Un profesor le dijo que no podría resolver un problema porque era mujer: a los 23 años fundó una startup que actualmente factura 3 millones de euros y que quiere rebajar la emisión de CO2 en 540.000 toneladas

Cristina Aleixendri, cofundadora de bound4blue.
Cristina Aleixendri, cofundadora de bound4blue.

bound4blue

  • Cristina Aleixendri es una ingeniera catalana que acumula multitud de reconocimientos a sus espaldas: ha sido recientemente premiada por el EIT y forma parte de la lista Forbes de los jóvenes menores de 30 más influyentes, entre otras cosas. 
  • Actualmente, es la cofundadora y COO de bound4blue, una startup que aplica tecnología de la aviación a la industria naviera con el objetivo de reducir el combustible y, así, la huella medioambiental. 
  • La ingeniera desgrana en una entrevista con Business Insider España cómo ha sido el camino hasta la actualidad y las dificultades que se ha encontrado, tanto en el campo del emprendimiento como por el hecho de ser mujer en un sector en el que está infrarrepresentado este género. 
  • Descubre más historias en Business Insider España

"Recuerdo cuando, en la carrera, un profesor me dijo que era normal que no supiera resolver el problema porque era mujer, y que le avisara si un día me encargaba de diseñar un avión porque no se montaría en él".

La persona que cuenta esta anécdota es Cristina Aleixendri, una ingeniera aeronáutica catalana cuya trayectoria es, simplemente, meteórica. 

Solo citando algunas (¡algunas!) efemérides de sus logros hasta ahora, todo el mundo, hasta aquel profesor de la universidad, se da cuenta de que Aleixendri, que aún no ha llegado a los 30, no ha perdido el tiempo.

La catalana ha trabajado en diferentes empresas tecnológicas, es autora de varios trabajos de investigación, ha desarrollado 3 patentes en el uso de vela y forma parte de la lista Forbes de los jóvenes más influyentes menores de 30 años. 

Además, a finales del año pasado, obtuvo el Premio del Instituto Europeo de Innovación y Tecnología (EIT), un galardón dotado con 50.000 euros que reconoce a emprendedoras inspiradoras y a líderes que impulsan la innovación. 

Actualmente, Aleixendri es cofundadora y responsable de operaciones de bound4blue, una start-up que tiene como objetivo aplicar la tecnología de la aviación a la industria naviera mediante una vela de ala plegable que genera un importante ahorro de combustible. 

Las 10 mujeres emprendedoras españolas más relevantes

"Decidimos fundar la empresa porque vimos que había un problema económico y medioambiental en el transporte marítimo —que supone el 90% de la carga mundial— y que nosotros teníamos las herramientas y el conocimiento necesario, desde nuestra formación como ingenieros aeronáuticos, para solucionarlo", resume la ingeniera en una entrevista con Business Insider España. 

De la imaginación de 3 personas en 2006 a facturar 3 millones de euros en 2020

bound4bluebound4blue

bound4blue

Así, en 2006, ella y su equipo imaginaron una flota de embarcaciones propulsada por velas para la producción de energía renovable mediante la electrólisis del agua marina.

"Nos pusimos a trabajar en ello y diseñamos un sistema de vela rígida más parecida al ala de un avión que a una vela convencional, con capacidad de plegarse a nivel de cubierta y de funcionar de forma autónoma", explica. 

En ese momento se dieron cuenta de que esta vela era, a su vez, la solución, usada como sistema de propulsión complementaria, para reducir el consumo de combustible y las emisiones de barcos mercantes. 

"Básicamente, lo que hacemos es volver a los inicios y usar el viento de nuevo —como hacían ya los fenicios— para copropulsar barcos de forma eficiente y cumpliendo con las necesidades del sector", añade. 

Ahí, en 2014, decidieron lanzar el proyecto, bajo el nombre de bound4blue, que dividieron en 2: una parte relativa a la aplicación de la vela para la reducción del consumo de combustible del sector marítimo y otra centrada en la generación de energía a un coste inferior a los métodos de producción actuales de forma 100% renovable. 

Según datos de la compañía, los barcos mercantes —unos 85.000 en el mundo, actualmente— consumen entre 4 y 110 toneladas de combustible por día, dependiendo del tipo y tamaño. A través del sistema de bound4blue, se les dota de un motor auxiliar, "algo muy similar al coche híbrido". 

