AMF by Amalfi, la startup española que refleja la sostenibilidad y la recuperación de la artesanía con joyas inspiradas en pueblos de la Costa Amalfitana

Elena del Valle, fundadora de AMF by Amalfi.
Elena del Valle, fundadora de AMF by Amalfi.

AMF by Amalfi

  • La startup de joyas AMF by Amalfi nace en medio de la pandemia gracias al recuerdo de un viaje de su creadora, Elena del Valle, a pequeños pueblos italianos situados en la Costa Amalfitana, como Pompeya o Futore.
  • Con sus piezas de entre 1 y 3 micras de oro de 18 quilates y un negocio totalmente online pretende recuperar la fabricación artesanal, así como contribuir a la sostenibilidad ecológica.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Hay marcas nacidas para romper los esquemas, para huir de lo convencional, marcas con personalidad propia e incluso alma

AMF by Amalfi es una startup enfocada al mundo de la joyería que surge de un recuerdo de un viaje a pequeños pueblos italianos situados en la Costa Amalfitana, como Pompeya o Futore.

Para Elena del Valle, su fundadora, esto supuso una experiencia sensorial que le trasladó a través de su historia, su estilo de vida y sus costumbres artesanales, donde cuidan mucho el producto local.

La financiación de startups tecnológicas en España se desploma el 56% en 2020 por la pandemia.

Elena trabajó durante 15 años en el mundo de la comunicación, pero tras un MBA en Dirección y Gestión de Empresas de Moda se dio cuenta de que su pasión era emprender, crear una marca exclusiva con personalidad propia.

"Me encantan los complementos y las joyas, y como vi que tenía la oportunidad de explotar mi parte creativa, dibujar y crear mis propios productos, me lancé con AMF by Amalfi", explica.

La recuperación de la artesanía y la sostenibilidad

Brazalete AMF by Amalfi.Brazalete AMF by Amalfi.

AMF by Amalfi

Con piezas de entre 1 y 3 micras de oro de 18 quilates fabricadas de forma manual, AMF by Amalfi pretende trasladar al comprador a una época donde se apostaba por la artesanía, un a un lugar alejado de las superproducciones, donde cada pieza es única y personal.

Para ello, confecciona todas las joyas en un pequeño taller de Madrid a través de un proceso tradicional de fundición a la cera perdida, donde tras idear el objeto se convierte el diseño a un formato digital en 3D. 

Después se realiza una impresión en la cera fundible para darle forma y estilo. Con el paso de las horas, la cera se sustituye por latón para tener la pieza final, libre de níquel y plomo.

5 marcas de joyería que nunca imaginarías que se venden en Amazon.

"Para mí era importante que fuese una producción propia y local, que se crease aquí en España aunque fuese algo más caro", explica la creadora de AMF by Amalfi. "La gente valora ahora mucho más los productos artesanales porque hay un retroceso a lo made in Spain con el coronavirus. Hay que apoyar el comercio local".

Un claro ejemplo de ello es su colección Pompeya, con piezas inspiradas en monedas del antiguo Imperio romano. En aquella época, cuando estas monedas llevaban mucho tiempo en circulación las sacaban del mercado para crear joyas con ellas y AMF by Amalfi ha intentado trasladar esa costumbre a la sociedad actual.

Además, la artesanía tiene consecuencias muy positivas como su compromiso con el medio ambiente. Al realizar colecciones bajo demanda se evitan superproducciones y, por tanto, residuos contaminantes. 

"La sostenibilidad es el futuro", afirma Elena. "Pretendemos evitar gastar sin necesidad para así contribuir a la sostenibilidad ecológica todo lo posible".

Emprender en tiempos de crisis

La pandemia del coronavirus ha arrasado con numerosos sectores como el comercio. Concretamente, la Confederación Española del Comercio (CEC) estima que unos 67.500 establecimientos han tenido que echar el cierre en 2020, lo que supone un 15% del total en España

Por eso, muchos de los negocios se han visto obligados a reinventarse o, como en el caso de Amalfi, buscar una forma exitosa de salir al mercado.

Elena tuvo claro desde el principio que si quería triunfar en tiempos de COVID-19 tenía que enfocarse al mundo digital, para así poder llegar a muchísima más gente y ahorrar en gastos.

Por eso solo cuenta con venta online a través de su página web, aunque las redes sociales también son un gran apoyo a la hora de difundir contenido y darse a conocer.

Esta startup española financiada por la Unión Europea permite digitalizar documentos sin coste y respeta la privacidad del usuario.

"Hay que arriesgar", dice Elena. "Ahora mismo hay muchísimos emprendedores que están luchando por sacar su marca adelante y yo decidí que era ahora o nunca".

De momento AMF by Amalfi no ha alcanzado la rentabilidad, pero pretende hacerlo en un período de 6 meses a un año, conforme se consolide la marca y se dé a conocer en un público mucho mayor.

Aunque en los próximos años pretenden aumentar la plantilla, lanzar más colecciones y quizás abrir una tienda física, de momento ella y su marido están centrados en consolidarse en el mundo digital.

"Cada vez se compra menos en físico y esto se ha impulsado durante este 2020 con los confinamientos", añade Elena del Valle. "Tenemos los ojos puestos en el mundo online porque está en auge y todavía se puede explotar más, es el futuro".

LEER TAMBIÉN: 5 marcas de joyería que nunca imaginarías que se venden en Amazon

LEER TAMBIÉN: La financiación de startups tecnológicas en España se desploma el 56% en 2020 por la pandemia

LEER TAMBIÉN: Esta startup española financiada por la Unión Europea permite digitalizar documentos sin coste y respeta la privacidad del usuario

VER AHORA: Por qué regalamos en Navidad y cuáles han sido los hits de este año