Por qué algunos inversores de Google celebran el fiasco de Loon, el proyecto para llevar internet a zonas rurales con globos aerostáticos

Loon

Loon

  • Google anunció la semana pasada que una de sus iniciativas recogidas en la categoría de 'Otras apuestas', Loon, que pretendía llevar internet a todo el mundo a través de globos de helio, ha sido cancelada.
  • Algunos analistas han celebrado esta decisión como parte de la idea del CEO, Sundar Pichai, de poner freno a los 'disparos a la luna' impulsados por sus fundadores.
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Google utilizó el cambio de su estructura corporativa en 2015 para convertirse en Alphabet como una forma para perseguir las ideas llamadas moonshot (disparos a la luna, en inglés) fuera de sus negocios principales de búsqueda y publicidad.

Loon se convirtió en una de las que la compañía denomina 'Otras apuestas', una misión para utilizar globos de helio a baja altitud para conseguir transmitir Internet a algunos de los lugares más lejanos del mundo. Esta semana, casi una década después de la creación de Alphabet, la compañía ha finalizado sus operadores

"El camino hacia la viabilidad comercial ha demostrado ser mucho más largo y arriesgado de lo esperado", explicó Astro Teller, el responsable de Google X en un artículo donde se ha anunciado el cese.

Un ingeniero español revela cómo es trabajar en X, el laboratorio secreto de Google que convierte ideas de ciencia ficción en realidad

Es el último moonshot que se derrumba. El año pasado, la compañía cerró su empresa de cometas de viento Makani y abandonó los planes para una ciudad inteligente de 1.000 millones de dólares de su brazo de innovación urbana, Sidewalk Labs.

No obstante, esta situación parece no importar a muchos inversores y analistas de Google. Algunos de ellos han explicado a Business Insider que ven estos movimientos como una señal alentadora de que la compañía está cambiando su estrategia respecto a los 'disparos a la luna' y modificando su mentalidad sobre cómo apuesta por el futuro.

"Esto es solo otra parte de su maduración", señaló Ron Josey, analista de JPM Securities.

"Se está convirtiendo en algo más relevante"

El concepto de Loon era usar globos de helio a gran altitud para transmitir una señal de Internet a la tierra. Sus creadores argumentaron que la infraestructura tradicional no funcionaría en algunos de los lugares más rurales, por lo que tenía sentido ponerla en el cielo.

Era una idea ambiciosa que, a lo largo de los años, vio una mayor competencia de empresas, como SpaceX, que encontraron formas más baratas y eficientes de despegar.

"El hecho de que se hayan tomado el tiempo para ser tan analíticos sobre un proyecto tan pequeño como Loon indica que se ha aplicado una gran cantidad de disciplina financiera desde que (la directora financiera de Alphabet) Ruth (Porat) se unió hace unos años", afirmó Youssef Squali, analista de Truit Securities.

Muchas de las iniciativas que se engloban bajo las 'Otras apuestas' de Google son los proyectos favoritos de los fundadores, que querían financiar grandes ideas que tardarían años, e incluso décadas, en obtener retorno. Sin embargo, pocas de estas empresas muestran resultados prometedores y, por el contrario, gastan montones de efectivo.

Mientras los engranajes dentro del negocio principal de generación de dinero de Google seguían girando, los inversores han hecho de la vista gorda ante estas ideas, pero la quema de efectivo se ha vuelto más notable. 

El segmento de 'Otras apuestas' anunció una pérdida operativa de 3.300 millones de dólares (2.715 millones de euros al cambio actual) durante los primeros tres trimestres de 2020, en comparación con 2.800 millones de dólares (2.303 millones de euros) en el mismo periodo del año anterior.

Por su parte, Alphabet obtuvo ingresos por valor de 125.600 millones (103.339 millones de euros) en los primeros tres trimestres de 2020.

"Estamos en un punto en el que los analistas e inversores deben prestar atención a las 'Otras apuestas'", señaló Shane Obata, administrador de cartera de Middlefield Capital, un inversor de Alphabet. "Se está convirtiendo en algo más relevante".

Alphabet Sidewalk Labs

Sidewalk Labs

En los últimos años, Alphabet ha ajustado su cartera y ha empujado a sus filiales a buscar nuevas líneas de ingresos.

Pichai ya lo insinuó en una entrevista con Fortune el año pasado, poco después de convertirse en CEO de Alphabet. "Creo que con las 'Otras apuestas' definitivamente estamos en una fase en la que, si bien tenemos una visión a largo plazo, también queremos casar eso con asegurarnos de que funcionan bien".

Así, el año pasado, otras iniciativas como Waymo o Verily, recaudaron rondas de financiación que incluyeron una gran cantidad de inversores externos, algo que amplió la diferencia con Loon. 

En noviembre, The Information informó que la empresa estaba luchando por asegurar la inversión externa y que Alphabet se mostraba reacio a usar su propio dinero para mantenerla a flote.

No obstante, no hay indicios de que Google X vaya a dejar de apostar por el futuro. En diciembre, el mismo medio afirmó que la empresa estaba trabajando en un proyecto de robots industriales que podría lanzarse como una próxima 'apuesta'.

Por su parte, Ron Josey de JPMorgan cree que probablemente Alphabet continúe controlando a sus mayores generadores de pérdidas. "Ya no estamos ante una empresa en hipercrecimiento", concluyó. 

Este contenido fue publicado originalmente por BI Prime.

LEER TAMBIÉN: Estos son los grandes retos a los que se enfrenta Sundar Pichai como nuevo CEO de Alphabet

LEER TAMBIÉN: 35 fotos que muestran cómo ha sido el meteórico ascenso en Google de Sundar Pichai, nuevo CEO de Alphabet

LEER TAMBIÉN: La espiral de desconfianza de Google con sus empleados ha llevado a que se forme el primer sindicato en las 'big tech', que quiere ajustar cuentas con los ejecutivos de Alphabet

VER AHORA: Las claves del fenómeno Spotify en la otra gran guerra del streaming y por qué su futuro va mucho más allá de la música