Pasar al contenido principal

Estos son los 6 nuevos símbolos de estatus de los ultrarricos durante la pandemia

The pandemic has created new status symbols.

Gotham/Getty Images

  • Los ultrarricos están utilizando nuevos símbolos de estatus para hacer alarde de su capital en la era del coronavirus.
  • Contratar un médico personal o vivir en apartamentos de lujo donde se les realizan test gratuitos son algunos de ellos.
  • Hacer frente a la pandemia desde la casa de vacaciones familiar o con servicio doméstico 24/7 demuestra que tienen los medios suficiente como para pasar una cuarentena 'de lujo'.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La pandemia por coronavirus ha hecho que los símbolos de estatus cambien.

Cuando estos millonarios ya no tienen dónde lucir su bolso Goyard y les cierran sus gimnasios de 900 dólares mensuales, estos encuentran nuevas formas de seguir ostentando su riqueza. En un momento en el que parece que la pandemia ha rebajado su mortalidad, han tomado el control sobre estos emblemas de abundancia creando nuevos lujos para una experiencia más elitista de la crisis por coronavirus.

Al igual que para los demás ciudadanos, su sentimiento de seguridad ha disminuido. Pero el hecho de que puedan contar con un médico personal y privado, o que se alojen en complejos de lujo donde las pruebas de anticuerpos están incluidas en los 'servicios del hotel', muestra por desgracia que están por delante en el juego en temas de salud.

Leer más: Google, Facebook o Apple también son una amenaza para la banca privada: los ultrarricos están dispuestos a traspasar unos 11 billones de euros a las tecnológicas

Pasar esta crisis en su casa de vacaciones, un rancho, u otro país significa que su experiencia en cuarentena no tiene nada que ver con la del resto del mundo.

Estos 6 nuevos símbolos de estatus reflejan la brecha social y económica que existe entre ultrarricos y no-ricos en EEUU:

Médico personal

Concierge doctors

Claudio Furlan/LaPresse via AP

Cuando en EEUU enfrentaron una escasez de pruebas de diagnóstico al comienzo de la pandemia de coronavirus, algunos estadounidenses ultrarricos comenzaron a contratar a médicos privados para evaluarlos en busca de coronavirus.

Esto les permitió pasar por encima de los criterios médicos para hacerse el test (no tenían por qué tener síntomas ni haber entrado en contacto con personas positivas en COVID-19) y además se ahorraban los largos tiempos de espera entre la prueba y el resultado.

Leer más: Un médico de urgencias que sobrevivió al ébola comparte la desgarradora realidad del coronavirus

Un médico personal (disponible 24/7 para el cliente) con sede en Los Ángeles le ha explicado a Business Insider que la prueba del coronavirus está incluída en su tarifa de 1.500 dólares (1.370 euros) por visita domiciliaria, que en realidad es menos de lo que costaría ir a urgencias en EEUU por la misma cuestión. 

Estos médicos aseguran que tener un servicio privado y personal a la larga termina ahorrando tiempo y dinero en comparación con la atención de urgencias. El mayor beneficio que tiene esta atención privada es que es personalizada.

Edificios y 'resorts' de lujo que incluyen en sus servicios las pruebas de COVID-19

Luxury buildings with antibody testing amenities

pisaphotography/Shutterstock

Los edificios de lujo incluyen cada vez más comodidades. Estos servicios, como las cubierta de yoga al aire libre o los jardines privados ya estaban en auge antes de la pandemia. Pero ahora entre estos servicios también se incluye el de hacerte la prueba del coronavirus.

The Continuum, un edificio de apartamento de lujo en South Beach, Miami, se ha asociado recientemente con médicos de Medicina Deportiva del Hospital Mount Sinai de EEUU para realizar un evento en el que se podrán hacer pruebas de COVID-19 durante 3 días.

Leer más: El número de millonarios aumentó un 470% en España en los últimos 9 años y ahora son casi un millón

"Estamos redirigiendo nuestros fondos a cosas que son más importantes para nuestros residentes en este momento, que son la salud y la seguridad", cuenta Rishi Idnani, director de The Continuum, a Forbes.

Estos resorts de lujo también están ofreciendo novedades en su catálogo de entretenimiento. Según Jeniffer White Karp, de Brick Underground (una inmobiliaria de Nueva York), durante el confinamiento, se ofrecen sesiones virtuales de cocina con celebrities, clases de pintura o actuaciones de cantantes de Brodway. 

Cuarentena con servicio doméstico

Quarantining with household staff

gerenme/Getty Images

El servicio doméstico ha sido durante mucho tiempo un símbolo de estatus entre los ricos, pero continuar con él en el confinamiento ha significado un nuevo símbolo de poder. Algunos miembros de la élite monetaria están pidiendo a sus trabajadores que se queden durante la cuaretena con ellos, eso sí, pagándoles una cuantiosa suma de dinero por ello.

Peter Mahler, responsable de Mahler Private Staffing, dijo a The Wall Street Journal que alrededor del 40% de sus clientes se han puesto en cuarentena con su personal. En un momento en el que el desempleo se ha disparado llegando a cifras récord, estos trabajadores se han encontrado con un aumento de hasta del 30% de su sueldo, explica Mahler. 

