Alberto Granados, presidente de Microsoft España: “Desde ahora a 2024, se van a crear 2 millones de empleos en España ligados a la digitalización”

  • En CEO Talks, los máximos responsables de las compañías líderes analizan la situación de sus organizaciones y su sector, y los retos a los que se enfrentarán en el futuro.
  • Microsoft es una multinacional tecnológica estadounidense y la compañía con mayor capitalización bursátil del mundo junto a Apple. Cuenta con casi 200.000 empleados y, en 2021, facturó 170.000 millones de dólares (154.107 millones de euros), con un beneficio neto de 70.000 millones.
  • Microsoft llegó a España en 1988 y actualmente cuenta con 850 empleados. En 2020, facturó 529 millones en nuestro país y ganó 13,8 millones.
  • Alberto Granados preside Microsoft España desde julio de 2021, aunque lleva en la compañía desde 1995 y ha ocupado diferentes cargos en territorios de Latinoamérica, Asia-Pacífico y Japón.
  • Comienza el día bien informado con la selección de noticias de Business Insider España: suscríbete gratis aquí.

En 1975, 2 jóvenes universitarios llamados Bill Gates y Paul Allen crean la compañía de software Micro-soft (el guión se eliminó poco después, pues detallaba el acrónimo de Microcomputer y Software ) en Alburqueque (Nuevo México, EEUU) con el objetivo de proporcionar intérpretes de lenguaje BASIC para el ordenador Altair 8800.

El mundo de la informática doméstica apenas había comenzado y era imposible adivinar que aquel pequeño proyecto se acabaría convirtiendo en una de las compañías más grandes e influyentes de la era moderna.

Desde entonces, Microsoft ha transformado el mundo, y nuestras vidas, con sistemas operativos como MS-DOS y Windows (en sus infinitas versiones), su navegador Internet Explorer y toda la gama de productos de Microsoft Office (Word, Excel, PowerPoint), sin los que no se entendería la vida laboral y empresarial del último medio siglo.

Ya en este milenio llegarían su consola de videojuegos Xbox y adquisiciones tan relevantes como el servicio de comunicaciones por texto, voz y vídeo Skype en 2011 (8.500 millones de dólares), la red profesional más grande del mundo, LinkedIn, en 2016 (26.200 millones de dólares) y, más recientemente, el gigante de los videojuegos Activision por 68.000 millones de dólares.

Su crecimiento en todos estos años ha sido exponencial, convirtiéndose en protagonista decisivo en la digitalización de la economía y la sociedad junto con sus 2 grandes rivales, Apple y Google, con quienes compite en numerosos productos y servicios, y ante los que en algunos ámbitos (buscadores —Explorer—, telefonía móvil —Windows Phone— o reproductores de música —Zune—) ha tenido que ceder.

Actualmente, y con el liderazgo de Satya Nadella, Microsoft se ha posicionado de forma muy inteligente a la vanguardia de software y servicios laborales y empresariales, como el entorno Cloud, el dato y la inteligencia artificial, la ciberseguridad o las oportunidades del trabajo híbrido (con Teams), que además encajan perfectamente con la plataforma profesional LinkedIn o sus tradicionales productos estrella Windows y Office.

Sin embargo, al igual que ahora estamos viendo con las otras grandes tecnológicas, y antes que ellas, Microsoft también se enfrentó a importantes sanciones por supuestas prácticas monopolísticas, sobre todo relacionadas con Windows, especialmente por parte de la Unión Europea. Entre 2003 y 2004, Microsoft tuvo que pagar una multa de 500 millones de euros (una cantidad que en años posteriores se vería ampliada) y asumir compensaciones astronómicas a compañías como Sun Microsystems o Novell, las firmas perjudicadas según la sentencia.

La política de aquellos controvertidos años, aún con Bill Gates al mando, que también le granjeó a Microsoft cierta imagen antipática y soberbia entre los usuarios, ha cambiado desde la llegada de Satya Nadella, y también a raíz del exponencial crecimiento de sus grandes rivales (y la cura de humildad que supuso que la derrotaran en algunos terrenos), y actualmente los de Redmond muestran un perfil mucho más abierto a la interoperabilidad y la colaboración con los Gobiernos y la Unión Europea. Paradójicamente, ahora Microsoft aparece como la más amable de las Big Tech.

Microsoft llegó a España en 1988 y en aquel año solo trabajaban 10 empleados que aún utilizaban MS-DOS. Actualmente cuenta con casi 900 empleados y tiene 11.000 partners en España. LinkedIn, por su parte, ya tiene 14 millones de usuarios en nuestro país.

España, país 'cebo' para atraer el talento de toda Europa: los retos de Microsoft en España

Alberto Granados fue nombrado presidente de Microsoft España en julio de 2021, en sustitución de Pilar López (ahora vicepresidenta de Ventas, Marketing y Operaciones de Microsoft en Europa Occidental). 

Granados lleva 27 años en la compañía (se incorporó a Microsoft en 1995) y cuenta con más de 30 años de experiencia en la industria tecnológica. Su anterior cargo fue el de vicepresidente de la división de Digital Transformation Partnerships de Microsoft Corporation en Europa, Asia y Latinoamérica. Anteriormente, ocupó la vicepresidencia de Ventas, Marketing y Operaciones de Microsoft en Asia-Pacífico y la dirección de Grandes Empresas en Microsoft Latinoamérica.

Estudió informática en la Universidad Politécnica de Madrid y ha realizado estudios de posgrado en IESE, INSEAD, MIT Sloan School of Management, Saïd Business School (Universidad de Oxford) y Harvard Business School. Su equipo en España destaca su humildad y cercanía, su enorme capacidad de trabajo y su infatigable compromiso con la diversidad y la inclusión en el entorno laboral.

Otros artículos interesantes:

Miguel Carsi, presidente de Toyota y Lexus España: "La tecnología de la automoción está ya plenamente capacitada para la conducción autónoma, el 5G permitirá el despliegue de todo el ecosistema"

Marta Echarri, directora general de N26 en España y Portugal: “Nos hemos adaptado totalmente a lo que quiere el cliente frente a lo que el banco impone, que arrastra el modelo anticuado y obsoleto de las entidades tradicionales"

Josu Ugarte, presidente de Schneider Electric España: “Nuestro reto más importante es combatir la incertidumbre”

Te recomendamos