Cómo curar una quemadura con ampolla: lo que debes hacer y lo que resulta peligroso

Quemadura con ampolla

Getty Images

  • Si tienes una quemadura con ampolla debes saber cuándo toca acudir al médico, los cuidados que puedes darle y aquellas prácticas que pondrán en peligro tu salud.
  • Referentes como Medline Plus recomiendan no reventar jamás ampollas, ya que pueden infectarse. En cambio, puede aplicarse una fina capa de ungüento, como aloe vera o vaselina, sobre la quemadura. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Las quemaduras con ampolla son molestas y dolorosas: debes permanecer atento a su evolución, consultar con un especialista en algunos casos y sobre todo, cuidar de ellas con primeros auxilios simples para proteger la zona dañada de tu piel. 

En primer lugar, cabe diferenciar entre los diferentes grados de las quemaduras: las de primer grado afectan únicamente a la capa externa de la piel. Sus síntomas son dolor, enrojecimiento e hinchazón. Las quemaduras de segundo grado afectan a la capa externa y a la capa subyacente de la piel, provocando dolor, enrojecimiento, hinchazón y ampollas, según Medline Plus.

Las más graves de todo el espectro son las quemaduras de tercer grado, en las que se destruye la epidermis y la dermis, además de dañarse el tejido adiposo subcutáneo, los nervios, el músculo e incluso los huesos. En algunos casos es posible perder por completo la sensibilidad de la zona dañada.

Cuándo debo acudir al médico por una quemadura

Ir al médico por una quemadura

Getty Images

Desde Mayo Clinic brindan algunos consejos para discernir cuando debes ir al hospital por una quemadura. Es imprescindible acudir al médico:

  • Si la quemadura ha sido originada por un incendio, un cortocircuito o productos químicos.
  • Si tiene un tamaño mayor de 5 centímetros.
  • Si la quemadura es profunda
  • Si la piel se ve áspera y la quemadura parece carbonizada o con parches negros, marrones o blancos.
  • Si tienes dificultad para respirar o quemaduras en las vías respiratorias
  • Si tienes signos de infección, como secreciones de la herida, aumento del dolor, enrojecimiento e inflamación.
  • Si tienes una ampolla grande o que no se cura en dos semanas.
  • Si tienes síntomas nuevos o cicatrices notables 
  • Si la quemadura se ha producido en una mano, pie, cara, ingle, glúteos, caderra, rodilla, tobillo, hombro, codo o muñeca. Hay que acudir si afecta a una articulación principal o un área grande del cuerpo

Cómo curar una quemadura con ampolla

En el caso de las quemaduras leves, es importante retirar la ropa, salvo que esté pegada a la quemadura.

  • El primer paso importante es enfriar la quemadura, pero nunca con hielo, dado que este puede lesionar el tejido todavía más. Utiliza agua fría con un grifo, ducha o manguera de jardín y déjala varios minutos. Si no es posible, puedes sumergir la zona dañada en un cubo o recipiente o colocar un paño húmedo y fresco sobre ella. 
  • Después de que la quemadura se enfríe, hay que observarla a fondo y verificar su gravedad y grado de profundidad. En el caso de que esté en una zona sensible, sea profunda o presente alguna de las condiciones detalladas arriba, tendrás que ir al médico. 
  • Si es leve, debes limpiarla con agua y jabón. Nunca rompas las ampollas, ya que pueden abrirse e infectarse. 
  • Aplica sobre la quemadura una capa finita de ungüento, como aloe vera o vaselina. No utilices crema, loción, aceite, cortisona, mantequilla ni clara de huevo, tampoco ungüentos que contengan antibiótico, o de lo contrario podrías sufrir una reacción alérgica. 
  • Un truco casero para las quemaduras del sol revelado por la dermatóloga Erin Gilbert para Business Insider se basa en meter paños en un bol con leche dentro de la nevera: el frescor desciende la temperatura de la piel y el ácido láctico te ayudará a pelarte para que la piel se cure antes. 
  • Protege la zona de la presión y el roce con una gasa estéril y antiadherente. Cambia el apósito todos los días. Este no debe dejar fibras en la quemadura.
  • Si experimentas bastante dolor puedes tomar un analgésico. 
  • Aunque es habitual que la quemadura te pique mientras se cura, no debes rascarte, o podrán formarse cicatrices y otros problemas. 
  • Revisa el estado de la quemadura permanentemente y acude al hospital si aumentan el dolor, el enrojecimiento, hay signos de infección, supuración y pus, inflamación de ganglios linfáticos o fiebre.

Por qué resulta peligroso reventar la ampolla de una quemadura

Según Medical News Today, aunque algunas personas encuentren estas ampollas antiestéticas, pueden ayudar a prevenir infecciones y otras complicaciones. Son el mecanismo de defensa natural que el cuerpo utiliza para proteger la piel quemada subyacente mientras se cura. 

Es importante dejar la ampolla intacta hasta que la quemadura que está debajo sane. No solo es peligroso, sino que ralentiza el proceso de curación. No le pongas hielo, no la aprietes ni manosees. Si se rompiese sola, limpia la zona con agua tibia y jabón suave.

Es importante proteger especialmente aquellas zonas de la piel dañadas por el sol, aplicando protector solar con frecuencia. 

Algunas formas de prevenir las quemaduras incluyen alejar los líquidos calientes y las sustancias químicas de los niños, instalar detectores de humo, evitar la exposición solar directa en las horas centrales del día y poner especial concentración a la hora de cocinar, empleando ropa como protección. 

Otros artículos interesantes:

Qué es el colágeno: el suplemento que puede fortalecer la piel, los huesos y las articulaciones

7 errores que cometes protegiéndote del sol que pueden aumentar el riesgo de quemaduras solares, según una dermatóloga que tiene 20 años de experiencia

Esta nueva impresora 3D es capaz de crear piel para cubrir quemaduras y heridas

Te recomendamos

Y además