El Gobierno aprueba este martes dos decretos para combatir la brecha salarial entre hombres y mujeres que las empresas deberán aplicar antes de abril

Una trabajadora en una fábrica automovilística en Barcelona
Reuters
  • El Consejo de Ministros aprobará este martes dos medidas para combatir la brecha salarial entre hombres y mujeres, que las empresas deberán aplicar antes de abril.
  • Los dos reales decretos que recibirán luz verde se centran en garantizar la igualdad de sueldos entre sexos mediante registros y auditorías salariales y en regular la elaboración y registro de los planes de igualdad de las empresas.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El Consejo de Ministros este martes tiene previsto dar luz verde a dos de los proyectos más importantes del Gobierno en materia de igualdad, centrados en la lucha contra la brecha salarial entre hombres y mujeres. De este modo, se aprobarán dos decretos, uno centrado en garantizar la igualdad de sueldos entre sexos mediante registros y auditorías salariales y en regular la elaboración y registro de los planes de igualdad de las empresas.

La nueva normativa sobre sueldos implica la puesta en marcha de registros salariales y de auditorias retributivas en empresas de más de 50 empleados y el establecimiento de criterios para evaluar los puestos de trabajo, mientras que el decreto sobre planes de igualdad define cómo deberán negociarse y cuál debe ser su contenido mínimo.

Las dos regulaciones para la igualdad salarial entre sexos son fruto de los acuerdos que alcanzaron en julio los sindicatos y los ministerios de Igualdad y de Trabajo, de los que se desmarcaron las patronales CEOE y Cepyme, asegurando que se trataba de una “cuestión política” y “una reforma laboral encubierta”, según La Vanguardia.

Sin embargo, la puesta en marcha de auditorías salariales fue aprobada ya hace más de un año y las normativas que aprobará hoy el Gobierno desarrollan su contenido y aplicación, que entrarán en vigor en el caso de la igualdad salarial a partir de abril y a partir de enero en el caso de los planes de igualdad de las empresas.

Leer más: Faltan por lo menos 87 años para acabar con la brecha salarial entre hombres y mujeres, según un estudio de los técnicos de Hacienda

Las compañías deberán contar con un registro de retribuciones de todos sus empleados, incluyendo a los directivos, que incluya los datos desagregados de sueldos medios, de complementos salariales y del resto de retribuciones, para que estén accesibles a los empleados de la propia compañía y a sus representantes ante la empresa.

De este modo, la nueva normativa persigue identificar cualquier discriminación directa o indirecta y en especial aquellas que se originen por una valoración incorrecta del puesto de trabajo, de tal forma que no haya diferencias en la retribución que reciben 2 trabajadores que han desempeñado un trabajo de igual valor, es decir, equivalente en funciones, nivel formativo o profesional o en condiciones laborales, según Cinco Días.

Para garantizar su cumplimiento, se pondrán en marcha auditorías retributivas en empresas de entre 50 y 250 empleados, aunque por el momento solo está vigente para aquellas que tienen más de 150 empleados y se irá ampliando paulatinamente en empresas de más de 100 trabajadores a partir de narzo de 2021 y de 50 empleados a partir de marzo de 2022.

Esa auditoría, como especifica la Ley de Igualdad aprobada en 2019, se aplicará en las empresas que elaboren un plan de igualdad y deberá realizarse durante su negociación de esos planes. En caso de no cumplir con esta medida o de que se determine discriminación salarial, se considerará una falta muy grave en materia de relaciones laborales, sujeta a multas de entre 6.250 y 178.500 euros.

Otros artículos interesantes:

Qué es la brecha salarial y por qué las mujeres cobran menos

La mejor manera para reducir la brecha salarial podría ser desvelar los salarios de los empleados, aunque algunos programas piloto no terminan de corroborar esta iniciativa

España es el segundo país donde más ha aumentado la brecha salarial