Pasar al contenido principal

La bolsa china pierde una cantidad equivalente al PIB de Noruega en su primera sesión tras el estallido global del coronavirus

Una funcionaria toma la temperatura a un hombre a la entrada de un edificio público en Sichuan (China)
Reuters

  • Los temores a una pandemia de coronavirus han provocado un desplome de las principales bolsas de China en su primera jornada de apertura tras las vacaciones del Año Nuevo Lunar.
  • Así, el índice Shanghai Composite llegó a desplomarse un 9% para acabar cerrando con una caída del 7,72%, la mayor de los últimos 5 años. Mientras, el SZSE de Shenzhen se dejó un 8,45% y el Hang Seng de Hong Kong se mantuvo prácticamente plano. 
  • En total, las pérdidas de la jornada del lunes suman 420.000 millones de dólares (unos 380.000 millones de euros), una cifra que equivale prácticamente al PIB de Noruega o al de los Emiratos Árabes.
  • El cierre por vacaciones de las bolsas chinas había permitido que evitasen las caídas generalizadas que han sufrido el resto de mercados asiáticos la pasada semana.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Coronavirus

El contagio del coronavirus de Wuhan se ha extendido finalmente a la bolsa china, que había prolongado las vacaciones del Año Nuevo Lunar para intentar evitar la oleada bajista que golpeó la pasada semana a los mercados del resto del mundo. Sin embargo, en su primera sesión tras el cierre vacacional, los principales índices del gigante asiático se han desplomado hasta sus mínimos del año en una de las peores jornadas bursátiles de la última década.

El índice Shanghai Composite llegó a desplomarse un 9% al inicio de la sesión, para acabar cerrando con una caída del 7,72%, que es la mayor caída de este selectivo en los últimos 5 años. Mientras, el SZSE de Shenzhen se dejó un 8,45%, el Hang Seng de Hong Kong se mantuvo prácticamente plano y el resto de mercados asiáticos han mantenido su tendencia negativa, con un retroceso del 1,37% en el Nikkei de la Bolsa de Tokio y de un 0,89% en el Kospi surcoreano.

Leer más: Este mapa muestra en tiempo real la propagación del coronavirus de Wuhan por todo el mundo

En total, las pérdidas de la jornada del lunes suman 420.000 millones de dólares (unos 380.000 millones de euros), según cálculos de Reuters. Esta cifra que equivale prácticamente al PIB de Noruega o al de los Emiratos Árabes Unidos, según los datos del FMI para 2019, o a la cantidad de efectivo que la Reserva Federal prevé inyectar en la economía de EEUU en enero y febrero.

Antes de las vacaciones del Año Nuevo Lunar, la bolsa china ya había sufrido los primeros coletazos del coronavirus, aunque de forma mucho más moderada. Así, el pasado 23 de enero, el último día laborable antes del cierre vacacional en los mercados chinos, el SZSE se dejó un 3,5%, el Shanghai Composite un 2,8% y el Hang Seng retrocedió un 1,5%, entre pérdidas generalizadas en todas las cotizadas, salvo las farmacéuticas.

Este desplome de la bolsa china este lunes se ha producido a pesar de las medidas preventivas que habían puesto en marcha las autoridades chinas. De este modo, el banco central chino inyectó 1,2 billones de yuanes (sobre 156.000 millones de euros) en los mercados antes del inicio de la sesión a través de subastas de recompra inversas, mientras que la divisa china se ha situado en su cotización más baja del año, retrocediendo respecto al nivel de 7 yuanes por dólar que mantenía desde diciembre.

Leer más: Iberia cancela sus vuelos de España a China por la crisis del coronavirus

Además, el Gobierno chino ha anunciado que ayudará a las compañías que fabrican productos de primera necesidad a retomar sus operaciones cuanto antes. De hecho, Huawei ha reabierto ya sus fábricas, situadas lejos de la provincia de Hubei, donde se inició el virus y en la que la mayoría de empresas han anunciado que permanecerán cerradas hasta el próximo día 13, según Reuters

La cifra de fallecidos por el brote del coronavirus de Wuhan alcanzó este pasado domingo las 361 personas, mientras que hay 17.000 contagiados en más de 20 países de todo el mundo. La extensión de este tipo de neumonía ha provocado que la Organización Mundial de la Salud declare la emergencia sanitaria internacional y que EEUU, Australia y otros países hayan prohibido la entrada de viajeros procedentes de China.

Y además