Pasar al contenido principal

Reino Unido se niega a revelar qué hará con los datos de los ciudadanos comunitarios que solicitan permanecer en el país tras el Brexit

Una manifestación a favor del Brexit
Una manifestación a favor del Brexit. Reuters
  • Reino Unido se niega a revelar qué hará con los datos de los ciudadanos comunitarios que solicitan permanecer en el país tras el Brexit.
  • El Home Office desoye las peticiones de mayor transparencia por parte de grupos de derechos civiles, que denuncian posibles trabas a la permanencia de algunos colectivos.
  • Actualmente, hay en torno a 3 millones de ciudadanos comunitarios viviendo en Reino Unido y los defensores de los derechos civiles temen que la opacidad de Londres fuerce a muchos a abandonar el país.

El gobierno del Reino Unido se está negando a revelar cómo utilizará los datos que está recopilando de los ciudadanos comunitarios que han solicitado permanecer en el país después del Brexit, lo que genera temores de que los grupos vulnerables puedan ser excluidos.

Hay más de tres millones de ciudadanos de la UE que viven en Reino Unido y que son potencialmente elegibles para permanecer en el país. Sin embargo, el Home Office, el departamento de Interior del Gobierno británico, ha rechazado múltiples solicitudes de activistas a favor de la transparencia gubernamental sobre cómo planea usar la información recopilada como parte de su nuevo plan de "estatus acordado".

Un sistema opaco para solicitar la residencia

Esto ha provocado temores entre los grupos que defienden los derechos de los ciudadanos comunitarios en Reino Unido de que a algunas personas se les pueda negar el derecho a permanecer en el país, o que se les otorgue un estatus de residente incorrecto sin que los interesados puedan conocer los motivos por los que se tome la decisión.

Leer más: Los 25 países que pueden perder más puestos de trabajo si hay un Brexit duro

Los activistas temen que la falta de transparencia pueda disuadir a algunos comunitarios de presentar su solicitud, lo que ya es una de las mayores preocupaciones en torno a este sistema.

"Tal como está planteado el sistema, los solicitantes no reciben información sobre cómo se están procesando o almacenando sus datos, o cómo podrían usarse más adelante", asegura a Business Insider Amy Shepherd, responsable legal y de políticas del Open Rights Group (ORG), una organización que defiende los derechos digitales.

"Todo esto supone poner barreras a personas que se sienten nerviosas por presentar su solicitud", afirma Shepherd.

Un portavoz del Home Office ha destacado que "el ministro de Inmigración confirmó esta semana que publicaremos los Memorandos de Entendimiento con la secretaría de Impuestos y Aduanas (HMRC) y el departamento de Trabajo y Pensiones (DWP) cuando el plan entre en funcionamiento, incluyendo asistencia sobre cómo funcionan las verificaciones automáticas de datos.

"El Home Office se toma sus obligaciones de protección de datos y seguridad de datos muy en serio. Toda nuestra gestión de esa información debe cumplir con la legislación de protección de datos".

"Queremos asegurarles a los solicitantes que no permitimos que accedan a su información personas u organismos no autorizados, y solo podemos compartir datos cuando sea necesario y donde tengamos una base legal para hacerlo".

Temores sobre privacidad

El Home Office ha confirmado que obtendrá los datos de otros dos departamentos gubernamentales, el HMRC y el DWP, y que serán procesados utilizando un algoritmo que aceptará o rechazará las solicitudes.

Sin embargo, el gobierno británico se ha negado a publicar detalles de cómo funcionará esta verificación automatizada intergubernamental, y se limita a afirmar que no retendrá los datos de otros departamentos gubernamentales que se han utilizado para tomar la decisión.

Leer más: Theresa May se plantea posponer el Brexit o dejar que sus diputados voten contra un Brexit sin acuerdo

El llamado Memorando de Entendimiento entre el Home Office y el HMRC también desvela que la secretaría de Impuestos y Aduanas buscará una amplia gama de información, parte de la cual no es necesaria para demostrar la residencia. Los activistas a favor de la transparencia están presionando para que el gobierno revele cómo se utilizarán esos datos.

"A menos que suceda algo muy raro, realmente no es tan difícil para el Home Office desvelar mucha más información sobre cómo ha diseñado el sistema, cómo es el proceso de toma de decisione y cómo se evalúan como los datos individuales que los solicitantes están enviando", ha declarado a Business Insider Philip Booth, un activista a favor de la transparencia de datos que publicó un informe sobre su uso en este sistema.

Los activistas también sugieren que el sistema del Home Office podría estar infringiendo las leyes oficiales de privacidad y ser ilegal. "El Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea (GDPR) aprobado en 2018 requiere que el Home Office procese los datos de manera transparente", han afirmado desde Open Rights Group en una sesión informativa.

"Tomar decisiones basándose en el resultado de las verificaciones automáticas de datos sin analizarlas es probable que constituya una delegación de poderes ilegal", afirma el informe.

Leer más: Reino Unido se arrepiente del Brexit: la salida de la UE perdería en un segundo referéndum por 9 puntos

La Asociación de Abogados de Inmigración también ha advertido que las personas de colectivos vulnerables que no tienen documentos o no pueden acceder a esos documentos podrían ser rechazadas erróneamente por el Home Office.

Alrededor de 3,7 millones de ciudadanos comunitarios que viven en Reino Unido tendrán que solicitar el derecho a permanecer en el país mediante este sistema después de que abandone la UE. Para conseguir ese derecho, los solicitantes deberán haber vivido en el país durante al menos cinco años.

A aquellos que no cumplan este requisito se les otorgará el estatus de pre-establecimiento, con el que pueden alcanzar el estatus de residente tras cinco años de estancia en el país. El plan está programado para ser implementado completamente el 30 de marzo.

Y además