Semanas de tensión para Dara Khosrowshahi: el CEO de Uber trata de calmar los nervios e incluso ha confesado a los líderes que no planea ningún despido, al menos, por ahora

Dara Khosrowshahi, consejero delegado de Uber.
Dara Khosrowshahi, consejero delegado de Uber.
Riccardo Savi/Getty Images para Concordia Summit

Uber ha congelado las contrataciones en toda la empresa mientras se enfrenta a un mercado difícil y a una mayor presión para ser rentable, según señalan 2 fuentes familiarizadas con el asunto. 

Sin embargo, el consejero delegado, Dara Khosrowshahi, ha dicho recientemente a los altos cargos que no tiene planes de despedir a los empleados para reducir aún más los costes, según estas fuentes.

La pausa en la contratación tiene una larga historia que empezó hace 2 semanas con un correo electrónico de Khosrowshahi, en el que afirmaba que la contratación sería "un privilegio", pero no pedía una paralización total de esta. 

Mientras que ciertas áreas de la compañía recibirán presupuestos para aumentos modestos de personal, como sus equipos de ingeniería y producto, la mayoría de los equipos permanecerán sin cambios, asegura una de estas personas. Ambas fuentes han pedido no ser identificadas al hablar de asuntos internos.

La empresa también está reexaminando su proceso para cubrir los puestos vacantes, según personas con conocimiento de los planes. Aunque Uber tiene la intención de cubrir algunos puestos, puede dejar otros sin cubrir mientras reflexiona sobre la mejor manera de utilizar los recursos. 

Las apps de 'delivery' ignoraron los principios básicos del mundo de los negocios para disparar su crecimiento: ahora se enfrentan a miles de despidos, al desplome de sus acciones y a una guerra brutal por su supervivencia

Uber es la última empresa que ha frenado la ampliación de su plantilla. A principios de este mes, Facebook también compartió que estaba congelando la contratación, según informó Business Insider. Salesforce y Twitter también han interrumpido las contrataciones, mientras que Snap está reduciendo el ritmo.

El sector tecnológico se ha visto afectado después de que la Reserva Federal comenzara a subir los tipos de interés para combatir la inflación. Eso hizo que los inversores huyeran, especialmente de las empresas menos rentables como Uber. Sus acciones han caído un 28% en el último mes y más de un 50% desde su máximo en noviembre. 

La caída más reciente de las acciones comenzó a principios de mayo, después de que el servicio de transporte rival Lyft proyectara un mayor gasto en incentivos para atraer a los conductores. Las acciones de Lyft se desplomaron un 30% a última hora. Uber intentó evitar una venta similar publicando los resultados trimestrales antes de tiempo y destacando su crecimiento y rentabilidad futura. Pero la táctica fracasó.

Varios días después, Khosrowshahi envió un memorándum a los empleados diciendo que la compañía necesitaba centrarse en generar efectivo. La actualización suscitó reacciones encontradas. Algunos analistas destacaron la nota de Khosrowshahi como una muestra de liderazgo maduro y decisivo

Pero a algunos empleados de Uber les preocupaba las palabras utilizadas en el correo electrónico —el decir que "los objetivos han cambiado" en relación con las expectativas de los inversores y que "seremos aún más duros con los costes en todos los ámbitos"— implicara que habría despidos.

Khosrowshahi no informó a todos sus subordinados directos antes de enviar el correo electrónico, según dos personas familiarizadas con la situación. Algunos altos cargos sintieron una gran frustración porque no estaban preparados para responder a las preguntas del personal sobre lo que podría venir después, apunta una de estas personas.

La historia jamás contada de cómo la gran visión del CEO de Uber, Dara Khosrowshahi, se ha esfumado, según sus propios empleados

Unos días después del memorándum, Khosrowshahi mantuvo una llamada con los equipos directivos de Uber en la que intentó aclarar el memorándum. Al menos uno de los participantes cuestionó a Khosrowshahi sobre el lenguaje relativo al recorte de costes; él se disculpó con el grupo por cualquier preocupación que suscitara entre los empleados, revelan dos personas familiarizadas con el asunto.

También aseguró a los participantes en la llamada que Uber no iba a realizar ningún despido. En su lugar, dijo que la empresa planeaba recortar los costes de otras maneras, como recortar el gasto de marketing, reducir los gastos administrativos y permitir que algunas funciones quedaran sin cubrir.

Según una persona familiarizada con esta cuestión, a los directivos también se les facilitaron los puntos de discusión que el equipo de recursos humanos había elaborado para ayudar a explicar la situación a las bases.

Pero aún está por ver si Khosrowshahi será capaz de mantener su promesa de no despedir a nadie. 

Si bien es probable que quiera evitar que se repitan los tiempos difíciles de 2020, cuando la empresa recortó el 14% de su plantilla mundial, hacer tal garantía en una economía incierta podría resultar peligroso. Si la economía entra en una recesión y los consumidores renuncian a los servicios de mayor coste, como los viajes en Uber y los pedidos de comida a domicilio, la empresa podría sentirse presionada para responder de nuevo.

Otros artículos interesantes:

No solo las criptomonedas tienen problemas: Netflix, Uber y otras empresas advierten de que se avecinan tiempos difíciles y se preparan para lo peor

Uber mejora sus previsiones en el primer trimestre de 2022 con la recuperación de la movilidad, aunque sus posiciones en Grab, Aurora y Didi le impiden rozar la rentabilidad

El CEO de Uber dice que las criptomonedas deben ser más eficientes para que su empresa las acepte como medio de pago

Te recomendamos