"La asertividad no es proteccionismo": un comisario europeo reivindica las políticas comunitarias ante las grandes tecnológicas en EEUU

Thierry Breton, el comisario del mercado único de Unión Europea, lidera la estrategia industrial.
Thierry Breton, el comisario del mercado único de Unión Europea, lidera la estrategia industrial.
  • El comisario de Mercado Interior, Thierry Breton, aprovecha una visita a EEUU para lanzar un mensaje a las grandes tecnológicas: "La asertividad no es proteccionismo".
  • Estas palabras se producen cuando la aprobación del esperado Reglamento del Dato podría ser inminente: esto es lo que pretende esta nueva legislación europea.

En marzo de este año el Parlamento Europeo y el Consejo de la Unión Europea marcaron sus posturas sobre el Reglamento del Dato, un pilar —junto al Reglamento de Gobernanza de Datos— que es crucial en la estrategia de Bruselas por garantizar una digitalización soberana y transparente.

Ahora, Parlamento y Consejo, las dos instituciones que colegislan en la Unión Europea, están próximas al entendimiento. La Comisión presentó el borrador de este Reglamento del Dato a principios del 2022 y este podría recibir luz verde en las próximas semanas.

Este Reglamento del Dato —en inglés, Data Act— contempla varios escenarios y despliega varios mecanismos para que las empresas privadas —entre ellas— y las Administraciones —con el sector privado— compartan datos agregados del sector privado, y en base a su análisis se puedan mejorar procesos.

La ponente que ayudó a fijar la postura de la Eurocámara sobre este reglamento es la española Pilar del Castillo, exministra de Educación con el Gobierno de Aznar y eurodiputada del Partido Popular. La propuesta del Parlamento contemplaba que, por ejemplo, las pymes solo tendrán que pagar por las transferencias de esos datos procedentes de grandes empresas.

Las grandes empresas que quieran acceder a los datos agregados de otras firmas que generen esa información sí podrían verse obligadas a pagar una compensación —a esas generadoras de datos— en base a su margen de beneficios.

Aunque se trata de una regulación eminentemente empresarial, también tendrá consecuencias para los consumidores. Por ejemplo, los dueños de un frigorífico inteligente podrán compartir los datos que ha generado su electrodoméstico conectado con una casa de reparaciones distinta a la del fabricante.

"Hay que aclarar en qué condiciones se puede generar valor de los datos que produzcan los dispositivos conectados": así será el Reglamento del Dato, según su ponente en la Eurocámara

Pero la idea de que los sectores privados y públicos empiecen a compartir información agregada y anonimizada no ha entusiasmado a todo el mundo. No lo ha hecho a grandes marcas europeas como Siemens o SAP, que el mes pasado advirtieron que una provisión de esas características podría poner en peligro "secretos comerciales".

Por supuesto, tampoco ha hecho mucha gracia al otro lado del Atlántico. Por eso Thierry Breton, comisario de Mercado Interior, quien hace años advirtió que la Unión Europea ya se había perdido la gran oleada de datos personales y no se podía permitir hacer lo mismo ante la inminente gran oleada de datos industriales, ha tomado la palabra.

Esta semana ha viajado a San Francisco. El contexto, la apertura de una oficina comunitaria en San Francisco. Además de participar en la inauguración de esa oficina, Breton está manteniendo encuentros con el propietario de Twitter, Elon Musk; el fundador de OpenAI, Sam Altman; el fundador de Meta, Mark Zuckerberg; o el CEO de Nvidia, Jensen Huang.

Posteriormente celebrará una gira similar para abordar estas cuestiones con los gobiernos de varios países asiáticos, según informa Reuters.

En esos encuentros Breton no solo abordará las preocupaciones de los magnates tecnológicos sobre el inminente Reglamento del Dato. También hará lo propio con el Reglamento de la Inteligencia Artificial, cuyos trílogos —reuniones entre Parlamento, Consejo y Comisión para definir el texto definitivo de la norma— arrancarán en cuestión de semanas.

Precisamente en la apertura de esa oficina comunitaria en San Francisco, Breton ha tomado la palabra y ha dejado un recado a los empresarios con los que mantendrá encuentros.

"Nuestra estrategia europea del dato pretende desbloquear un bien como el big data y establecer cómo los datos deben ser compartidos, almacenados y procesados. Esto beneficiará a negocios, indistintamente de si son europeos, estadounidenses o de cualquier otro lugar", abundó el comisario en su discurso. "La asertividad no es proteccionismo", zanjó.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.