para la salud. 

Es rico en vitamina C, ácido cítrico, potasio, es un importante antioxidante, resultando además bajo en calorías. Y buena parte de estos nutrientes se encuentran también en su piel, como es el caso de los antioxidantes.

Este cítrico es además rico en fibra soluble, que favorece digestiones más lentas y un mejor tránsito intestinal. Pero estas cualidades no se encuentra en su zumo, sino que se localizan en la piel blanca del limón, por lo que sería recomendable probar a consumir la fruta entera.

Naranja y otros cítricos

Zumo de naranja
Getty Images

Otra piel que siempre se retira es la de la naranja, que es también un elemento rico en nutrientes.

La piel de la naranja contiene más vitamina C que su pulpa.  Mientras que la cáscara aporta unos 136 miligramos de vitamina C por 100 gramos, su pulpa contiene aproximadamente 71 miligramos. 

Su aporte de vitamina A y B, y minerales como el calcio, el selenio, el manganeso y el zinc también es mayor en su cáscara que en la pulpa.

Además, algunos indicios apuntan a que la piel de la naranja puede favorecer la pérdida de peso.

En general, la piel de los cítricos es muy rica en nutrientes. Ocurre también, por ejemplo, con las cáscaras de la mandarina, que tienen una potente capacidad antiinflamatoria, siendo rica en flavonoides como la hesperidina y, en menor medida, la tangeretina y nobiletina.

Manzanas

Las frutas son ricas en fibra
Getty Images

Un refrán anglosajón indica que comer una manzana al día puede mantenernos alejados del médico. Es una fruta realmente beneficiosa para la salud.

Una forma de potenciar estos efectos positivos sobre el cuerpo es comer las manzanas sin pelar. 

La manzana con piel contiene un 332% más de vitamina K, un 142% de más vitamina A, un 115% más de vitamina C, un 20% más de calcio y hasta un 19% más de potasio que una manzana pelada, según Healthline.

Además, la piel de la manzana contiene pectina y ácido ursólico, con efectos positivos adicionales sobre la salud.

La pectina es una sustancia similar a las fibras (por su comportamiento de gel), que favorece el tránsito intestinal y que puede ayudar en el control del colesterol y los niveles de azúcar en sangre. Se encuentra en las manzanas, pero también en la piel de los cítricos.

Por su parte, el ácido ursólico favorece la activación del colágeno, mejorando el estado de la piel y el cabello. Permite asimismo, como indica la web Vitónica, fortalecer los músculos y tiene capacidades antiinflamatorias. 

Este ácido se encuentra en la piel de la manzana y de otras frutas como ciruelas, peras y arándanos.

La cáscara de la manzana también es rica en polifenoles, con una destacada actividad antioxidante y antiinflamatoria en el intestino.

 

 

Y además