Pasar al contenido principal

La compra de oro físico: una opción interesante para inversiones largo plazo

Compra de oro
Reuters
  • En crisis económicas como en la del 2008, el precio de la onza se llegó a disparar hasta alcanzar la cota de los 1.837 dólares la onza.
  • Hay otra opción a lo que muchos ahorradores no recurren y que es tanto o más válida que otros métodos de inversión, además de tangible: la compra de oro físico.
  • A continuación podrás ver por qué es interesante comprar oro físico para invertir, cómo hacerlo y qué factores influyen en su precio.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Siempre se ha hablado de la posibilidad de invertir en oro como refugio ante situaciones adversas.

En crisis económicas como en la del 2008, el precio de la onza se llegó a disparar hasta alcanzar la cota de los 1.837 dólares. Concretamente, lo consiguió en el 25 de julio del año 2011. 

Con la crisis del COVID-19 se vuelve a plantear la posibilidad de que este metal precioso pueda funcionar como escudo ante la tormenta bursátil.

Tanto es así que entidades de banca privada como Bank of America, consideran que puede llegar a cotizar en los 3.000 dólares a lo largo del 2021. Una escalada que puede representar la protección frente al medio.

Siguiendo este ejemplo y si quieres apostar por el oro lo puedes hacer a través de distintos productos: Futuros, ETFs ligados a la cotización del metal dorado o a mineras… Sin embargo, hay otra opción a lo que muchos ahorradores no recurren y que es tanto o más válida que las anteriores, además de tangible: la compra de oro físico.

De cierto modo, es una realidad que se puede considerar al metal dorado, como la divisa internacional por excelencia. Especialmente en tiempos económicos turbulentos. Allá donde vayas con una onza de oro físico, un lingote de oro, una moneda de oro o una barra de oro, lo puedes canjear en la moneda local, en algún establecimiento acreditado para la compraventa de metales preciosos. 

También hay que tener en consideración que, en periodos de crisis, suele atraer flujos de capital que hacen que su precio se dispare progresivamente. De alguna manera, cualquier persona en el mundo reconoce una pieza de oro, como dinero real.

Tomás Epeldegui, director en España de Degussa, empresa que se dedica a la comercialización de oro físico de inversión y otros metales preciosos, afirma que, en este contexto, “es cuando el tener una parte de las inversiones en oro físico, permite disponer de liquidez inmediata, además de que puede marcar la diferencia a la hora de solventar cualquier problema”.

Leer más: Este es el dinero que debes ahorrar para jubilarte a los 40 años

Dónde y cómo se puede comprar oro

Uno de los principales inconvenientes de invertir en el metal precioso, es que necesitas saber a qué sitio ir para que éste ofrezca las garantías necesarias, esté certificado, y no te estafen. La calidad influye mucho y es importante que no te vendan una pieza muy por debajo del precio de mercado. 

En este sentido, hay establecimientos como Degussa, Dinoro, o Auvesta, en los que se puede adquirir oro con toda la seguridad y garantías posibles. Además, es fundamental que sepas que los formatos de oro en los que se pueden invertir tienen la exención del IVA, aunque eso no sucede con las joyas o las piezas de colección. 

Además, es conveniente que te centres en establecimientos con piezas a la venta, que sigan los estándarse de la London Bullion Market Association (LBMA), y que cuenten con la certificación de Good Delivery. Pero, con todo y con ello, hay productos falsos, por lo que siempre es conveniente que recurras a algún especialista. 

Leer más: Aprende a invertir tu dinero y batir a la inflación

Algunos factores que influyen en el precio del oro físico

Lingote de oro.
Reuters

Antes de que te decidas a invertir en este activo es importante que conozcas algunas variables que influyen en su precio. El primero de todo es la decisión con respecto a los tipos de interés por parte de los bancos centrales. Cuando entidades como la Reserva Federal de EEUU o el Banco Central Europeo bajan el precio oficial del dinero, se reducen los rendimientos de los instrumentos de inversión más tradicionales, lo que lleva a los inversores “a refugiarse en opciones alternativas”, entre ellas el oro físico, y, como en el caso anterior, “hace que se incrementen las compras y el precio. Ocurre a la inversa cuando los tipos de interés suben”, describe Epeldegui. 

Por otra parte, la producción del mismo. Hay que tener en cuenta que los metales preciosos, y el oro es uno de ellos, son recursos limitados, cuya producción no se puede incrementar a demanda. Desde la Antigüedad se han extraído unas 187.000 toneladas, según el Consejo Mundial del Oro. 

El Servicio de Geología de Estados Unidos estima, por su parte, que aún quedan por extraen unas 52.000 toneladas de la corteza terrestre. La mayor parte del oro extraído continúa circulando. La minería solo consigue una media de 5 gramos de oro por tonelada de material extraído. Por ese motivo, es tan importante el reciclaje, que cubre casi un tercio de la demanda de oro que existe en el mundo

Otro punto es la necesidad de liquidez de los inversores. El oro es un seguro que protege al resto de inversiones de una cartera diversificada. Por lo que se ha podido ver recientemente, al igual que en anteriores ocasiones de grandes caídas de los mercados financieros, los inversores “recurren a la liquidez que les da el oro para poder cubrir las pérdidas que les generan sus otras inversiones”, expone Epeldegui. Es un depósito de valor a largo plazo que “cubre los riesgos que se corren con otras inversiones”, añade.   

Cómo se puede invertir en oro físico

Lo más común son barras de oro o monedas con valor facial. Invertir en lingotes de oro es más extraño y complejo. De esta manera, la ventaja de las barras, es que permite emplear cantidades pequeñas y son más fáciles de transportar o almacenar

También, hay otra alternativa que es hacerlo mediante joyas. Con todo, hay que tener en cuenta que con esta fórmula se pierde margen de beneficio porque al coste, además del IVA, hay que sumarle lo que cuesta su transformación. 

Por último, puedes intentar centrarte en algún activo financiero referenciado al oro físico. Un ETF de oro, un certificado de depósito de oro o algo del mismo estilo, como participaciones de fondos de inversión que invierten en compañías relacionadas con el oro. 
 

Y además