Una parte de tu startup a cambio de recursos tecnológicos y humanos para llevar la idea inicial al mundo real: Climbspot trae el modelo 'work for equity' a España

El equipo completo de Climbspot (de izquierda a derecha): Juan Carlos Milena, Rodrigo Die, Pedro Jareño, María Migallón, Silvia Rodríguez, Angel Quesada, Edu Bernabé.
El equipo completo de Climbspot (de izquierda a derecha): Juan Carlos Milena, Rodrigo Die, Pedro Jareño, María Migallón, Silvia Rodríguez, Angel Quesada, Edu Bernabé.
  • Climbspot apuesta por un modelo de financiación conocido como 'work for equity', en el que los inversores se quedan con un porcentaje de la startup.
  • Esta nueva incubadora ofrece un acompañamiento de 8 meses distribuidos en 4 fases que van desde la conceptualización del proyecto, hasta su salida al mercado. 
  • “Desde el punto de vista del inversor este modelo es interesante porque sabes que vas a invertir en startups que van a ir acompañadas hasta la fase semilla por un equipo de expertos”, cuenta Juan Carlos Milena, director de Climbspot. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

En el mundo de la escalada, el 'free solo' se refiere a la modalidad más intrépida y arriesgada de este deporte. El escalador sube por la pared vertical sin cuerdas ni arnés ni ningún tipo de ayuda o acompañante. 

La adrenalina está a flor de piel. 

Una caída, un mal apoyo o una mala decisión, son prácticamente mortales.

Climbspot es para el emprendimiento todo lo contrario a hacer un 'free solo'. Esta incubadora, orientada a proyectos en fase pre-seedla etapa más inicial de una startup en la que surge la idea pero no existe ningún producto mínimo viable-, tiene como objetivo acompañar a los proyectos en los que cree durante toda su escalada. 

“Para nosotros emprender es como el proceso de escalar una pared, en la que tú tienes que ver cuál es la vía más adecuada para llegar arriba”, cuenta Juan Carlos Milena, director de Climbspot, a Business Insider España. 

Climbsport apenas tiene un mes de vida, pero lleva cociéndose a fuego lento desde hace un par de años. Cuenta con un equipo fundador formado por 4 personas con mucha experiencia en el universo en el ámbito del emprendimiento, la innovación y la transformación digital como son el propio Milena (director), Eduardo Bernabé (director de IT), Ángel Luis Quesada (consejero) y Pedro Jareño (consejero), cuyas trayectorias abarcan compañías como Microsoft, Repsol, Mapfre, Bnext, Onyze, Adif o LinkedIn.

El programa de esta incubadora está abierto a nuevas propuestas durante todo el año, de ahí su lema "non-stop incubator”, y tiene previsto seleccionar entre 4 o 5 proyectos en los próximos meses. 

Además, el programa tiene una duración de 8 meses en los que los emprendedores hacen frente a las 4 fases para convertir su idea en un producto mínimo viable para lanzarlo al mercado. 

¿Cómo es ese proceso de ascensión? Primero todo pasa la conceptualización y el diseño, que dura aproximadamente 1 o 2 meses y representa la parte crítica del proceso; si el proyecto logra una serie de hitos establecidos por el programa, pasa a la siguiente fase. 

Después llega el desarrollo de la parte tecnológica, en la que el programa aporta su propio equipo de programadores y desarrolladores. Más tarde, el lanzamiento MVP que consiste en el marketing y la comunicación, y por último, la prueba final; la salida al mercado.

La principal característica de Climbspot es su modelo "work for equity"

El programa no tiene coste alguno para los emprendedores en caso de ser seleccionados, sino que el vehículo propio de Climbspot, llamado “dawn wall”, se queda con un porcentaje de la valoración de cada proyecto. 

Este es el mayor error que suelen cometer los emprendedores tecnológicos, según uno de los mayores inversores en startups de España

“Nosotros partimos de una valoración aproximada de cada idea seleccionada de unos 500.000 euros, aunque puede variar. De esa valoración, nos reservamos el 7% para el fondo, y un 3% para los mentores —un 1% para cada uno de los 3 mentores del programa—”, apunta Milena. 

Este modelo de financiación, cada vez más conocido en España, es una vuelta de tuerca al clásico "tech for equity”, en el que las compañías ofrecen sus servicios de tecnología a cambio de un porcentaje de la startup. 

El work for equity, en cambio, supone un acompañamiento y el despliegue de toda una serie de herramientas para los emprendedores más allá de los recursos tecnológicos, como pueden ser el marketing, la comunicación, y la parte de desarrollo de negocio. 

Todo esto además, con un programa de mentoría en el que cada proyecto cuenta con 3 mentores propios que cuentan con el 1% de la compañía como señala Milena. 

"Esto no es un programa de incubación gratis. No es gratis desde el momento en que una parte de tu empresa la estás poniendo como contraprestación para esos servicios”, comenta el director de la incubadora. 

Cómo pueden los emprendedores usar 'la regla del 3' para preparar un 'pitch' y conseguir rápidamente financiación para lanzar una startup

De esta manera, con el modelo de work for equity, los emprendedores no solo reciben una inyección de dinero por parte de los inversores, sino que a cambio de ceder un porcentaje de su empresa, tienen un equipo y unos recursos que les pueden ayudar a despegar.

“Desde el punto de vista del emprendedor este modelo es interesante porque a priori puedes sumar lo mejor de cada fase, desde el equipo tecnológico a una parte de mentoring, que te permite tener un proyecto completo”, afirma. 

“Y desde el punto de vista del inversor es interesante porque sabes que vas a invertir en startups que van a ir acompañadas hasta la fase semilla por un equipo de expertos”, añade. 

El vehículo de inversión de Climbspot actualmente cuenta con 200.000 euros provenientes principalmente de business angels y family offices. 

Aunque todavía es pronto para desvelar la mayoría de los nombres propios que ya han invertido en esta incubadora, dice Milena, destacan algunos como Eneko Knörr y varios de la red de inversores BigBan Angels. 

Climbspot ya tiene una startup dentro de su programa y varios candidatos para formar parte de su programa de incubación. 

Sin embargo, afirman que son “agnósticos” en cuanto al tipo de tecnología en el que van a invertir, es decir, no tienen un sector establecido. 

Aunque Milena apunta a 3 sectores que, debido a las tendencias del mercado, les despiertan mayor interés como son "el e-commerce, el e-heatlh o todo el desarrollo de soluciones para las smart cities", desvela.

Sobre el perfil ideal de los candidatos, en Climbspot buscan sobre todo emprendedores no solo con pasión por emprender, sino personas que ya lo hayan intentado y se hayan dado de bruces con esa pared que no ha sido capaces de subir.

Además, “que tenga uno o dos socios, que les acompañan o complementen”, añade Milena. 

“Nosotros les ofrecemos recursos, luego ellos tienen que seguir tirando para adelante. Un llanero solitario es difícil que pueda montar luego el equipo, aunque le podamos dar esa fuerza inicial”, concluye. 

Otros artículos interesantes:

Estos 14 emprendedores españoles han creado al menos 2 startups de éxito con 35 años o menos

Estas son las 130 startups aceleradas por Lanzadera, la incubadora de empresas de Juan Roig

Estos emprendedores no se conocían en persona hace 6 meses, pero ya han llamado la atención de Google: uMore, la app con ADN español que analiza tu estrés y ansiedad por cómo usas el teléfono

Te recomendamos

Y además