Leer más: Las compañías de jets privados esperan que el negocio crezca a medida que los ricos abandonen las aerolíneas comerciales en busca de mayor seguridad

Sin embargo, otros empelados del servicio doméstico están en 'cuarentena voluntaria' con sus empleados cobrando su sueldo habitual.

Por ejemplo, Martha Stewart ha explicado que su chófer, el ama de llaves y el jardinero de su propiedad de Bedford se alojarán en residencias separadas pero dentro de su propiedad durante la pandemia. 

Antes de la crisis un equipo de personal de servicio a tiempo completo podría llegar a cobrar entre 1,03 y 2,4 millones de dólares al año (entre 945.000 euros y 2,2 millones de euros), sin incluir servicios de salud y bonos.

Pasar la cuarentena en segundas residencias

Second homes as main residences

Jo Ann Snover/Shutterstock

Es muy probable que algunos de estos ultrarricos se hayan ido a pasar la cuarentena con su servicio doméstico a sus segundas residencias. Las casas de vacaciones en los Hamptons o Jackson Hole siempre han sido un símbolo de estatus pero ahora lo están siendo aún más a medida que los millonarios buscan un refugio 'lejos del coronavirus'.

Estas casas de temporada se han convertido de manera indefinida en residencia habitual para los propietarios que han decidido abandonar las grandes ciudades. Han 'huido' a poblaciones más pequeñas que ofrecen mayores espacios abiertos y un mayor acceso a la naturaleza.

Leer más: Así son los ultrarricos que están disparando el mercado de vivienda de lujo

Los residentes en Nueva York, por ejemplo, se han dirigido hacia las montañas y hacia los Hamptons. Ellos, juntos a otros urbanitas de la costa Este, también se han acomodado en la costa de Nueva Inglaterra, llegando en masa a algunos de los enclaves más elitistas de Massachusetts y las islas de Maine. En el Oeste, los ultrarricos se han refugiado en estaciones de esquí, desde Idaho hasta Wyoming.

Los ranchos

Ranches

Natalia Bratslavsky/Shutterstock

Antiguamente eran un gran símbolo de poder y de riqueza, pero en los últimos años han estado perdiendo atractivo debido a un choque generacional. Este último año ha habido un 'excedente' de ranchos propiedad de multimillonarios en el Oeste, ya que los jóvenes (millennials) no han querido hacerse cargo de los extensos ranchos de sus padres (baby boomers). 

Pero la pandemia ha conseguido cambiar estos intereses. Si bien los agentes inmobiliarios que han hablado con Business Insider dijeron que no han visto un aumento en la compra de ranchos, sí han visto un mayor interés.

California Outdoor Properties, que vende ranchos en California y Nevada, dijo a Business Insider que observaron un aumento del tráfico de búsquedas en abril de un 76%. El propietario, Todd Renfrew, cuenta que recientemente ha vendido un rancho por 5,7 millones de dólares (unos 5.230.000 euros) a un comprador de California que quería escapar del coronavirus. 

Leer más: Así es por dentro el avión-caravana para millonarios: terraza chill-out, salón con varios sofás y camarote para dos

Hall and Hall, una inmobiliaria especializada en ranchos de alto coste, también ha hablado con Business Insider sobre las búsquedas en su web. Aseguran que han aumentado en un 60% en el primer trimestre de 2020 en comparación con el año anterior. 

"Tiene sentido que la gente piense en lugares más rurales en medio de una situación como esta, especialmente aquellos que lo habían pensado en el pasado pero no se terminaron de decidir", explica Bill McDavid, director de Hall and Hall.

Exactamente lo que hizo Mike Bloomberg (exalcalde de la ciudad de Nueva York y excandidato presidencial): ha adquirido recientemente un rancho de 1.860 hectáreas en Colorado por 45 millones de dólares (41,3 millones de euros).

'Pasaportes pandémicos'

"Pandemic passports"

Chintung Lee / Shutterstock

Los segundos pasaportes no son un nuevo símbolo de estatus para los ultra ricos, pero están adquiriendo una nueva importancia al ser necesarios para el acceso a países 'más seguros'. 

Antes, el segundo (o tercer) pasaporte solía ser sobre ganancias financieras (les permiten invertir en un país a cambio de la ciudadanía). Ahora, se trata de seguridad. Quieren poder escapar en cualquier momento a un lugar seguro que ofrezca buenos servicios médicos, escribió John Arlidge para Robb Report

Leer más: 5 tácticas que están usando los ultrarricos para prepararse ante una posible recesión, desde vender bonos a acumular dinero en efectivo

Henley & Partners, una consultora especializada en ciudadanía, ha visto un aumento de 42% respecto al año anterior en el número de personas que presentan una solicitud formal para una nueva nacionalidad durante los primeros tres meses de 2020, según Arlidge. El número de consultas ha aumentado un 25%.

Estos programas especiales de residencia permanente pueden costar por cada miembro de la unidad familiar desde 100.000 dólares (91.700 euros) en el Caribe hasta 7,6 millones de dólares (6,97 millones de euros) en Austria. 

Y además