La diferencia, según la empresa, es que este 'motor' son unas velas que usan el viento como combustible gratuito e ilimitado. Así, por norma general, un barco puede llegar a ahorrar hasta un 20% y conseguir un payback inferior a 3 años. 

Aleixendri explica que las primeras patentes y prototipos los costearon ellos junto a familiares o amigos que apostaron por su proyecto. "Más tarde se sumaron inversores profesionales en la primera ronda de 370.000 euros".

Dhiraj Mukherjee, cofundador de Shazam: "No existe una contradicción para las empresas entre ganar dinero y ser socialmente responsables"

Según explica su cofundadora, bound4blue se ha costeado a través de inversores privados, además de por financiación proveniente del Fondo Europeo de Desarrollo Regional a través de varios proyectos concedidos por la Generalitat de Catalunya (Nuclis) y el Gobierno de Cantabria (Innova, InnovaPlus, Sodercan, etc.), así como del Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (EMFF, por sus siglas en inglés) a través de 2 iniciativas que se están desarrollando ahora mismo junto con otras empresas europeas (Greening the Blue y Aspiring Wingsails). 

Además, han recibido financiación de EIT Climate KIC al ser aceptados en la Fase 3 de su programa de aceleración en España y por ser una de las 9 empresas seleccionadas en la iniciativa de respuesta a la crisis. Asimismo, la compañía cuenta con el apoyo financiero de ENISA y de Sodercan a través de Start Up Capital Cantabria. 

La facturación de bound4blue ha experimentado un gran salto entre 2019 y 2020, pasando de los 120.000 euros a superar los 3 millones de euros. 

A la vez, también han crecido los puestos de trabajo vinculados al equipo de la compañía. En un principio, solo estaba compuesta por José Miguel Bermúdez (CEO), David Ferrer (CTO) y ella misma (COO); en 2019, crearon 15 puestos de trabajo directos y 30 indirectos, lo que significó una facturación para sus proveedores de 1,5 millones de euros. Esta cifra se incrementó aún más en 2020, con 50 indirectos y 2,4 millones de euros. 

Ahora, la compañía está centrada en instalar su tecnología en 3 barcos (2 pesqueros y un barco de carga general) y, en breve, empezarán otro proyecto que está previsto para primera mitad de 2022. 

En paralelo, también están trabajando en la primera fase de ingeniería con 3 navieras adicionales y esperan integrar la tecnología en sus buques entre finales de 2021 y principios de 2022. 

"Esperamos instalar la tecnología en 180 barcos en 5 años, lo que representará una disminución anual de emisiones de CO2 de 540.000 toneladas", avanza la COO de bound4blue. 

Los 3 retos a los que tuvieron que enfrentarse para llegar hasta aquí

bound4bluebound4blue

bound4blue

Sin embargo, hasta alcanzar estas cifras el camino ha sido fácil. Aleixendri recuerda que, principalmente, tuvieron que enfrentarse a 3 retos: desarrollar la tecnología, acceder a la financiación y ser capaces de llegar al mercado. 

"Desarrollar la tecnología hasta como es actualmente no ha sido un proceso rápido", resume la ingeniera. 

La cofundadora explica que el primer punto fue definir las especificaciones de diseño, donde surgieron los primeros conceptuales de los cuales solo algunos pasaron a diseñarse en detalle y a la construcción a escala. 

"El paso más complicado fue pasar de un prototipo a escala a un sistema de tamaño real, ya que algunos mecanismos no eran del todo válidos, se modificaron algunas especificaciones...", afirma. 

Por otro lado, Aleixendri señala que las empresas tecnológicas e industriales necesitan una cantidad significativa de capital para llevar el producto a un punto en el que haya estado funcionando a gran escala durante un período de tiempo significativo y pueda demostrar su valor.

"En el caso de la tecnología de hardware marítimo, estas necesidades financieras son aún mayores y hay menos oportunidades de acceder a la financiación en las primeras etapas", apunta. 

Por esta dificultad, la ingeniera celebra doblemente que la compañía ya haya conseguido recaudar más de 5,8 millones de euros en inversión pública y privada.

A estos 2 retos se suma, además, que bound4blue ofrece tecnología innovadora a una industria tradicional, por lo que "existe una barrera psicológica en una posible solución que es tan visible y se asociará con un fracaso de alto perfil si las cosas no salen según lo planeado". 

En resumen, "no es un camino de rosas, sino uno con muchas curvas".

