Esto es lo que le pasa a tu cuerpo cuando comes kéfir todos los días

Esto es lo que le pasa a tu cuerpo cuando comes kéfir todos los días
  • El kéfir viene de la palabra turca keyif, que significa 'sentirse bien' después de comer. Lleva preparándose miles de años en el Cáucaso y los musulmanes lo llamaban los granos del Profeta Mahoma.
  • ¿Qué beneficios aporta el kéfir a tu salud si lo consumes con frecuencia, según la evidencia científica disponible? Conócelos en este artículo. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

La popularidad del kéfir como alimento saludable no ha dejado de subir como la espuma a lo largo de los últimos años. Sin embargo, este producto cargado hasta las cejas de probióticos no es nuevo, ni muchísimo menos. De hecho, se trata de uno de los lácteos fermentados más antiguos del mundo. 

Según recoge El Confidencial, los estudios de mercado IRI lo posicionaron en 2020 como el segundo producto lácteo ecológico con un 13% del mercado, aumentando su presencia un 16% durante 3 años consecutivos. 

Este ingrediente también se conoce como yogur búlgaro, leche kefirada o yogur de pajaritos en Chile y se trata de un lácteo fermentado por la acción de levaduras (hongos) y bacterias (lactobacilos). Tradicionalmente se ha preparado con leche de cabra o de vaca, a la cual se incorporan los granos de kéfir.

De apariencia y textura, el kéfir es similar al yogur, bastante líquido y con un sabor característico fuerte y agridulce. Aunque es conocido especialmente por favorecer la salud intestinal gracias a la presencia de probióticos, puede brindar a tu organismo muchas más ventajas si lo consumes de forma habitual. 

Plataformas especializadas en nutrición como la web Healthline recogen qué le pasa a tu cuerpo si tomas kéfir a diario.

Increíble densidad nutricional

El kéfir destaca por su potente carga nutricional: comiendo 100 gramos obtendrás 64 calorías, entre 3 y 4 gramos de proteína, 5 gramos de carbohidratos, 3,5 de grasas, minerales como potasio, calcio, magnesio, fósforo y vitaminas A, D y B.

Esto siempre que hablemos del kéfir de leche: el de agua no tiene grasas ni proteínas, y te proporcionará tan solo 8 calorías por cada 100 gramos, así como 2 gramos de hidratos de carbono.

Probióticos por doquier 

El kéfir tiene incluso más probióticos que el yogur normal: sus granos poseen hasta 61 cepas de bacterias y levaduras.

Estos microorganismos vivos ofrecen excelentes ventajas a tu salud, como el refuerzo del sistema inmune, la mejora de la digestión oa la salud mental. 

Protege frente a infecciones

Existen estudios que demuestran que el probiótico Lactobacillus kefiri, exclusivo del kéfir, es capaz de inhibir el crecimiento de baterias malas y responsables de enfermedades como Salmonella, Helicobacter pylori y E. coli. También el kefiran, un carbohidrato presente este alimento, brilla por tener propiedades antibacterianas. 

Hace fuertes tus huesos frente a la osteoporosis

Investigaciones como esta vinculan el kéfir con una mayor absorción de calcio en las células óseas. Previene la osteoporosis, una enfermedad que incrementa el peligro de padecer fracturas, muy común en mujeres a partir de la menopausia. También es rico en vitamina K, clave para metabolizar el calcio. 

El kéfir de leche es uno de los productos lácteos más antiguos del mundo, y que ya se producía en el Cáucaso hace miles de años.
El kéfir de leche es uno de los productos lácteos más antiguos del mundo, y que ya se producía en el Cáucaso hace miles de años.

Getty Images

Potencial anticancerígeno

Un estudio halló que el extracto de kéfir pudo reducir la cantidad de células cancerosas de cáncer de mama en un 56%, en comparación con solo el 14% del extracto de yogur, aunque se precisan más investigaciones.

Otras investigaciones de laboratorio han ahondado en la capacidad de los probióticos presentes en lácteos fermentados para reducir el crecimiento de los tumores, gracias a la estimulación del sistema inmune. 

Digestión sana

Los probióticos son los mejores aliados para la flora intestinal. Actúan frente a los microorganismos dañinos, conservan las barreras naturales del tracto digestivo, impiden proliferar a los microorganismos nocivos, restablecen el equilibrio de bacterias amigables y alivian molestias en la diarrea, el síndrome de colon irritable o úlceras causadas por infecciones. 

Potencial antiinflamatorio rente a la alergia y asma

En estudios realizados con animales, se ha averiguado que el kéfir suprime las respuestas inflamatorias originadas por las alergias y el asma. Estos datos deben tomarse con cautela y aguardar a que la investigación se amplíe a humanos.

El análisis de los efectos antiinflamatorios e inmunomoduladores de los probióticos es un área de investigación emergente. 

LEER TAMBIÉN: 5 razones de peso para escoger yogur griego en lugar del normal, según los expertos

VER AHORA: Clubhouse desata la guerra de los audios: todas las claves de la exclusiva aplicación que te permite conversar con famosos y expertos