En busca de 177 millones de euros en bitcoins enterrados en un vertedero

En busca de 177 millones de euros en bitcoins enterrados en un vertedero

iStock; Rebecca Zisser/Insider

La vida de James Howells cambió cuando tiró a la basura un disco duro del tamaño de un iPhone 6.

Howells, vecino de la ciudad de Newport, en el sur de Gales, tenía en 2013 dos discos duros de ordenador portátil idénticos guardados en un cajón. Uno estaba en blanco; el otro contenía 8.000 bitcoins que ahora valen unos 177 millones de euros, incluso después del reciente desplome del precio de las criptomonedas.

El joven galés tenía la intención de tirar la unidad que estaba en blanco, pero acabó en el vertedero de la ciudad el otro disco duro, el que contenía las criptomonedas, dentro de una bolsa de basura.

Nueve años después, James Howells está decidido a recuperar su tesoro, que extrajo en 2009.

El galés, de 36 años, espera que las autoridades locales le permitan organizar una especie de búsqueda del tesoro tecnológica para encontrar los bitcoins enterrados. 

Su problema, por el momento, es que no le permiten acceder al vertedero.

James Howells espera que su plan le lleve al vertedero.

Durante casi una década, el Ayuntamiento de Newport ha denegado sus peticiones para excavar en busca de su disco duro, alegando que sería algo demasiado caro y perjudicial para el medio ambiente, pero Howells no se da por vencido.

El galés adelanta a Business Insider su nueva propuesta de 11 millones de euros —con el apoyo de fondos de capital riesgo— para rebuscar entre 110.000 toneladas de basura. 

Howells espera que, de una vez por todas, su presentación al ayuntamiento en las próximas semanas convenza a los representantes locales para que le dejen intentar recuperar el disco duro que tiró a la basura hace casi una década.

Encontrando un disco duro en 110.000 toneladas de basura

Buscar un disco duro entre miles de toneladas de basura puede parecer una tarea hercúlea. Sin embargo, Howells, antiguo trabajador del sector informático, cree que es posible mediante una combinación de clasificadores humanos, perros robot y una máquina dotada de inteligencia artificial entrenada para buscar discos duros en una cinta transportadora.

Su plan tiene dos versiones, en función de la extensión del vertedero que el ayuntamiento le permita registrar. Según sus estimaciones, la opción más amplia llevaría tres años y supondría el registro de 100.000 toneladas métricas (unas 110.000 toneladas) de basura, con un coste de 11 millones de euros. Una versión reducida costaría 6 millones de euros y tardaría 18 meses.

El vecino de Newport ha reunido un equipo de ocho expertos especializados en áreas como la clasificación mediante IA, la excavación de vertederos, la gestión de residuos y la extracción de datos, e incluso ha reclutado a un asesor que trabajó para una empresa que recuperó datos de la caja negra del transbordador espacial Columbia que se estrelló en 2003.

Los expertos y sus empresas serían contratados para llevar a cabo la excavación y recibirían un bonus en caso de que recuperaran con éxito el preciado tesoro de bitcoins. "Estamos intentando conseguir que este proyecto sea totalmente rentable", subraya Howells.

“Tenemos a tu hija”: este aterrorizado padre pagó un rescate y encontró a su hija donde menos esperaba

Richard Mendelstein es muy precavido en lo que se refiere a ciberseguridad, pero todo su escepticismo desapareció cuando escuchó a su hija pedir ayuda por teléfono.

El joven explica que las máquinas desenterrarían primero la basura, que luego se clasificaría en una instalación móvil cerca del vertedero. A continuación, los recolectores humanos la cribarían junto con una máquina de una empresa llamada Max-AI. Esta máquina tendría el aspecto de un escáner colocado sobre una cinta transportadora.

Remi Le Grand, de Max-AI, explica a Business Insider que la empresa entrenaría algoritmos de IA para detectar discos duros de aspecto similar al de Howells. Un brazo mecánico sería el encargado de seleccionar cualquier objeto que pudiera ser un candidato.

Howells ha incluido además una partida de costes de seguridad en su plan por temor a que la gente intente desenterrar el disco duro por sí misma y hacerse antes que él con el millonario botín.

Para evitar sorpresas, ha presupuestado la instalación de cámaras de seguridad las 24 horas del día, así como de dos perros robot "Spot" de Boston Dynamics que funcionarían como patrullas móviles de seguridad por la noche y barrerían la zona en busca de cualquier cosa que se parezca a su disco duro durante el día.

Un perro robot "Spot" fabricado por Boston Dynamics.

Howells detalla a Business Insider que este equipo de expertos se reunió por primera vez en mayo en el Celtic Manor Resort, un hotel de cinco estrellas situado a las afueras de Newport, para lo que explica fue un ensayo general de su propuesta al ayuntamiento.

La reunión fue grabada en vídeo y contó con la presencia de Richard Hammond, un antiguo presentador del famoso programa de televisión Top Gear, que va a lanzar un breve documental en YouTube sobre la historia de Howells.

"Está claro que son un grupo de personas muy comprometidas que tienen fe en él y en el plan", afirma Hammond en declaraciones a Business Insider. "Es una historia que va de lo increíblemente mundano a lo colosal", subraya. "Si yo estuviera en su lugar, no creo que tuviera fuerzas para salir a la calle".

Tras la excavación, la basura se limpiaría y se reciclaría todo lo posible, explica Howells. El resto se volvería a enterrar.

