Lo que comes puede tener un impacto directo en tu descanso y dormir mal te lleva a comer peor

Comida y descanso
Gettyimages
  • Evidencias científicas establecen una relación directa entre alimentación y sueño, encontrando que las dietas ricas en grasas y bajas en fibra conllevan a sueños más ligeros.
  • A su vez, diversas investigaciones también han vinculado dormir poco con una mayor atracción hacia la comida basura.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Comer bien y dormir lo suficiente son los pilares de una buena salud. Descuidar uno de ellos puede tener consecuencias directas sobre el otro.

Lo que comes influye en tu sueño, ayudando a que duermas mejor o peor. Por otro lado, parece existir un vínculo entre la calidad del sueño y la de tu alimentación, por el cual cuanto menos se duerme mayor es la atracción hacia la comida basura. Así lo evidencia un creciente cuerpo de investigaciones científicas, recogidas recientemente en un artículo de The New Yorks Times.

Los hallazgos no deben sorprender, sobre todo en lo relativo a qué comer. Mientras que los estudios muestran que un dieta rica en sal y azúcares, basada en ultraprocesados conlleva a un peor descanso, comer más verduras, fibra y grasas saludables ayuda a dormir mejor.

Es habitual leer sobre alimentos que de manera individualizada ayudan a dormir mejor.

Por ejemplo aquellos ricos en triptófano un aminoácido necesario para producir serotonina y melatonina, cuyos niveles influyen de forma directa en el sueñoMuchos alimentos ricos en proteínas lo contienen, como las carnes, pescados, los huevos o los lácteos.

Pero como apunta el artículo, en realidad la forma de asimilar los nutrientes por el organismo hace que el mero hecho de consumir alimentos ricos en este aminoácido no te asegure que obtengas sus efectos sobre el descanso.

Por ello Marie-Pierre St-Onge, profesora asociada de medicina nutricional en el Centro Médico Irving de la Universidad de Columbia y directora del Centro de Excelencia del Sueño en Columbia recomienda a The New Yorks Times dejar de centrarse en los beneficios sobre el sueño de un par de alimentos y enfocarse en la calidad general de tu dieta.

Trucos para planificar y compaginar la dieta mediterránea con tu rutina diaria

Sus estudios hasta la fecha han encontrado que ingestas bajas en fibra y altas en grasas (saturadas) se vinculaban con sueños más ligeros, menos reparadores, y con más despertares durante la noche.

Frente a esto, una ingesta elevada de carbohidratos ayuda a dormirse más rápido por las noches.  —Aunque aquí entran en juego la calidad de los carbohidratos: mientras que los simples solo ayudarán a conciliar el sueño, los complejos aportarán la fibra necesaria para descansar mejor—.

"Los carbohidratos complejos proporcionan un nivel de azúcar en sangre más estable. Esa podría ser la razón por la que los carbohidratos complejos se asocian con un mejor sueño", explica la doctora St-Onge.

Precisamente se cree que los carbohidratos pueden ayudan a que el triptófano sea mejor asimilado por el organismo y pase al cerebro más fácilmente. 

Dormir mal puede hacerte comer peor

Buscar alimentos en la neveraBuscar alimentos en la nevera
GettyImages

Dieta y sueño es una vía de doble sentido. A este respecto, ciertas investigaciones han apuntado, por otro lado, cómo dormir mal puede influenciar en la preferencia de los alimentos e incluso conducir a la obesidad.

Como han revelado algunos estudios, aquellas personas que no duermen lo suficiente tienden a sentir mayor atracción hacia comida poco saludable y rica en calorías.

Una de las investigaciones conducidas por St-Onge encontró que cuando las personas experimentaban una restricción de cuatro horas de sueño nocturno durante cinco noches seguidas, mostraban mayor activación en los centros de recompensa del cerebro en respuesta a la pizza de pepperoni, los donuts y los dulces en comparación con alimentos saludables como zanahorias, yogur, avena y frutas. Tras cinco noches de sueño normal, este patrón de respuestas cerebrales tendente a la comida basura desaparecía.

Otro estudio, dirigido por King's College de Londres, mostró que cuando las personas aumentaban sus horas de sueño lograban a su vez reducir su consumo de azúcares.

Así que si quieres luchar contra la tentación de la comida poco saludable, empieza por dormir más.

LEER TAMBIÉN: Nuevas evidencias científicas apuntan a que momento del día en el que comes pude hacerte engordar más

LEER TAMBIÉN: Este remedio contra el insomnio es uno de los más efectivos para dormir bien, según la ciencia

LEER TAMBIÉN: "La pandemia de obesidad es más importante y hace más daño sanitario que la del coronavirus": la alerta de Miguel Ángel Martínez-González, epidemiólogo y máximo experto en dieta mediterránea

VER AHORA: Clubhouse desata la guerra de los audios: todas las claves de la exclusiva aplicación que te permite conversar con famosos y expertos