Pasar al contenido principal

La presidenta de la Comisión Europea redobla su apuesta para elevar el salario mínimo al 60% del sueldo medio en la UE

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en una intervención en la Eurocámara, en Estrasburgo (Francia)
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen

Reuters

  • La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, prometió en julio antes de asumir su cargo que promovería una nueva agenda social y ambiental que incluye un salario mínimo en toda la UE y un plan común de seguro de desempleo.
  • La Comisión prevé iniciar esta semana la andadura de esa agenda social, que von der Leyen se comprometió a poner en marcha en los primeros 100 días de su mandato, según El País.
  • En concreto, la propuesta de Bruselas sobre el salario mínimo es la de elevarlo hasta el 60% del salario medio de cada país, como defiende la Carta Social Europea, que recoge los derechos sociales y económicos de los ciudadanos comunitarios.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Suecia, Finlandia, Dinamarca, Italia, Chipre y Austria son los únicos países de los 28 que componen la UE que no han fijado por ley ningún salario mínimo interprofesional.

En Escandinavia e Italia se establecen las remuneraciones por convenios sectoriales mientras que, en el caso austríaco, es ilegal desde 2009 pagar sueldos por debajo de 1.000 euros al mes, aunque durante la pasada campaña electoral la propuesta de un salario mínimo volvió al debate político.

Pero estas excepciones podrían tener los días contados, teniendo en cuenta las promesas para aprobar un salario mínimo europeo que ha ido formulando en los últimos meses Ursula von der Leyen, la presidenta de la Comisión Europea. La antigua ministra conservadora alemana sorprendió a propios y extraños el pasado mes de julio cuando, durante el proceso de selección para la dirección del Ejecutivo comunitario, granjeándose el apoyo de socialistas y liberales a su nominación con su agenda social y ambiental.

Leer más: Estos son los países europeos donde más rinde el salario mínimo interprofesional

Esa agenda, además de establecer un objetivo para 2030 de reducción de un 55% de las emisiones contaminantes en la UE, pasa por unificar en el marco europeo los criterios para fijar los salarios mínimos de cada estado miembro para situarlo como mínimo en el 60% de su sueldo medio. Además, la líder comunitaria ha defendido la puesta en marcha de un mecanismo común de seguro de desempleo, que Bruselas lleva preparando desde la pasada legislatura.

Tras acceder al cargo por un estrecho margen de apenas 9 votos y asumir la presidencia de la CE el pasado 1 de diciembre, von der Leyen ha reiterado sus compromisos, afirmando que pondría en marcha sus propuestas en los primeros 100 días de su mandato. 45 días después de su toma de posesión, la Comisión prevé iniciar esta semana el proceso para la puesta en marcha del salario mínimo europeo, según adelanta este martes El País.

La presidenta de la Comisión Europea ha asegurado que la meta de establecer un criterio común para el salario mínimo busca favorecer la convergencia económica entre los países comunitarios, entre los que persiste una brecha económica que divide el Viejo Continente en 2: el norte de Europa, mejor remunerado pero poco proclive a fijar criterios comunes, y el sur y el este, marcados por la precariedad y la desigualdad de ingresos.

Leer más: Un informe desvela que si EE.UU. subiese el salario mínimo a 15 dólares la hora eliminaría 1,3 millones de empleos, pero sacaría a 1,3 millones de personas de la pobreza

Esta brecha, precisamente, refleja las diferencias entre los socios europeos ante la apuesta de Bruselas por el salario mínimo. Así, los países nórdicos rechazan cambiar su sistema salarial, basado en la negociación colectiva entre patronal y sindicatos y que ha permitido que sus trabajadores estén entre los mejor remunerados de la UE.

Bruselas defiende fijar criterios salariales comunes que eviten la fuga de trabajadores altamente cualificados del sur y el este de Europa a países con mejores remuneraciones. Para ello, von der Leyen cuenta con el respaldo de la canciller alemana Angela Merkel, su jefa de filas en el partido conservador germano, que ha defendido este verano que la UE debe garantizar que todos los países tengan un salario mínimo "comparable".

Este debate tiene su reflejo en España, el nuevo Gobierno ha incluido en su acuerdo de coalición la promesa de "subir el salario mínimo interprofesional hasta alcanzar progresivamente el 60% del salario medio en España, tal y como recomienda la Carta Social Europea". Esta promesa formaba parte de los programas electorales de PSOE y Unidas Podemos y supone dar continuidad al alza del SMI en 2019, cuando alcanzó los 900 euros mensuales.

Y además