"No queremos dañar el medio ambiente de ninguna manera", sostiene. "Por el contrario, queremos que todo quede en mejores condiciones".

El vertedero de Newport, en Gales, desde el aire.

Sus planes también incluyen la construcción de un parque de energía solar o eólica en la parte superior del vertedero una vez que el proyecto esté terminado. Sin embargo, las posibilidades de que el ayuntamiento acepte su idea a corto plazo parecen escasas.

"No hay nada que el Sr. Howells pueda presentarnos" que pueda hacer que el ayuntamiento acepte, ha declarado un representante de la corporación local a Business Insider. "Sus propuestas suponen un riesgo ecológico importante, algo que no podemos aceptar y que, de hecho, las condiciones de nuestro propio reglamento nos impiden considerar".

¿Funcionará el disco duro si se llega a encontrar?

El funcionamiento del disco duro depende de un componente llamado "plato", un disco de cristal o metal que contiene los datos. Según Howells, siempre que el plato no esté roto, hay entre un 80% y un 90% de posibilidades de recuperar los datos.

Phil Bridge, un profesional de la recuperación de datos que ha asesorado a Howells en el proyecto, asegura a Business Insider que esas cifras son correctas.

Un disco duro del mismo tamaño que el que perdió Howells. El plato es el disco grande del centro.

Pero si el plato está dañado, explica Bridge, sólo existe una pequeña posibilidad de recuperar los datos. Bridge confiesa que se involucró en esta aventura porque le pareció un proyecto intrigante. "Es uno de esos casos que despiertan el interés de cualquiera", apuntilla. "Sería un éxito fantástico ayudarle a recuperarlo y demostrar que todo el mundo está equivocado".

¿De dónde saldría el dinero para la búsqueda de los bitcoins?

Hanspeter Jaberg y Karl Wendeborn, dos inversores de capital riesgo afincados en Suiza y Alemania, aseguran a Business Insider que han prometido aportar 11 millones de dólares para financiar el proyecto si Howells consigue la aprobación del ayuntamiento.

"Obviamente, se trata de buscar una aguja en el pajar, y es una inversión de muy alto riesgo", reconoce Jaberg.

Howells dice que no tiene ningún contrato firmado con estos posibles inversores, pero que ha hablado del plan en las reuniones de Zoom. "Hasta que no tenga algo por escrito del Ayuntamiento de Newport", subraya, "no hay nada que firmar".

¿Y si encuentra el tesoro de bitcoins?

El joven galés adelanta que si consigue recuperar los datos, se quedaría con aproximadamente el 30% de lo que hay allí, es decir, unos 54 millones de euros según el valor actual de la criptomoneda.

Howells detalla que otro tercio se destinaría al equipo de recuperación, un 30% iría para los inversores y el resto se destinaría a causas locales, incluyendo la entrega de 50 libras esterlinas —cerca de 60 euros— en bitcoins a cada uno de los 150.000 habitantes de Newport.

Esa cantidad, sin embargo, ha bajado desde los 240 dólares por persona que prometió en un primer momento en declaraciones a la CNN en enero de 2021. Howells dice que ha decidido destinar más dinero a conseguir "empresas profesionales" para la excavación que ayuden a convencer al ayuntamiento.

Lo que necesitas saber para estar informado

Lo que necesitas saber para estar informado

¿Te gusta lo que lees?

Comienza tu día sabiendo qué piensan y qué les preocupa a los ejecutivos de las principales empresas del mundo con una selección de historias enviada por Business Insider España a primera hora cada mañana.

Recibe la newsletter

¿Y si el ayuntamiento no acepta sus planes?

En el caso de que no consiga la luz verde del ayuntamiento, Howells adelanta que su último recurso será llevar el caso a los tribunales alegando que las acciones del ayuntamiento constituyen un "embargo ilegal" del disco duro. "He sido reacio a seguir esa vía en el pasado porque no he querido causar problemas", sostiene. "Yo quiero trabajar con el Ayuntamiento de Newport".

Howells explica que nunca le han concedido una reunión cara a cara con el ayuntamiento. Únicamente le citaron en mayo de 2021 para una videoconferencia de 20 minutos a través de Zoom, pero confía en que el nuevo proyecto le permita tener una reunión física para convencer a quien sea necesario. 

El 24 de este año junio se reunió Jessica Morden, diputada del Parlamento británico, algo que ha confirmado la propia oficina de Morden.

Una vez haya puesto en conocimiento del ayuntamiento su nuevo plan, sólo le quedará esperar. "Esta es la mejor situación en la que he estado hasta ahora", asegura. "Es la operación más profesional que hemos montado y tenemos a la mejor gente posible implicada en el proyecto".

Howells explica que se gana la vida comprando bitcoin cada mes y vendiéndolo cuando necesita dinero en efectivo. Asegura que intenta no pensar demasiado en lo que su parte del dinero le permitiría hacer si llega a localizar el disco duro en buenas condiciones. "De lo contrario", dice, "te acabas volviendo loco".

Otros artículos interesantes:

2 voluntarios alemanes fueron a Ucrania para luchar contra los rusos: la confusión, el caos, y luego el coronavirus, los derrotó en su lugar

La historia completa de cómo se fundó Facebook: engaños, mentiras, jóvenes universitarios y una demanda de 65 millones de dólares

Guía del metaverso: cómo jugar, ganar dinero y divertirse en 7 de los mundos virtuales más populares del momento

Te recomendamos