Pasar al contenido principal

La austeridad ha dañado considerablemente a Europa: estas son las estadísticas que lo demuestran

Recent damage from riot protests against the cost of living in Paris.
Desperfectos ocasionados en las recientes protestas en París contra el alza de precios e impuestos BENOIT TESSIER/Reuters

 

  • El Instituto de Finanzas Internacionales (IFI) señala que la austeridad está probablemente perjudicando a las economías que intentan recuperarse de la gran crisis financiera.
  • Desde 2008, el crecimiento del PIB en EE.UU. ha superado en un 10% al de Europa, según el IFI. En términos de avance del PIB per cápita, la caída fue del 5%. El ajuste fiscal en Europe ha sido la principal diferencia.
  • La tendencia de crecimiento en EE.UU. duplicó a la de Europa tras la crisis financiera, según el IFI. Antes de 2008, habían estado igualadas.
  • El director ejecutivo y economista jefe del IFI, Robin Brooks, aseguró a Business Insider Reino Unido que "la austeridad fiscal fue un error".

Desde la crisis de 2008, se ha debatido en Europa y en EE.UU, sobre cuál debería haber sido el plan más adecuado para alcanzar la recuperación económica.

Para los conservadores, la "austeridad" fiscal era la respuesta, limitando la deuda, el déficit y, por lo tanto, el gasto público para situar a la economía sobre bases sólidas que garantizasen el crecimiento en el futuro.

La izquierda, en cambio, defendió que el gasto fiscal era la solución, utilizando fondos gubernamentales para reemplazar las inversiones que habían desaparecido en los mercados privados durante la crisis, dándole cuerda al mecanismo, aun a riesgo de financiarlo con más deuda.

Leer más: Un inversor millonario que predijo la crisis señala 7 indicios de una nueva recesión en 2020

Ahora, el Instituto de Finanzas Internacionales (IFI) ha publicado una serie de informes en los que muestra que la austeridad fue probablemente la opción equivocada. El ajuste fiscal en Europa redujo el alza del PIB en un 10% comparado con EE.UU, según el IFI. En términos de PIB per cápita, la diferencia fue de un 5%.

La tendencia de crecimiento en EE.UU. duplicó a la de Europa tras la crisis financiera, según el IFI, mientras que antes de 2008 habían estado igualadas.

 

Economic growth in Europe and the US was the same before the 2008 crisis but Europe fell behind afterward. The data suggests fiscal austerity was the difference.
Economic growth in Europe and the US was the same before the 2008 crisis but Europe fell behind afterward. The data suggests fiscal austerity was the difference. IIF

Dicho de otra forma, la austeridad daña el crecimiento.

La principal diferencia entre Europa y EE.UU. durante el período posterior a la crisis fue que EE.UU se lanzó a una era de sólido gasto gubernamental, además de un masivo paquete de estímulo monetario de la Reserva Federal.

El Banco Central Europeo (BCE) también adoptó un programa monetario con bajos tipos de interés y flexibilización cuantitativa. Pero la Unión Europea continuó aplicando su programa de austeridad fiscal, prohibiendo a los Estados miembros acumular déficits superiores al 3% del PIB. La UE también obligó a los países a pagar sus deudas durante la recuperación.

El ejemplo más dramático fue el de Grecia, que se mantuvo en el programa de devolución de deuda de la UE a pesar de que su economía se contrajo en un 45%, entre máximos y mínimos. Actualmente, la UE trata de obligar a Italia a mantener su déficit por debajo del 1,8% del PIB, aunque la economía italiana se haya estancado en un crecimiento del 0%.

Dos continentes han llevado a cabo un experimento histórico y los resultados son duros

Así, los dos continentes han llevado a cabo un experimento histórico de política macroeconómica: EE.UU. se embarcó en un derroche de gasto público mientras que Europa se apretaba el cinturón.

Los datos del IFI son duros. Ahora, Europa es más pobre que EE.UU. en términos de crecimiento debido a la austeridad, tal y como afirman el director ejecutivo y economista jefe Robin Brooks y el jefe de análisis Greg Basile.

Leer más: 7 cosas que hemos aprendido en la crisis diez años después de la caída de Lehman Brothers

"Lo que me parece fascinante es que la tendencia de crecimiento en EE.UU y la zona euro era básicamente la misma", asegura Brooks a Business Insider Reino Unido. "Antes de la crisis financiera mundial, ambos crecían alrededor del 2%. Y lo que encuentras después es una gran divergencia".

"No se trata de que los europeos hayan sido más vagos que los estadounidenses durante estos 10 años"

"Para mí, no se trata de los europeos hayan sido más vagos que los estadounidenses estos últimos 10 años. Se trata de que la política [económica] no ha ofrecido el mismo apoyo".

