La variante delta vuelve a situar las cadenas globales de suministro en riesgo de colapso y revive el fantasma del desabastecimiento

Estibadores del puerto de Qingdao ayudan en el atraque de un carguero
Reuters
  • La variante delta del coronavirus está impactando en la producción industrial en Asia y sitúa de nuevo a las cadenas globales de suministro en riesgo de colapso.
  • El encarecimiento de las materias primas y la energía y la escasez de componentes clave para la fabricación de productos y de contenedores de transporte provoca una guerra de precios entre los exportadores, según Bloomberg.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Hace 18 meses, al inicio de la pandemia de coronavirus, productores y exportadores de todo el mundo tuvieron que enfrentarse al freno en las cadenas globales de suministro, que impactaron en un 70% de las fábricas de todo el mundo y elevaron el riesgo de desabastecimiento global en casi todos los sectores económicos.

Pese a que las cadenas de suministro no llegaron a romperse del todo ni siquiera cuando el carguero Ever Given provocó un parón de una semana en el tráfico marítimo de contenedores en el Canal de Suez el pasado mes de marzo, la incertidumbre sobre posibles interrupciones en el flujo logístico global se ha mantenido desde entonces ante la escasez de semiconductores o el alza de los precios energéticos.

No obstante, la tensión en las cadenas globales de suministro ha aumentado en las últimas semanas ante el surgimiento de la variante delta del coronavirus y podría prolongarse hasta bien entrado 2022, según Bloomberg, que destaca que, aunque la disrupción logística a escala mundial se ha percibido como algo temporal, está afectando más de lo previsto a productores y exportadores.

La nueva variante de la pandemia está dificultando la actividad manufacturera en Asia debido a la escasez de componentes clave para la fabricación de varios productos y al encarecimiento de los costes energéticos, lo que está provocando que se disparen los gastos de transporte marítimo de mercancías hasta niveles históricos.

De hecho, los gastos de envío de un contenedor de mercancías de Asia a Europa se han multiplicado por 10 respecto a mayo de 2020, mientras que para la ruta entre Shanghái y Los Ángeles los precios se han disparado hasta 6 veces más, según el medio financiero estadounidense, que señala que este encarecimiento provoca que los exportadores eleven sus precios o incluso cancelen envíos.

Esta alza de los precios de transporte de mercancías provoca disrupciones en las rutas comerciales y eleva el riesgo de desabastecimiento, que se agrava debido a la congestión en los puertos, especialmente en China debido a las restricciones para frenar de la variante delta, y una escasez sin precedentes de capacidad en los cargueros.

Hsieh Huey-chuan, presidente de Evergreen Marine, la séptima mayor empresas de transporte y envío de contenedores del mundo, ha asegurado a Bloomberg que la congestión de los puertos y rutas de transporte marítimas podría prolongarse hasta el cuarto trimestre de este año o mediados de 2022, aunque sin descartar que se convierta en un problema crónico si la pandemia no se frena definitivamente.

La recuperación del sector logístico dependerá de la vacunación y las cadenas de suministro afrontan importantes cambios, según los expertos

Además del sector del transporte, los productores se están viendo afectados por los problemas en las cadenas de suministro, lo que les ha llevado a acumular materiales de fabricación. , en Vietnam, el Gobierno ha permitido que los trabajadores duerman en las fábricas de calzado y ropa deportiva para evitar frenar el flujo exportador, mientras que en Japón, Toyota ha frenado la producción un 40% por falta de componentes clave.

Mientras, en Europa, las compañías británicas han visto reducirse sus stocks hasta mínimos históricos y los precios están aumentando a su mayor nivel desde noviembre de 2017, según el medio económico, que asegura que la recuperación de países como Alemania está en riesgo ante la escasez de plásticos, metales y chips, por lo que más de la mitad de sus empresas prevén que las cadenas de suministro continúen sufriendo hasta mediados del año que viene.

Otros artículos interesantes:

Desde papel higiénico hasta café, estos son algunos de los productos que pueden escasear pronto por el bloqueo del Canal de Suez

La crisis del coronavirus puede afectar al 70% de las empresas: se teme la falta de componentes y materias primas

El riesgo de desabastecimiento y de subida de la inflación crece al mismo ritmo que se dispara la demanda de materias primas de las empresas