Aleixendri explica que le gustaría que se supiese que todo lo que se ve (los premios, las menciones en la prensa, las rondas de financiación cerradas...) solo es la punta del iceberg y que ni siquiera representa el 5% del proyecto. 

Además de los éxitos, su equipo ha tenido que lidiar con inversores que dicen que no, los clientes que prefieren verlo antes en otro barco, la búsqueda de talento para trabajar en el proyecto, la decepción al ver que algo no funciona como se esperaba… "Definitivamente no ha sido fácil, y tampoco esperamos que lo sea, pero todo este esfuerzo sigue valiendo la pena", reconoce. 

"No es tarea fácil emprender en España, pero no es imposible"

bound4bluebound4blue

bound4blue

En este sentido, Aleixendri explica que bound4blue es "solo una muestra más de que la innovación española tiene un enorme potencial", ya que "hay muchísimo talento en nuestro país". Aún así, admite que el ecosistema en España no es tan maduro como el de otros países y eso hace que emprender con éxito desde aquí no sea una tarea fácil, "aunque tampoco imposible". 

La ingeniera catalana señala que, cuando tomas la decisión de emprender,  "te esperan a diario multitud de desafíos". Entre ellos, el primero es "tu miedo a fracasar", que no salga adelante el proyecto o "que no seas el adecuado para llevarlo a buen puerto".

La cofundadora de bound4blue cree que esto es algo que viene preconcebido por nuestro entorno porque en España "seguimos estigmatizando el fracaso empresarial".

"Son estos pequeños o grandes desafíos diarios los que te hacen crecer, no sólo profesionalmente, sino personalmente, y no los cambiaría por nada", afirma. 

"He tenido que escuchar de todo: desde que no se crean que sea ingeniera por ser mujer hasta que un hombre me diga que las mujeres sólo servimos para ser madres"

bound4bluebound4blue

bound4blue

Este perfil sobre Cristina Aleixendri comenzaba contando una situación que vivió durante la carrera universitaria en la que un profesor le decía que "era normal" que no supiese resolver el problema "porque era mujer". "En cambio, dio por hecho que mi compañero, por ser hombre, era capaz de obtener el resultado". 

Sería genial decir que este tipo de vivencias son anecdóticas, pero la realidad es la contraria. La ingeniera explica que siempre se ha movido por sectores infrarrepresentados por mujeres, tanto desde su formación como en la posición que ocupa actualmente en el sector marítimo.

"En la universidad, al igual que otras de mis compañeras, sufrí el machismo de varios profesores y, a nivel laboral, he tenido que escuchar de todo: desde que no se crean que sea ingeniera por ser mujer, que un hombre me diga que las mujeres sólo servimos para ser madres o que un inversor pida hablar con mi compañero por el hecho de ser hombre", afirma. 

Estas son las 10 mujeres más poderosas del mundo actualmente

Aleixendri señala que lo cierto es que las mujeres no tienen las mismas oportunidades y se ven obligadas a demostrar su valía antes de hacer cualquier cosa, "mucho más que cualquier hombre".

De hecho, cita como ejemplo el acceso a la financiación. En 2018 tan sólo el 2% de todo el dinero invertido por fondos de capital riesgo en Europa fue a parar a empresas tecnológicas fundadas únicamente por mujeres. "Inevitablemente, se nos exige mucho más, y esto es algo que forma parte de nuestro día a día". 

La ingeniera apunta que, además del la responsabilidad que tiene el Estado, dada su capacidad de legislar, la sociedad también tiene parte, ya que el mayor impacto se produce a través de la educación. 

"Un ejemplo muy claro es empoderar a las niñas desde edades tempranas, enseñarles a través de ejemplos que pueden convertirse en aquello que deseen, que pueden ponerse metas altas, tan altas como quieran, porque el límite a sus sueños no debe ser su género", concluye.

LEER TAMBIÉN: 14 de las 35 empresas del Ibex todavía suspenden en la presencia de mujeres en sus consejos

LEER TAMBIÉN: Trabajo incentivará con hasta 9.000 euros a las empresas que creen empleo para jóvenes, mujeres, mayores de 45 y parados de larga duración

LEER TAMBIÉN: El Gobierno aprueba este martes dos decretos para combatir la brecha salarial entre hombres y mujeres que las empresas deberán aplicar antes de abril

VER AHORA: Javier Gándara, director general de easyJet para el Sur de Europa: “Nuestro gran reto es conseguir que volar vuelva a ser asequible para todos los bolsillos tras la crisis”