Brooks y Basile descubrieron la brecha entre EE.UU. y Europa mientras investigaban los datos del FMI sobre potenciales diferencias de PIB. En pocas palabras, a los economistas les gusta comparar el crecimiento económico actual con una muestra de crecimiento económico "potencial" para probar si una economía está funcionando a su máxima capacidad o no.

Descubrieron una anomalía en los datos en una comparación entre Italia y Australia que resultó ser especialmente dramática. Australia ha sido reconocida por no haber sufrido una recesión desde 1991 y escapó de la gran crisis financiera relativamente ilesa. Ha agregado 30 puntos porcentuales de crecimiento acumulado del PIB desde 2008.

Leer más: Este informe señala 4 consecuencias imprevistas de salvar al mundo de la gran crisis

Sin embargo, Italia sufrió un grave impacto en 2008 y ha estado sumida en una crisis de deuda desde entonces. Su economía se contrajo un 4% desde 2008. Sin embargo, de acuerdo con los datos del FMI, ambos países tuvieron diferencias de producción apenas por debajo de cero, lo que sugiere que están funcionando casi al máximo de su capacidad, según la investigación de Brooks y Basile.

De primeras, resulta extraño: la economía de Australia debería estar a punto de reventar. Y la estancada Italia debería tener un montón de "holgura" económica todavía no utilizada. Pero estadísticamente son iguales, en términos de cuánto les queda para alcanzar su potencial).

"Es un resultado totalmente contraintuitivo, en la que la definición de diferencia de producción contradice cualquier sentido común en economía, simplemente", afirma Brooks. Para España y Grecia, es una situación similar. "Carece de intuición económica".

Si el IFI tiene razón, el BCE podría estar a punto de cometer un error histórico

El bajo rendimiento de Europa frente a América está disimulado por el superávit de la cuenta corriente de Europa. El excedente es el exceso de exportaciones que Europa produce en comparación con las importaciones. Un superávit sugiere que Europa está vendiendo más a los extranjeros de lo que les está comprando. Los economistas suelen considerar esto como un signo de salud. La histórica fuerza de fabricación de Alemania es la explicación habitual del excelente superávit de exportaciones de Europa.

Leer más: JP Morgan ahonda en sus catastróficas previsiones sobre la próxima crisis

Pero Brooks y Basile consideran que el vaso de Europa en realidad está solo medio lleno. Hay superávit comercial porque la demanda interna fuera de Alemania es muy débil y reduce las importaciones. Si consideramos una brecha de PIB más realista, entonces la cuenta corriente de Europa estaría en déficit, aseguran.

El tema del comercio es altamente técnico, sin duda. Pero si el IFI tiene razón, entonces el BCE podría estar a punto de cometer un error histórico. Actualmente está en proceso de "normalizar" su política monetaria, poniendo fin a la flexibilización cuantitativa y elevando los tipos de interés.

Brooks y Basile argumentan que los datos de comercio y la brecha de producción mal entendida muestran que la actividad económica de la eurozona es mucho más débil de lo que el BCE cree, y que la presión deflacionaria es mucho más fuerte. Las condiciones sugieren que el BCE necesita continuar ayudando a la economía con una política monetaria flexible, no acabar con ella, y el euro está sobrevalorado frente al dólar, por lo que no debería fortalecerse mediante una política monetaria más estricta.

Datos fiables demuestran que responder a la recesión con austeridad empobrece a los países y a sus habitantes

Para la gente normal, la conclusión es que ahora hay datos sólidos que muestran que responder a una recesión con austeridad empobrece más de lo necesario a los países y a sus habitantes.

También ayuda a explicar por qué muchos países europeos continúan teniendo tasas de desempleo persistentemente altas (la de Italia es más del doble de EE.UU. o Reino Unido), aunque las estadísticas dicen que la brecha de producción es pequeña, según los datos del IFI.

El desempleo persistente también da lugar a un fenómeno llamado "histéresis". Significa que cuando las personas se quedan sin trabajo durante mucho tiempo, pierden las habilidades que necesitan para volver a entrar en el mercado laboral. Así, se evita que la economía crezca más rápido cuando las condiciones mejoran dado que los empleadores no pueden encontrar a los trabajadores que necesitan, a pesar de que hay muchas personas sin trabajo. La austeridad inflige daño en la economía en su conjunto, en otras palabras.

"Creo que el mensaje principal, tal como lo veo, es que la normalización del BCE es un error", dice Brooks. "La austeridad fiscal es un error".

Te puede interesar