Pasar al contenido principal

5 errores comunes al compartir coche que debes evitar

Smart Fortwo car2go

Ah, los problemas del primer mundo. Los errores más comunes a la hora de compartir coche es uno de esos inconvenientes que han surgido en los últimos tiempos al calor de las célebres plataformas de carsharing que han proliferado. Porque sí, es muy bonito eso de ir de A a B con tu aire acondicionado, conduciendo y, en muchos casos sin soltar un solo gramo de CO2 a la atmósfera.

Pues bien, para ti, usuario de coche compartido, ya sea con una de estas empresas o con tus compañeros de trabajo, hemos seleccionado estos cinco aspectos en los que, probablemente, te vas a reconocer. Vamos a ello.

#1 - Revisa el coche a conciencia

car2go smart desperfectos
Esta es la clase de desperfectos que hay que reportar por si acaso al iniciar el alquiler. vicente cano

Ojo con este punto: si quieres utilizar un coche de alguna plataforma como Car2Go, debes de prestar atención a este aspecto. Las principales empresas tienen una opción en su app para notificar algún defecto del coche. Es importante utilizar este apartado, ya que puedes obtener dos beneficios.

Por un lado, la empresa sabe que tiene que arreglar algo (y por lo tanto los usuarios nos beneficiaremos), y por otro, si el que viene detrás de ti lo denuncia, a lo mejor tienes que dar demasiadas explicaciones para demostrar que ese 'efecto bolardo' no lo has creado tú...

Leer más: Este es el mapa del uso del coche compartido en Madrid

#2 - Vigila posibles costes ocultos para evitar sorpresas

emov carsharing en Madrid
emov carsharing en Madrid

Todos conocemos al amigo del amigo que tuvo un susto con un Smart eléctrico y tuvo que hipotecar su alma para poder pagar un pequeño desperfecto y bla, bla, bla.

Cuando aceptas los términos y condiciones en la app de turno, aceptas las reglas de juego de la empresa. Por ejemplo, Car2Go o Emov tienen un seguro todo riesgo con una franquicia de 500 euros (en Respiro son 499, en Zity son 90). ¿Eso qué quiere decir? Que si tienes un accidente con un coche y eres culpable, vas a tener que pagar esa cantidad... 

Cuando conduzcas un coche que no es tuyo, conviene ir bien alerta. A ver, no hace falta que actives el sentido arácnido como Spiderman, pero sí conviene tener en cuenta este tipo de cuestiones. Por cierto, en Car2Go te añadirán 50 euros en concepto de asistencia... 

Pero más allá del seguro, hay conceptos que se pueden ir añadiendo. Por ejemplo, te pueden cobrar 50 euros por dejar las ventanillas mal cerradas o dejarlo con la batería por debajo del mínimo acordado (suele ser un 10%) o hasta 250 euros por perder las llaves o aparcar en un parking subterráneo (Car2Go).

#3 - Un coche compartido entre particulares no es un taxi

Lo que viene siendo una multitud
Quizá está un poco forzado, cogéis la idea

Otro de los errores al compartir coche es pensar que es un taxi. Si utilizas una plataforma de carsharing para viajar como por ejemplo BlaBlaCar, es importante que dejes todo claro para evitar dolores de cabeza y disgustos, tanto tuyos como del conductor.

Por ejemplo, viajar de Madrid a Valencia es como decir eso de "quedamos al amanecer a las afueras". ¿De dónde de Madrid a dónde de Valencia? 

Además, tienes que mentalizarte de que es probable que no vayas solo. En estas plataformas los conductores pueden ofrecer varios asientos. Eso quiere decir que a lo mejor te toca viajar detrás en un Renault Clio de 1999. No, no hay problema, pero a lo mejor puede resultar un engorro a la hora de meter la maleta... o tus piernas.

También tienes que estar dispuesto a 'tragarte' una interminable conversación acerca de los beneficios de la física cuántica aplicada a los sándwiches de Nocilla. Por eso también es interesante que eches un vistazo a los comentarios de anteriores viajeros. Aunque por lo general, la experiencia siempre es buena.

Leer más: Dentro de las oficinas de Zity, el carsharing de Renault en Madrid

#4 - Asegúrate de llevar dinero en efectivo si compartes con desconocidos

Cuando ya has conseguido acordar el punto de recogida, el de bajada está establecido y hasta conoces la marca y modelo del coche que te va a llevar, llega el momento de hacer abonar el servicio.

Por lo general, en las plataformas para compartir coche entre particulares, el precio está bien claro. Y además, el pago suele hacerse en efectivo, ya que son cantidades bastante comedidas. Puedes acordar con el conductor hacerle un traspaso, pagar con el móvil con alguna de estas aplicaciones que utilizan NFC, pero lo más seguro es que a todos os convenga hacerlo en metálico. 

Consejo: para pagar 19 euros, lleva 19 euros. A lo mejor, si te presentas con un billete de 20, se puede dar la incómoda situación de que el conductor no tiene ese euro para devolverte... y se queda con una 'propinilla' que no estaba prevista. Y con un euro puede que no haya problema. ¿Pero y si el precio es 23 euros y solo tienes un billete de 50?

#5 - Si vas a compartir coche con amigos deja claro quién pagará la gasolina

Prueba Swarm (gasolinera)
Rowan Horncastle

Este es un error a la hora de compartir coche que se podría definir como de libro. Tu compañero de trabajo te ha convencido de que, como casi hacéis la misma ruta, puedes recogerle por las mañana y devolverle a casa por las tardes. Eso es toda una prueba de amistad, las cosas como son.

Pero el ambiente dentro del habitáculo se puede enrarecer si, tras dos meses recogiéndole, lo único en claro que has conseguido es que le estás patrocinando los viajes a la oficina de lunes a viernes.

Leer más: Así es el coche autónomo del ejército español

Por eso, en este caso lo mejor es llegar a un acuerdo. Puedes hacer un cálculo del consumo que haces entre semana para hallar el coste al mes (no seas cutre y metas también los km del fin de semana)...

Seguramente, si has utilizado alguna modalidad de coche compartido, habrás cometido alguno de estos errores. Normal: todos somos humanos. Pero, eso sí, a partir de ahora, ¡ya no tienes excusa!

Te puede interesar